Debate presidencial: Mauricio Macri se mostró más incisivo y buscó complicar a Alberto Fernández con la corrupción del kirchnerismo

POLÍTICA Por
El Presidente utilizó todo el repertorio antikirchnerista para cuestionar al candidato presidencial del Frente de Todos. Defendió su gestión en seguridad y aseguró que si llega a un segundo mandato mejorará los niveles de empleo en la Argentina
MAURICIO MACRI

“Feliz día a todas las madres”, arrancó el Presidente en el segundo debate presidencial, buscando empatizar con la jornada que vivieron este domingo las familias en la Argentina, como dice el manual de campaña de todos los candidatos, conscientes de que la política no es el tema principal en la vida de los electores.

Mauricio Macri tuvo suerte esta vez en el sorteo, ya que le tocó cerrar en el capítulo de Seguridad y lucha contra el narcotráfico, un área adonde se siente seguro de su gestión- "Ellos abandonan a las víctimas del delito, ellos protegen a las barras bravas, ellos menosprecian a las fuerzas de seguridad”, dijo. Y puntualizó que cuando Alberto Fernández era Jefe de Gabinete, se importaban 20 mil kilos de efedrina por año y hoy solo 20, porque “nuestro país se había constituido en un productor de droga”.

Sobre el caso de Santiago Maldonado, el Presidente arremetió contra su adversario del Frente de Todos: “Defendimos la verdad, y por eso defendimos a la Gendarmería Nacional”. Y sobre una crítica que le había realizado Fernández en relación al aumento del consumo de droga, aseguró que "batimos récord en incautación de droga” y “nuestras estadísticas (en la materia) están avaladas por las Naciones Unidas”.

Macri precisó, por ejemplo, que se redujeron el 30 por ciento de los homicidios, que no hubo más secuestros y que el 2014 fue el año récord en materia de gatillo fácil en el país. Además, ante un debate que se dio en la opinión pública ante un caso reciente, puntualizó que “si alguien es apuñalado en la vía pública, esa persona tiene que ser detenida”.

Vestido en riguroso traje y corbata negra, aunque repitió el color celeste de su camisa, en el capítulo Empleo, producción e infraestructura Macri trató de amortiguar los números de su gobierno cuestionando la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, candidata a vicepresidente de Alberto Fernández. “Ellos hablan de empleo, pero entre 2011 y 2015 el empleo se estancó. Es verdad que ahora hubo pérdidas de empleos y la gente está muy preocupada, pero pasada la elección, Argentina va a volver a crecer, porque habrá pasado la elección y la incertidumbre política”, pronosticó Macri.

Y se refirió a Roberto Lavagna, el candidato de Consenso Federal que se fue del gobierno de Néstor Kirchner denunciando la corrupción en la obra pública, para recordar que “Alberto Fernández se fue sin denunciar nada”. El golpe pareció efectivo, tanto que después el candidato le contestó. Pero Macri dobló la apuesta: “Ellos son así. Por el precio de una autopista en los años K, nosotros hacemos dos", aseguró y destacó “Lavagna, desde el edificio de enfrente, pudo ver lo que pasaba, pero usted que estaba en la oficina de al lado dice que hubo ‘un descuido ético’ de Néstor y Cristina”.

El eje Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado también permitió que Macri se mostrará cómodo. “Ahora el kirchnerismo habla de federalismo, todavía no se votó en la Ciudad y ya le avisaron que le van a sacar los recursos a Buenos Aires. Nosotros, en cambio, le dimos más recursos a las provincias, porque pasamos del 40 por ciento (de los ingresos fiscales) a 50 por ciento”. Aseguró, por último, que “hice 300 mil kilómetros recorriendo por el país”

“Nos dejaron un Estado sin estadísticas y con militantes. Se fantasea con una Conadep para juzgar a los periodistas como si fueran terroristas del Estado. Dejaron a todos los jueces en forma interina. Nosotros creemos de verdad en la república. Y son tantas las diferencias que tenemos, que ellos no ven que Maduro es un dictador, y eso marca claramente la diferencia entre ambos”, puntualizó Macri.

Y de nuevo volvió a dirigirse a su principal opositor cuando le tocaron los 30 segundos de profundización del debate: “Lo único que reconoce Fernández es haber normalizado el INDEC, ahí empezó la mentira y la discrecionalidad, nosotros normalizamos todas las estadísticas no solo la del INDEC, para que los argentinos sepamos dónde estamos”. 

Y volvió a enfocarse en él cuando buscó herirlo al asegurar que “Alberto Fernández dijo una sola verdad en la campaña, ‘Cristina y yo somos iguales’, ellos quieren una justicia militante, periodistas militantes, no les molesta la corrupción. No somos lo mismo”.

Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda era otro capítulo difícil para el Presidente por el crecimiento de la pobreza en las últimas mediciones. Sin embargo, luego de un Fernández que allí tuvo su mejor lucimiento, Macri dijo que “es indignante escucharlos hablar de pobreza, no les creo nada. Gobernaron 24 de los últimos 30 años y la única idea genial que tuvieron fue ocultarla, ellos siempre han usaron a los pobres. En La Matanza vimos unas imágenes durísimas y ellos gobernaron 35 años y no pudieron hacer una obra, nosotros gobernamos 12 años en la Ciudad de Buenos Aires y hace mucho que no se inunda”.

Con gran confianza por la perfomance que tuvo en el debate, a tono con la fenomenal movilización del sábado en el Obelisco, el equipo presidencial festejaba por anticipado en el auditorio de la Facultad de Derecho de la UBA, abrazándose entusiasmados. Macri cerró su participación en el segundo debate presidencial, en la primera elección que son obligatorios por una ley que votó el Congreso en noviembre de 2016: “Yo quiero decirles que todos los esfuerzos que hicimos no fueron en vano, y esto es lo que va a cambiar la historia de nuestro querido país. Damos vuelta no solo la elección, sino la historia de nuestro país”.

 

 

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Silvia Mercado

Te puede interesar