Boca solo pudo empatar

DEPORTES 15 de septiembre de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
UIXG56RS2FB5JFSEUYWFE7Y724

Boca empató sin goles con Defensa y Justicia, en la Bombonera, en un partido de la fecha 11 del Torneo 2021. Con Sebastián Battaglia, el equipo xeneize suma cinco partidos sin perder, con tres victorias y dos empates. Mejoró en cuanto a resultados y levemente, en cuanto al rendimiento, si se toma como referencia el último tramo del ciclo de Miguel Russo.

Fue un híbrido empate 0 a 0. Boca pudo haber ganado, es cierto. También, perdido. Pero su imagen fue gris, opaca, no demasiado diferente a la mostrada durante el cuerpo técnico anterior. Ni los juveniles, ni los experimentados, dieron en la tecla. Fue un paso atrás. Boca quedó a ocho puntos de Lanús y Talleres, los que están en la cúspide.


El partido comenzó a todo ritmo. Boca está convencido de que la postura audaz es posible, luego de los últimas semanas con Russo, más cauteloso y previsible. Se inclina, ahora, por la explosión, por la audacia, aunque sin descuidar la última línea: Battaglia no es, precisamente, un DT ofensivo. Pero busca, intenta. Y Defensa y Justicia, más allá de que no atraviesa su mejor versión, es la expresión ideal de Sebastián Beccacece, su entrenador: casi siempre al ataque, con vértigo y verticalidad.

Si no hubo situaciones claras de gol en los primeros minutos fue precisamente por ambas posturas: más cercanas a la efervescencia que a la postura cerebral, sobre todo, frente al arco rival. De todos modos, fue un espectáculo vibrante, jamás indiferente. Un cabezazo de Briasco, que pasó cerca del arco de Unsain, resultó la aproximación más clara. Sin embargo, las buenas intenciones chocaban con la claridad, con los fundamentos técnicos y tácticos. Querían, pero no podían. No sabían cómo.


Un remate fallido de Bou y un tiro de Pizzini, que chocó contra un poste, desnudaron cierta fragilidad defensiva xeneize, que no sufre tanto en la última línea por la mala puntería de sus rivales. Un ejemplo fue Rosario Central, su anterior víctima, que fue dominador durante el primer tiempo, pero apenas marcó un gol. Izquierdoz y Rojo aportan experiencia y solidez, pero en ciertos momentos de tensión, quedan a mitad de camino, fuera de órbita.


Es un caso interesante Vázquez, el juvenil número 9 de Boca. No es claro con los pies, la técnica no es su fuerte, pero resulta temible en las alturas. Tal vez por eso, los centros son un recurso repetido en los ataques xeneizes. En uno de ellos, el pibe, de 20 años, dispuso de un cabezazo que chocó contra un palo, luego de un centro de Ramírez. La cabeza de Vázquez es una tentación, más allá de que participa poco en el armado de las jugadas.

   
El último tramo del desarrollo tuvo dos posturas bien marcadas: Boca fue más agresivo, intentó ser más punzante, sobre todo, con centros cruzados y los ingresos de Pavón y Fabra, más adelantado. Del otro lado, Defensa y Justicia explotó mejor las bandas, rápido, inteligente. Sin embargo, ninguno de los dos equipos tuvo frescura frente al arco. Se perdían, más allá de las buenas intenciones. En un contraataque eficaz, Rossi le ahogó el grito a Merentiel.

Un disparo de Medina, que salvó Unsain, fue otra de las situaciones claras de un encuentro con pocas, limitadas emociones, más allá de las buenas intenciones. La acción fue creada por una rabona de Rojo, en la media luna del área. Todo un mérito, para un defensor que suele ser determinante en la otra frontera. El ingreso de Orsini mantuvo la esencia ofensiva, aunque fue el clásico cambio de pieza por pieza.

A Boca le costaba cada vez más, Defensa se refugió para salir con sorpresa, en un partido sin demasiados atractivos, monótono, que se fue cayendo en intensidad, en profundidad. Y así fue hasta el final. Boca no supo, Defensa no pudo. Un híbrido empate, que refleja la impotencia.

Clasificación para disputar las copas Libertadores y Sudamericana en 2022

La Argentina dispone de seis lugares para la Copa Libertadores 2022. Colón obtuvo el primer boleto por haber ganado la Copa de la Liga Profesional. El campeón del Torneo 2021 se clasificará de manera directa. Lo mismo conseguirá el equipo que se quede con la Copa Argentina. Los restantes cupos serán para los tres primeros clubes de la tabla general anual, que abarca los puntos obtenidos en la etapa de grupos de la Copa de la Liga (13 partidos) y el Torneo 2021 (total: 38 encuentros). En este caso, el tercer equipo accederá a un repechaje de la Copa Libertadores.

En tanto, a la Sudamericana 2022 derivarán otros seis conjuntos. Uno es Banfield (ganador de la Zona Complementación de Copa de la Liga) y los otros cinco surgirán de la misma tabla general. Si se repite un clasificado (por otra instancia), la plaza será para el siguiente club de esta misma tabla.

Fuente: La Nacion

Te puede interesar