Pymes celebran que el Banco Nación extendió a 10 años el plazo de financiamiento productivo pero advierten que falta despejar la incertidumbre

ECONOMÍA Por Heretz Nivel
La entidad financiera extendió los plazos de devolución de sus préstamos destinados a financiar proyectos de inversión en pesos y dólares. Cámaras pymes señalaron que la medida debe ir acompañada de otras que apunten a la normalización de su actividad
2P3LKDBMRFWLG3KR3GQWBFJDNU

El Banco Nación extendió los plazos de devolución de sus líneas de préstamos destinados a financiar proyectos de inversión, tanto en pesos como en dólares, previstos inicialmente para un período de entre 3 a 5 años y que ahora serán de hasta 10 años. En ese marco, las cámaras que agrupan a las pymes destacaron la medida al considerar positivo que la banca pública apoye la producción, aunque advirtieron que en muchos casos los créditos no se pueden aprovechar porque las empresas no tienen la carpeta crediticia en orden.

Según informó la entidad financiera conducida por Eduardo Hecker, las micro pequeñas, medianas empresas y demás compañías en general, contarán con hasta 10 años de plazo máximo en los productos de financiamiento denominados Línea de Crédito a Mipymes y Crédito a Empresas, respectivamente.

“Con esta iniciativa desde el Banco Nación acompañamos la política de baja de tasas y ampliación de la oferta crediticia al sector productivo y aportamos al plan de reactivación económica puesto en marcha por el Gobierno Nacional para la etapa de pospandemia”, expresó Hecker en un comunicado.

Y agregó: “Aquellas empresas que decidan realizar y financiar grandes inversiones, contarán con plazos de devolución acordes que acompañen el flujo de fondos de las compañías”.

Según explicó el Nación, las líneas de créditos con plazos de devolución máximo a 10 años quedarán sujetas al estudio, análisis y determinación de las variables patrimoniales, económicas y financieras de cada cliente que lo solicite. Por su parte, el financiamiento para la línea Crédito a Empresas, bajo la modalidad dólares, que actualmente contempla un plazo de devolución de hasta 3 años se amplió también a 10 años.

Para Fabián Castillo, titular de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba), hay dos patas fundamentales para las pymes. Uno es el sistema crediticio y otra el fiscal.

“Es importantísimo el crédito pero hay que direccionarlo a las necesidades de cada uno. No es lo mismo el crédito para la industria, que para el turismo o el comercio. Los créditos no se pueden aprovechar porque muchas empresas no tienen la carpeta crediticia en orden. Las pymes vienen de moratoria en moratoria por la presión impositiva. Por otra parte, los bancos privados le dieron la espalda a las empresas”, destacó Castillo.

Asimismo, agregó que la incertidumbre también tiene que ver con la situación actual de las pequeñas empresas, lo que hace que no tenga certidumbre con respecto a la toma de deuda en este contexto de pandemia.

“Veo muy bien que el Banco Nación cumpla con la meta de ser el banco de Argentina. Creo que esto tiene que estar acompañado de un paquete fiscal importante para darle la seguridad a las pymes de acceder a esos créditos. Si debes impuestos o tenés cheques de vuelta, la calificación no te va a dar para acceder a esos créditos. Por eso insisto en que es muy importante el crédito pero debe ir acompañado con otras medidas que apuntan a la normalización de las pymes”, amplió.

Por su parte, Marcelo Fernández, presidente de la Confederación Empresaria de la República Argentina (CGERA), dijo a Infobae que ven con buenos ojos que “el Banco Nación, un banco público que quiere apoyar a la producción, al trabajo y a la generación de empleo, nos dé mayores plazos para la compra de bienes de capital o créditos para inversión”.

Mientras que Matías Bolis Wilson, jefe de Economía de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), sostuvo que la extensión de plazos siempre debería ser un alivio para todo lo que es financiamiento pero agregó que, por otro lado, hay un grado de incertidumbre altísimo que requiere atención.

“Si las pymes pueden pagar créditos a más largo plazo pero no tienen ingresos para pagar esos créditos, van a seguir en problemas. Estarían aliviando una parte del problema que es la crediticia. Cualquier extensión de plazos en la parte crediticia sirve”, planteó en declaraciones a Infobae.

En ese sentido, consideró que las expectativas juegan un rol muy importante para las pymes y para los consumidores. “Las empresas pueden tener crédito a largo plazo pero si la expectativa sigue siendo negativa, no sirve. Cuando armas el flujo de fondo una empresa y sigue siendo negativo para los siguientes meses, puedo tomar la decisión de cerrar más allá de la extensión existente de los créditos”, aseguró.

Y concluyó: “Empezar a coordinar las expectativas es muy importante en este momento y es el gran desafió que tiene este gobierno. Debería ser positiva la extensión de plazos pero hay que coordinar las expectativas para que muchas pymes no decidan cerrar”.

Tasas

Cabe destacar que se trata de líneas de crédito fondeadas en tramos de $5000 millones, con cupos renovables donde el banco define la renovación en virtud de la demanda.

En cuanto al interés a aplicarse a la línea para Mipymes, toma como referencia la Badlar, la tasa de remuneración de los plazos fijos mayores a un millón de pesos, actualmente ubicada en alrededor del 30%. De ese modo, la tasa para los préstamos en pesos es Badlar + 6 puntos porcentuales, y en dólares, Libor + 5 puntos porcentuales para clientes integrales y Libor + 5,5 0 puntos porcentuales para clientes no integrales.

En el caso de la Líneas de Crédito a Empresas, la tasa para operaciones pesos es Badlar + 8 puntos porcentuales, y en dólares, Libor + 6 puntos porcentuales. En ambos casos las tasas son variables por todo el período.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Daniel Blanco Gómez

Te puede interesar