Bancos: radiografía de un sector que consolida su concentración

ECONOMÍA 11 de febrero de 2021 Por Jorge Herrera*
Los 10 principales bancos privados tienen el 49% de los depósitos (de los cuales 5 son extranjeros). El sistema financiero está menos apalancado. Desde 1985 desaparecieron 237 entidades financieras y 44.637 empleos.
bancosjpg

El sistema financiero no ha escapado a las vicisitudes de la economía doméstica aunque parece haber quedado en mejor posición que otros sectores económicos. En realidad los vaivenes en las políticas macroeconómicas implementadas a lo largo de las últimas décadas terminan explicando la alta volatilidad de los depósitos y los préstamos. Vale recordar que sobre el fin de la convertibilidad se alcanzaron niveles récords de depósitos y préstamos privados por encima del 25% del PBI. A fines de los ’80 rondaban el 21% del PBI (tras las híper del ‘89/’90 los depósitos cayeron al 6% del PBI y los préstamos al 10%). Luego del colapso del uno a uno, los depósitos se derrumbaron al 15% del PBI y los préstamos al 6%. Después comenzaron a recuperar terreno, pero siempre por debajo de los ’80 y ’90. En el período 2007/19 los depósitos llegaron a casi 17% y los préstamos a casi el 15%. Pero la recesión, el cepo y la pandemia hicieron que los depósitos alcanzaran el 20% del PBI pero los préstamos cayeron al 10%. Esto marca una característica del sistema financiero local, su bajo nivel de bancarización para los estándares internacionales. Por ejemplo, los préstamos privados para los países desarrollados representan 125% del PBI, entre los emergentes el 66% mientras que el promedio de Brasil, Chile, Colombia, México y Paraguay es del 50%.

Todo esto tuvo como correlato un sostenido proceso de concentración del negocio bancario en las últimas tres décadas. La radiografía actual muestra que hoy hay 78 entidades; 4.480 sucursales y 104.639 empleados. Esa misma foto en 1985 presentaba otra estructura de sistema con 315 entidades; 4.696 sucursales y 149.276 empleados. Crisis tras crisis más los procesos de privatizaciones y otras circunstancias hicieron que ya en 1995 el sistema local estuviera integrado por 205 entidades financieras, de todo tipo.

Al referirnos estrictamente a entidades bancarias cabe señalar que hoy totalizan 64, el mismo número desde 2010 de los cuales 13 son públicos, 35 privados locales y 16 extranjeros. En 1990 eran (169) 36, 100 y 33 respectivamente mientras que en 2000 cayeron a (92) 15, 35, 42 respectivamente. Pero hoy el nivel de concentración retrotrae a los niveles de 2000 donde los 10 mayores bancos privados concentran el 49% de los depósitos totales (de los cuales 5 son extranjeros) mientras que los 13 bancos públicos el 41%. Según datos de CML&A la concentración a nivel depósitos marca que los públicos hoy tienen el 41%, los privados locales el 31% y los extranjeros el 28% del total. En 1990 era el 44%, 37% y 19% respectivamente mientras que en 2000 pasó al 33%, 18% y 48% respectivamente. Con relación a la foto de 2015 los bancos públicos perdieron 4 puntos mientras que los privados locales y los extranjeros ganaron dos puntos cada uno y frente a 2010 perdieron 6 puntos, y ganaron 2 y 4 puntos respectivamente.

Claro que lo acontecido ha redundado, al parecer, en una mejora de los ratios de eficiencia ya que según datos del BCRA a agosto 2020 de los cuatro indicadores, en tres se registran mejoras. Se trata del nivel de “Absorción de Gastos de Administración con volumen de negocio” (muestra la incidencia de los gastos de administración en la estructura de negocio de la entidad) que pasó de un 4,47% en 2018 al 5,70% en agosto 2020; de los “Depósitos por Empleado” (refleja el valor promedio de los depósitos por cada empleado de la entidad) que de $37,3 millones pasó a $66,9 millones y las “Financiaciones por Empleado” (refleja el valor promedio de las financiaciones por cada empleado de la entidad) de $20,7 millones a $286 millones. Solo el ratio de “Margen de la rentabilidad operativa sobre gastos de estructura” (muestra la capacidad de cobertura de los gastos de administración con resultados operativos) pasó de 65,2% en 2018 al 64,6% en agosto 2020.

Un dato que no sorprende es el deterioro de la cartera crediticia que muestra que se ha más que duplicado la cartera irregular y ha bajado el nivel de previsionamiento. Hoy si vemos un sistema financiero menos apalancado, es decir, que usa más recursos propios para el giro del negocio de lo que toma prestado. En 2018 el nivel de apalancamiento medido por el nivel de endeudamiento en términos del Patrimonio Neto era de 8,4 veces y pasó a 5,5 veces en agosto 2020. Claramente los bancos se fondean con depósitos transaccionales y de corto plazo.

En cuanto a los principales datos duros del Top Ten de los bancos privados cabe destacar que tienen una dotación de personal de casi 49.000 personas; 30,7 millones de cajas de ahorro; 5,2 millones de cuentas corrientes; 4,7 millones de cuentas sueldos; 2,5 millones de cajas de ahorro de ayuda social; casi 4,2 millones de cuentas previsionales; 1,7 millones de plazos fijos de individuos y 62.300 de empresas; 64.400 créditos hipotecarios, 138.000 prendarios y 17,7 millones de otros créditos; 14,8 millones de titulares de tarjeta de crédito y 28,6 millones de plásticos; y 25,2 millones de tarjetas de débito.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar