Colegios privados al borde del colapso: el 40% asegura que no podría afrontar un nuevo cierre de las aulas

ECONOMÍA 04 de abril de 2021 Por Daniel Blanco Gómez*
La baja matriculación en el nivel inicial, sumado a la mora en los pagos de las cuotas mensuales y las matrículas conforman un combo que llevaría a la quiebra a la cuarta parte de los establecimientos del país, según un informe privado
PWTN3XQC7NBIFFM6CF5HKGHXDI

Como consecuencia de la pandemia de coronavirus, los colegios de gestión privada resultaron gravemente afectados en su economía, debido a que muchas familias quedaron imposibilitadas de cumplir con el pago de las cuotas mensuales. En ese marco, un informe del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), arrojó como resultado que el 40% de los colegios privados no podrían afrontar un nuevo cierre de las aulas.

Según el estudio, la baja matriculación en el nivel inicial, sumado a la mora en los pagos de las cuotas mensuales y las matrículas conforman un combo que llevaría a la quiebra a la cuarta parte de los establecimientos del país.

Cabe recordar que en diciembre otro estudio de Indecom arrojó que a fines del 2020 existía una mora promedio en el pago de las cuotas mensuales del 61,3 por ciento. Sobre ese índice porcentual, el trabajo había detallado que el 75% de los padres informó no haber podido cumplir con los pagos en término por haber percibido menos ingresos durante la cuarentena, mientras que el 13% afirmó que no abonó por haber perdido su empleo durante la pandemia, y el 12% restante dijo que se negó a abonar por considerar que la enseñanza virtual no está a la altura de los costos que insume la educación bajo la modalidad presencial.

Esa situación trajo aparejados severos daños económicos en las distintas instituciones. En ese punto, el informe de diciembre señaló que “el 71% de las instituciones ya mantenían deudas en los impuestos, servicios públicos, aportes previsionales y proveedores en general”.

Miguel Calvete, presidente del instituto, explicó que este nuevo estudio buscó analizar la situación tras el inicio del ciclo lectivo. El mismo se llevó a cabo entre el 18 de febrero y el 23 de marzo, sobre un total de 197 instituciones de los tres niveles de enseñanza (inicial, medio y superior), en la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Mendoza, La pampa, Neuquén y Río Negro.

El sondeo determinó que si bien la mora en los pagos se redujo al 37,6%, “las deudas promedio que mantienen los padres con los colegios se siguen ubicando entre los $25.000 y los $120.000″. Desde las áreas administrativas de todos los colegios relevados se confirmó que “hubo una merma del 18,5% promedio en la nómina de alumnos matriculados en los tres niveles”, lo que refleja una caída del 6,1% con respecto a lo ponderado en el informe de fin de año, cuando la proyección indicaba que la baja ya se ubicaba en torno al 12,4 por ciento.

El relevamiento también indicó que se produjo una caída del 35,6% promedio en el número de inscripciones en el nivel maternal e inicial con respecto al mismo período del 2019/20, lo que mostró una baja en la nómina de alumnos del 7,6% por sobre lo que se proyectaba (27%).

En ese sentido, indicó que al no ser un nivel obligatorio, y ante la imposibilidad de cumplir el horario completo de manera presencial, “muchas familias desistieron de la matriculación”. El informe agregó que “ya se concretó un cierre del 5% del universo escolar en esos estratos, que fueron los más afectados”.

“A todo esto se le suma la incertidumbre reinante como producto del rebrote de casos por el Covid-19, que pone en la palestra la discusión sobre la necesidad de cerrar nuevamente los establecimientos educativos”, señaló el informe.

En ese aspecto, el trabajo detalló que el 39,8% de los colegios reconocieron que “no podrían afrontar un nuevo cierre total de aulas”.

Según las autoridades de esos establecimientos, una vuelta atrás en las clases mixtas los llevaría “a contraer deudas que se tornarían impagables” y los obligaría a cerrar sus puertas “en el corto plazo”.

En tanto, el 43,4% afirmó que “no quebrarían pero que les llevará por lo menos tres años reordenar sus números” y sólo el 16,8% restante reconoció que “el nivel socioeconómico de la comunidad a la que pertenecen les permite mantener toda su estructura de trabajo”.

Calvete afirmó que las bajas de matriculación y las moras en los pagos se deben a la imposibilidad que tienen muchas familias de regularizar sus deudas pero también afirmó que “la incertidumbre que hay con respecto a la continuidad o no de las clases mixtas, sumado al 15% de incremento previsto en las cuotas para los próximos días, no ayuda en absoluto a normalizar la economía de las instituciones educativas”.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar