AFIP aprieta y ahora busca ahorcar: el campo deberá informar dos veces al año el volumen de la producción

ECONOMÍA 20 de julio de 2022 Por Gabriel PÉREZ
VKGUJBN36VHNHDTCH5SJKJNSVQ

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca establecieron que los productores deberán informar dos veces al año el volumen de la producción de granos obtenida durante cada campaña. El propósito, según informó el organismo recaudador es “mejorar la información disponible en las bases de datos y optimizar los procesos de fiscalización”.

Las modificaciones establecen asimismo que los productores reporten anualmente sus existencias de trigo a fines de febrero. Las adecuaciones introducidas al Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA), la base de datos donde se declaran distintos datos sobre la actividad, fortalecen la capacidad estatal para desarticular maniobras de evasión y benefician a aquellos actores que cumplen con sus obligaciones.

 
Como parte de la estrategia conjunta para optimizar las herramientas de fiscalización, la AFIP y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca definieron que los distribuidores y mayoristas del sector harinero deberán utilizar de forma obligatoria el Remito Electrónico Harinero (REH) cuando envíen mercadería a las panaderías.

En ese sentido, la extensión del uso del documento digital, que ampara el traslado de harinas y/o subproductos derivados de la molienda de trigo, amplía la trazabilidad en la cadena de comercialización.

“La digitalización de la documentación y la mejora permanente en los datos sectoriales fortalece las tareas de control y fiscalización realizadas en forma coordinada por las distintas áreas del Estado”, expresó la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont.

La funcionaria precisó que las resoluciones generales conjuntas 5236 y 5237, que se publicaron este miércoles en el Boletín Oficial, son instrumentos que “potencian las herramientas disponibles para desarticular operaciones irregulares que no solo afectan el financiamiento de las políticas públicas sino que también perjudican a los actores que cumplen con las reglas”.

Las normativas forman parte de las medidas instrumentadas por las distintas áreas especializadas para mejorar las capacidades de fiscalización. En ese marco, las herramientas se suman a la reciente incorporación de la carta de porte electrónica para el transporte de subproductos granarios.

Las adecuaciones al SISA le permitirán a la AFIP y al Ministerio de Agricultura contar con datos más precisos con relación a la producción obtenida en las cosechas fina y gruesa y los rindes por hectárea de las explotaciones agrícolas.

“La normativa mejora la información disponible en las bases de datos estatales sobre las existencias de trigo, una vez finalizada la cosecha de ese cultivo. Las mejoras introducidas por la normativa fortalecen las políticas de fiscalización sobre la actividad con el objetivo de desarticular maniobras de evasión y contrabando”, detalló AFIP.

Asimismo, indicó que la resolución conjunta establece dos fechas anuales, en la finalización de la cosecha gruesa y en la de la fina, para que los productores declaren la producción obtenida en cada uno de esos períodos.

Y recordó que la norma que estaba vigente preveía que los productores agrarios informen una vez al año su stock de granos.

Extensión del uso de herramientas digitales en la cadena molinera
A las adecuaciones al SISA tendientes a desarticular maniobras fraudulentas, se suma la decisión de que los distribuidores y mayoristas del sector harinero deban utilizar de forma obligatoria el Remito Electrónico Harinero (REH) cuando envíen mercadería a las panaderías.

La resolución conjunta de la AFIP y el Ministerio de Agricultura amplía la trazabilidad sobre comercialización del sector.

De esta forma, la herramienta que obligaba a los molinos, primer eslabón de la cadena, a emitir el remito, ahora alcanzará también a los distribuidores y mayoristas que venden harina a las panaderías.

Fuente: Infobae

Te puede interesar