Ameri le puso el pecho y renunció

Ameri lloró, mamó y renunció, todo en un mismo día. Un verdadero impresentable, como muchos de los que cobran sueldos millonarios y no tienen ningún merito para estar en un lugar tan importante. Hay quienes no chuparon ninguna teta en la historia de la Cámara Baja y le hicieron más daño aun al país