Juntos por el Cambio cree que podría avanzar la eliminación de las PASO y analiza alternativas para frenar al oficialismo

POLÍTICA Por Federico Millenaar*
NSPQIRFUGNH57CY25YRHNRYR7M

Juntos por el Cambio se mantiene expectante ante el cruce de declaraciones en el Frente de Todos. Al día siguiente de la aprobación del Presupuesto, un bloque aliado del oficialismo presentó un proyecto de ley para eliminar las PASO. Sin embargo, la coalición de gobierno todavía no logra unificar una posición. Mientras el kirchnerismo, gobernadores e intendentes se inclinan por la eliminación, el presidente Alberto Fernández, la CGT y los movimientos sociales apuestan por defenderlas.

Dentro de la bancada de Juntos por el Cambio están los que reconocen, con algo de resignación, que si el oficialismo logra “ordenarse” conseguirá los votos necesarios para darle media sanción a la reforma electoral en la Cámara baja. También dan por descontado que lograría la aprobación en el Senado con relativa facilidad.

“Dependemos de Milei”, confiesan. Pero con un agravante: consideran que su comportamiento durante el debate del Presupuesto 2023 dejó en claro que no está preocupado por “quedar pegado” con el kirchnerismo. Hasta hace poco, algunos consideraban que podrían torcer el brazo del economista libertario con el argumento de que su voto terminaría siendo funcional al Frente de Todos.

Sin embargo, el martes pasado Milei rechazó el Presupuesto en general y luego abandonó su banca. No participó de la votación de los artículos en particular y fue criticado en duros términos por la oposición, que señaló que de haber estado presente podrían haber conseguido frenar el nuevo impuesto a los pasajes de avión (el oficialismo ganó por un voto).

Los libertarios no se mostraron arrepentidos e incluso aprovecharon el episodio para redoblar sus cuestionamientos contra todos los partidos. “Nos retiramos del recinto porque no formamos parte de las tranzas de la casta que se producen ante cada votación artículo por artículo”, retrucaron. Tras esa jugada, muchos en Juntos por el Cambio perdieron las esperanzas de poder convencerlo: “Va a hacer lo que le conviene”.

Efectivamente, a los libertarios les conviene eliminar las Primarias. Más allá de que en varias oportunidades han condenado los “gastos innecesarios de la política” (las PASO cuestan $22 mil millones), en la práctica se verían favorecidos, ya que los partidos más chicos suelen perder votos entre las primarias y las generales por efecto del denominado “voto útil”.

Mientras tanto, en La Libertad Avanza juegan al misterio sobre lo que harán: “Llegado el momento se comunicará”, contestaron a Infobae.

Pero en la oposición no todo es resignación. Algunos ironizan con que están en la etapa de “resistencia” y analizan alternativas para frenar al oficialismo. Cuando se presentó el proyecto, los principales referentes de JxC salieron al unísono a criticar el cambio de reglas de juego meses antes de las elecciones. La denuncia ante la opinión pública es la primera línea de defensa.

Por su parte, Luciano Laspina, del PRO, también utilizó las redes sociales, pero para amenazar al Frente de Todos con un tema que le resulta incómodo, la Boleta Única de Papel. “Si traen la discusión de las PASO, tenemos los votos para incorporar la BOLETA ÚNICA, ya que HAY CONSENSO con casi todos los bloques opositores, incluso con los que quieren derogar las PASO”, explicó en un tuit. Y advirtió: “Hagan bien la cuenta electoral”.

El proyecto de Boleta Única de Papel ya fue aprobado en Diputados y ahora espera ser tratado en el Senado. Pero eso no ocurrirá porque el kirchnerismo tiene mayoría en la Cámara alta y no está de acuerdo con esa reforma electoral. Entonces, el diputado del PRO ahora amenaza con incluir la Boleta Única en el mismo proyecto. “Si tienen los votos para derogar las PASO, tendrán que llevarse la BU adentro. Ningún diputado que votó el anterior proyecto de BU podría oponerse ahora”, argumentó Laspina.

Ante la consulta de Infobae, desde otros sectores de la oposición aclararon que se trata de una “propuesta individual” del diputado que no fue consultada con los bloques. “Sería un engendro”, calificaron sin mucho entusiasmo.

Por otro lado están los que evalúan que lo más efectivo sería apuntar a frenar el proyecto directamente en las comisiones. Por ejemplo, la comisión de Asuntos Constitucionales, una de las que seguramente recibirá giro del proyecto. Allí el oficialismo tiene 17 integrantes, mientras que JxC tiene otros 17 y el Interbloque Federal, 1 (Graciela Camaño, quien ya ha tomado posición en contra de la derogación de las PASO). Sin mayoría propia, el oficialismo podría verse forzado a avanzar con un dictamen de minoría.

También señalan que en la comisión de Presupuesto está Marcelo Casaretto, quien públicamente defendió el sistema electoral actual. En esa comisión el oficialismo tiene 24 votos, los aliados de Provincias Unidas, 1; JxC, 23; y el Interbloque Federal, 1. El más mínimo cambio de posición podría alterar la relación de fuerzas.

Mientras todos en Juntos por el Cambio esperan el final de la novela del Frente de Todos, los más previsores ya analizan cómo podrían resolverse las candidaturas sin elecciones primarias. Consideran que debido a las fuertes tensiones y pujas por el liderazgo, no se podrá llegar a una fórmula por consenso. La única alternativa viable sería hacer internas a nivel nacional organizadas por la coalición y con fórmulas cruzadas (por ejemplo, Horacio Rodríguez Larreta acompañado por una vice radical o Facundo Manes acompañado por un vice del PRO) para evitar la competencia desleal.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar