Nada de ajuste económico ni reforma laboral: la dura advertencia que la CGT le llevará a la misión del FMI

POLÍTICA Por Heretz Nivel
Mantendrán un encuentro este jueves. La central obrera prepara un documento para difundir su posición y contemplará un fuerte apoyo al Gobierno en las negociaciones con el organismo. Le presentarán al Fondo los números de la crisis económica
579w980h620c

Nada de ajuste económico, reforma laboral, rebaja de las jubilaciones ni reducción de los empleados públicos. Esa será la postura que llevará la Confederación General del Trabajo (CGT) a la reunión que mantendrá este jueves con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que llegó a Buenos Aires para llegar a un nuevo acuerdo de refinanciación de la deuda de USD 45.000 millones.

El encuentro se realizará de manera presencial, a las 17, en la sede de la UOCRA, en avenida Belgrano al 1800 de Capital, adonde concurrirán la directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kozack; el jefe de la misión para la Argentina, Luis Cubeddu, y el representante del organismo en el país, Trevor Alleyne.

“Hay que seguir los mismos lineamientos que en la conversación con los bonistas privados. Cualquier acuerdo que se haga con el Fondo no puede pasar por mayores sacrificios del pueblo argentino, existe la imposibilidad del país de hacer frente al terrible endeudamiento que heredó este gobierno”, afirmó el cotitular de la CGT Héctor Daer.

Para el secretario adjunto de la CGT, Andrés Rodríguez, “el Fondo es corresponsable de cierta manera de la dramaticidad que está viviendo el país por la deuda desmedida que se ha generado”. Por eso, advirtió, “cualquier salida tiene que ser buscando un equilibrio, una lógica, y sin un ajuste despiadado”.

En declaraciones a Infobae, el secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez, dijo que, “como lo muestran las cifras oficiales, la desocupación y pobreza han llegado a niveles dramáticos y esperamos que el plan que surja de las negociaciones con el Gobierno tengan a este drama social como primera prioridad”.

“Vemos un esfuerzo del Gobierno en cambiar el rumbo -destacó- y ahora es imprescindible que se consolide esta tendencia para alcanzar un esquema económico social inclusivo y equitativo”. Y agregó que “para ello se deberá definir un proceso virtuoso que permita encaminarnos en una senda de crecimiento y equidad con bases sólidas”.

Martínez consideró que “el nuevo programa requerirá el acuerdo de la mayor parte de la sociedad", aunque advirtió que "los trabajadores ya están en una situación muy crítica como para que se le pidan más esfuerzos”. “Nos preocupa que vuelvan exigencias de ajustes que ya han fracasado en otras oportunidades -sostuvo-. Por eso aspiramos a un nuevo enfoque integral, con la equidad como base, sin dejar de cumplir con pautas razonables para sus sustentabilidad”.

Para el líder de la UOCRA, “todo ello generara una readecuación de las variables macroeconómicas y del funcionamiento impositivo, régimen jubilatorio, monetario-fiscal y cambiario, que recomponga la ecuación de rentabilidad empresaria, la competitividad productiva nacional, los niveles de ingreso de los trabajadores y la población en general y el respaldo a la moneda nacional”.

Los dirigentes cegetistas están elaborando un documento que difundirán antes del encuentro con el Fondo para fijar públicamente su postura, que consiste en los mismos puntos que han sostenido ante los representantes del FMI a lo largo de los años, como que "la deuda no puede pagarse sobre la base del sacrificio y la pobreza de los trabajadores”.

El texto que prepara la central obrera incluirá, por un lado, un fuerte apoyo al gobierno nacional ante las negociaciones que se abren y, por otro, un insistente rechazo a los ajuste económicos, la reforma laboral, la rebaja de las jubilaciones y la reducción de los empleados públicos.

Los sindicalistas, de todas formas, le explicarán a la misión del FMI cómo se agravó la economía desde que comenzó la cuarentena obligatoria, en marzo: según uno de los miembros de la CGT, ya tienen preparados los números de la caída de la producción, de los despidos y suspensiones, y de la drástica baja del consumo, como para reforzar su posición de que “los argentinos no pueden soportar nuevos sacrificios que se sumen al esfuerzo que están haciendo en una de las peores crisis”.

El último encuentro entre el FMI y la CGT se produjo el 28 de mayo pasado y fue el primero que mantuvieron desde que Alberto Fernández asumió en la Casa Rosada y desde que Kristalina Georgieva hizo lo propio al frente de la entidad crediticia.

Se trató de un Zoom en el que de un lado estaban los sindicalistas Daer, Rodríguez, Carlos Acuña (el otro cotitular cegetista) y Martínez, mientras que del otro lado de la pantalla se acomodaron Cubeddu, Alleyne y el representante de la Argentina ante la entidad, Sergio Chodos.

El tema de las negociaciones con el FMI también fue uno de los que surgió este lunes en la reunión que el gabinete económico, encabezado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mantuvo con representantes del empresariado y del sindicalismo, entre ellos la CGT, a quienes les pidió mantenerse “unidos” junto con el Gobierno como cuando se iniciaron las tratativas con los bonistas.

 

 

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Ricardo Carpena

Te puede interesar