Libertarios celebran el inesperado “apoyo” de Schiaretti

POLÍTICA 09 de noviembre de 2023 Por Agencia de Noticias del Interior
multimedia.normal.8c6f7675248f25f6.MDctMTEtMjAyM19lbF9jYW5kaWRhdG9fcHJlc2lkZW5fbm9ybWFsLndlYnA%3D

El heterogéneo armado que impulsa la campaña de Javier Milei en Córdoba, que no carece de algunos componentes peronistas, celebra las declaraciones que el gobernador viene apuntando en contra de Sergio Massa, pegándolo al kirchnerismo y calificando como “desastrosa” su gestión al frente del Ministerio de Economía.

“A nosotros nos sirve más que le pegue a Massa que que nos apoye”, confiesan, entendiendo que el posicionamiento de Schiaretti en contra del candidato de Unión por la Patria genera una división en el peronismo, habilitando a un sector del PJ a posicionarse abiertamente fuera del esquema del tigrense. Si se quiere, legitimando esa posición.

“Además -agregan- con esto desactiva a buena parte del aparato”. La conclusión que extraen algunos armadores libertarios es que muchos grupos PJ que podrían aportarle territorialidad y votos a Massa no van a estar presentes en la campaña, porque es imposible movilizar estructuras de espaldas al Centro Cívico. Una posición neutral, habilitaba a mover estructuras. Una impugnación abierta a la candidatura del ministro, no. 

Los promotores de la campaña de Milei entienden que, esta vez, la avanzada del candidato de Unión por la Patria sobre territorio cordobés fue un error. 

“A Schiaretti lo último que tenés que hacer es presionarlo”, ilustra un operador del peronismo implicado en la campaña de Milei, antes de agregar que lo máximo a lo que debió aspirar Unión por la Patria fue a la neutralidad del gobernador. Y Massa ciertamente presionó a Schiaretti. Incluso antes de su visita.

El tigrense no sólo trajo a Córdoba a Juan Manuel Urtubey, uno de los ex socios del gobernador en Alternativa Federal, sino que además, mucho antes de eso, empezó a alinear intendentes detrás de su candidatura y precipitó un juego descoordinado dentro del Interbloque Federal y del propio bloque cordobés.

En el Club General Paz Juniors, el candidato ninguneó a Schiaretti. Sólo habló de coordinar una agenda con Martín Llaryora para abordar los problemas y demandas de Córdoba, pero no mencionó al actual gobernador, dando a entender que, al menos en su cuenta personal, no cree que el flamante ex candidato presidencial vaya a gravitar en política a partir de su salida del Centro Cívico.

Llaryora, que quedará al frente de la Provincia en apenas un mes, despliega un juego ambiguo. Envía a funcionarios propios a los actos que, con cierto look institucional, se organizan en torno a la campaña del tigrense, pero no se aleja demasiado de la línea que mantiene Schiaretti.

Ayer replicó casi calcado el tuit que el gobernador había apuntado contra Massa por el juicio político a los miembros de la Corte Suprema. Tuvo, eso sí, el detalle de no nombrar al candidato de UP. Pero en esencia expresó lo mismo.

Cabe reparar el algo. El juicio a la Corte no era, cuando lo trajo a colación Schiaretti, un tema que estuviera en la agenda. El gobernador, que tantas veces evita pronunciarse sobre los temas que le propone la prensa para no convertirse en “un comentarista de la realidad”, esta vez eligió con cierto capricho un asunto respecto del cual tomar postura. Casi una excusa para disparar contra Massa.

Para los libertarios, Llaryora “ratificó” su acuerdo político con Schiaretti con ese tuit, atento a que el peronismo cordobés no puede pararse en la vereda contraria a sus electores.


No bajar la guardia


En la última reunión entre Milei y sus legisladores electos, las autoridades de la Mesa Nacional intentaron procesar el descontento que en parte de los asistentes sigue generando el acercamiento con el PRO, y volvieron a aclarar que no se trata de una alianza. 

Luego se abordó el apartado de la fiscalización en cada distrito, aspecto que habría mejorado sustancialmente a partir de la cooperación del partido amarillo.

Finalmente hubo mención a las encuestas que, desde hace días, señalan al libertario como el favorito para el 19-N. La bajada de línea fue no confiarse. Los libertarios descreen de esos números y piensan que son operaciones del massismo para que la tropa del “león” se relaje y, fundamentalmente, para que los votantes que los respaldarán por puro y exclusivo anti kirchnerismo no se sientan compelidos a participar.

Con informacion de Diario alfil, sobre una nota de Felipe Osman.

Te puede interesar