Mientras Llaryora se sube al tren de la inconsciencia, Schiaretti quedó medio en "orsai"

POLÍTICA 22 de septiembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
RTUWJCBZIRH4DM3DGHJFYVR2WA

El “’plan primavera” con el que llegó bajo el brazo el flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur, anunciado junto a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, sorprendió a las autoridades de Córdoba.

Desde el Centro Cívico señalaron que ningún funcionario estaba al tanto de que Nación pondría fin de ciertas restricciones por la pandemia, a partir del 1 de octubre. Entre ellas, el levantamiento de la obligatoriedad del uso de tapaboca al aire libre, la habilitación de reuniones sin tope máximo de personas, la vuelta del público a los estadios de fútbol con un aforo del 50 por ciento, y la apertura gradual de fronteras.

Si bien desde presidencia indicaron que se estaba trabajando junto a las 24 jurisdicciones, desde el gobierno de Juan Schiaretti aclararon que, al menos Córdoba, no participó. Es más, por lo bajo, hubo quejas y malestar, justamente, por el desconcierto que generaron esos anuncios. Es que de inmediato, los intendentes y jefes comunales locales comenzaron a pedir precisiones a la Provincia para llevar, a su vez, respuestas a las demandas de sus vecinos.

 
Lo cierto es que mientras el gobernador Juan Schiaretti cumplía con las actividades previstas en su agenda, en horas de la tarde se reunió el Comité Científico Asesor con la secretaria de Salud, Gabriela Barbás, encabezando, para evaluar el escenario en Córdoba.

Según los últimos números oficiales, existen datos alentadores que dan cuenta de una baja en los casos: en la actualidad se encuentran internadas 245 personas en camas de unidades para adultos Covid-19, lo que representa el 6,9% del total de camas en la provincia. Del total de personas internadas en camas críticas, 47 se encuentran con asistencia respiratoria mecánica, lo que representa un 19,1%.

Por otro lado, según el Monitor Público de Vacunación de la Nación, en Córdoba unas 1.850.032 personas tienen el esquema completo de vacunación, uno de los aspectos consideraros claves para hablar de las aperturas.

Aun así, consultados por distintos medios, asesores del Comité provincial como Hugo Pizzi o Germán Ambash discreparon con Nación en cuanto al levantamiento del uso de barbijo en la vía pública y coincidieron en señalar que, más allá de que se flexibilizará en determinadas situaciones, esa decisión en la práctica llevará a una liberación total del uso del tapabocas. Le pidieron a la Provincia ser precavidos al respecto porque la pandemia aún no terminó.

Incluso, muchos de los profesionales consultados ayer le atribuyeron una matriz política electoral a los anuncios de un oficialismo que, por cierto, viene de atravesar una feroz crisis interna producto de la derrota nacional en las urnas.

En Córdoba el actual decreto rige hasta el 26 de septiembre inclusive. Desde lo político, el gobernador Juan Schiaretti siempre mantuvo un discurso a favor de las aperturas necesarias para no parar la producción ni afectar la actividad económica. Con lo cual, sería difícil que la Provincia disienta ahora con lo dispuesto por el presidente Alberto Fernández, por ejemplo, en cuánto al aforo del 100% justamente para actividades económicas, industriales, comerciales, de servicios, religiosas, culturales, deportivas, recreativas y sociales.

Ayer, después de escuchar las sugerencias del Consejo Científico, se reunió por Zoom el gabinete sanitario y político para analizar cómo se adheriría al DNU. La Provincia hace foco, sobre todo, en qué hacer con el tema del barbijo en la vía pública allí reside la principal disidencia con lo dispuesto por Nación.

 

Llaryora

Por otro lado, la resolución tomada en horas de la tarde por el intendente de Capital, Martín Llaryora, generó fricciones con sus pares del interior. Es que mientras el resto de los alcaldes aguardaba indicaciones de la Provincia, el capitalino anunciaba mediante Tik ToK que la ciudad volvía, prácticamente, la normalidad. Entre otros, el radical Daniel Salibi de Mendiolaza, lo criticó por tomar decisiones sin consensuar, por lo menos, con el área metropolitana, y lo acusó de querer sacar algún redito político con los anuncios.

Llaryora y el secretario de Gobierno, Miguel Siciliano, recibieron ayer a la Multisectorial que representa a distintos sectores afectados por la pandemia. Allí anunciaron las nuevas medidas: reuniones sociales y familiares serán sin límite de personas; extensión horaria hasta las 3 de la mañana para todos los rubros de nocturnidad; eventos masivos al aire libre de hasta 5000 personas; actividades gastronómicas, bares, restaurantes no tienen más aforo, podrán trabajar hasta la capacidad máxima del lugar.

Con información de Diario Alfil, sobre una nota de Yanina Soria

Te puede interesar