El uso del cheque electrónico se multiplicó por 10 con el aislamiento social preventivo

ECONOMÍA Por Heretz Nivel
Los e-cheq, con claras ventajas sobre las órdenes físicas libradas contra un banco, se incorporaron a los mecanismos de pagos y al financiamiento de las empresas, en particular de las pequeñas y medianas
CHEQUE ELECTRÓNICO

Lanzado al sistema financiero en junio de 2019, el cheque electrónico (e-cheq) fue incorporado en forma paulatina por los bancos y las empresas, hasta que llegó un aliado inesperado para expandir su uso: la cuarentena por el Covid-19. Las restricciones para los movimientos de los cheques físicos y el crecimiento de todos los medios de pago digitales multiplicaron por 10 el uso del e-cheq y potenciaron sus beneficios.

El uso del e-cheq se enmarcó dentro de la digitalización de los movimientos comerciales de la cuarentena. También tomó fuerza como un instrumento de financiación, en particular para las pequeñas y medianas empresas en un contexto en que la cadena de pagos se vio claramente afectada por la parálisis económica generada por las restricciones sanitarias.

Según datos del Banco Central, en junio se emitieron 307.841 cheques electrónicos por un monto total de $138.000 millones, un movimiento que multiplica por diez los 27.799 documentos emitidos en marzo.

De este modo, en el primer año de utilización de esta herramienta fueron emitidos 778.896 e-cheqs por un monto de $358.000 millones. Pero los más de 307.000 documentos emitidos en junio representaron un 8% de los 3,8 millones de cheques convencionales que fueron operados en el mismo mes.

Las ventajas del uso del e-cheq en relación al cheque de papel son diversas y van más allá de la circunstancia de la pandemia. La posibilidad de emitir, endosar y depositar en forma online, sin necesidad de ir a una sucursal ni tener limitaciones de horarios, la reducción de costos operativos para quienes manejan muchos cheques, la eliminación de los rechazos por fallas formales y la reducción de riesgos por adulteraciones, extravíos o robos, son algunas de ellas.

Por otra parte, el e-cheq permite hasta 100 endosos, con la posibilidad de hacer un seguimiento online del cheque a lo largo de toda su utilización.

El particular funcionamiento del sistema financiero durante la cuarenten impulsó a los bancos a acelerar la puesta en marcha de la herramienta. “Es un instrumento que permite mantener la cadena de pagos activa como así también el flujo del crédito a las empresas. Hasta marzo registraba una escasa adopción pero comenzó a crecer”, explicaron en Banco Comafi, donde aseguran que la utilización en junio se cuadruplicó en relación a mayo.

En Comafi pronostican que el crecimiento continuará “sobre todo teniendo en cuenta que el 24 de julio se implementará a nivel mercado la fase 2 donde todas las entidades que emiten habilitarán la emisión del e-cheq ‘no a la orden’ y el Multicheque, como así también todos deberán permitir la Cesión Electrónica de Derechos”.

La semana pasada, el Banco Provincia anunció que incorporó el e-cheq dentro de sus servicios. En Santander, durante junio emitieron 53.000 cheques electrónicos por $30.000 millones. La entidad también tuvo actividad en el descuento de echeqs. A una tasa de 17,7%, desde su lanzamiento, descontó 8.852 documentos por $4.576 millones. “El objetivo de este instrumento es brindar a los clientes certezas e información de la operatoria en formato 100% digital”, explicaron en Santander.

En la sociedad de garantías recíprocas Garantizar explican el “desarrollo exponencial” del cheque electrónico como herramienta de financiamiento: “Brinda a las pymes la posibilidad de realizar la operación desde su homebanking, subirlos a la plataforma Epyme y que su Alyc los negocie en Mercado Argentino de Valores, contando con el producido de la negociación sin necesidad de trámites presenciales. Las pymes de los sectores vinculados a la producción primaria de granos y supermercados, son las que más han implementado el uso de esta herramienta”.

Entre abril a junio, Garantizar descontó casi $3.000 millones en e-cheq. Sólo en junio, operó más de 2.000 documentos por $900 millones. “Más de la mitad de las operaciones en el mercado de valores se realiza a través del e-cheq gracias a su circuito netamente digital”, explicaron en la compañía.

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Fernando Meaños

Te puede interesar