Excluyen de Precios Máximos a productos que no cumplen necesidades básicas

ECONOMÍA 05 de febrero de 2021 Por Agencia de Noticias del Interior
La Secretaría de Comercio Interior suspendió el congelamiento para un conjunto de artículos, entre los cuales se encuentran la miel y los vinos espumantes.
506841.jpg?6.3

El Gobierno excluyó una nueva tanda de productos, entre ellos la miel y los vinos espumantes, del programa Precios Máximos, a través de la Resolución 118/2021, de la Secretaría de Comercio Interior, publicada este jueves en el Boletín Oficial.

La norma suspendió hasta el 31 de marzo próximo los efectos de la Resolución 100/2020, que en marzo del año pasado había congelado los precios de 18 categorías de productos, para un conjunto de artículos, entre los cuales se encuentran la miel y los vinos espumantes.

Argumentos

Al fundamentar la medida, la Secretaría señaló que se trata de productos que "no forman parte de los que tienen relevancia en la satisfacción de las necesidades básicas de los consumidores y usuarios".

Esta es la tercera oportunidad en que Comercio Interior desafecta productos de Precios Máximos, luego de haberlo hecho el 12 de noviembre y el 12 enero últimos, para determinados rubros.

En esta ocasión, la resolución indicó que "corresponde disponer la ampliación de la suspensión de sus efectos únicamente respecto de un conjunto de bienes que, por sus características y finalidad, no forman parte de los productos que tienen relevancia en la satisfacción de las necesidades básicas de los consumidores y usuarios".

El lunes pasado, el área que conduce Paula Español había dispuesto la prórroga hasta el 31 de marzo próximo de la vigencia del programa de Precios Máximos, aunque con una menor cantidad de productos, como consecuencia de la exclusión que se hizo en noviembre y enero de varias categorías que lo integraban y que se sumaron a Precios Cuidados.

Además, el Poder Ejecutivo intimó a las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y comercialización, "a incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada y a arbitrar las medidas conducentes para asegurar su transporte y provisión durante el período de vigencia" de la Resolución.

"Precios Máximos" comenzó a regir el 6 de marzo de 2020, e incluye unos 2.300 productos que, desde aquella fecha, se mantuvieron con valores congelados hasta julio.

Durante ese último mes y también en octubre de 2020, la Secretaría de Comercio Interior autorizó aumentos de hasta 6% en algunos artículos.

Ahora, la Casa Rosada justificó una nueva prórroga de este esquema de congelamiento de precios, al señalar que durante la pandemia y las medidas de aislamiento es necesario tomar medidas para morigerar el impacto de la inflación "en el sistema económico y asegurar a la población el acceso equitativo y razonable a bienes básicos de consumo".

Asimismo, indicó que en los últimos meses hubo "un aumento significativo de la demanda de bienes de consumo esencial en un contexto de emergencia sanitaria extendido en el tiempo, con un impacto acumulado con efectos negativos en la actividad económica y, consecuentemente, en el poder adquisitivo de la población".

"En razón de ello, deviene imperativo salvaguardar el bienestar del pueblo argentino, evitando los efectos perniciosos de aumentos generalizados e irrazonables de bienes básicos de consumo general, y a la vez asegurar su acceso en condiciones razonables, justas y equitativas por parte de todas y todos", añadió el texto oficial.

Carnes

Los cortes de carne a precios rebajados que acordó el Gobierno nacional con frigoríficos exportadores comenzaron a venderse en el Mercado Central y 1.600 bocas de expendio en todo el país.

Se trata de ocho cortes con bajas de hasta 30% respecto de octubre: tira de asado a $ 399 el kilo, vacío $ 499, matambre $ 549, tapa de asado $ 429, cuadrada/bola de lomo $ 489, carnaza $ 359, falda $ 229 y roast beef $ 399, que se suman a los dos cortes incluidos en Precios Cuidados (carne picada $265 y espinazo $ 110 pesos).

Con un volumen de oferta de 6.000 toneladas por mes, los cortes estarán disponibles en las grandes cadenas de supermercados en todo el país -Carrefour, Jumbo, Disco, Vea, Coto, Walmart, La Anónima, Día, Libertad-, en carnicerías Friar y en el Mercado Central.

En el Mercado Central, los cortes promocionales se venderán todos los días; mientras que en los supermercados la campaña será los primeros tres miércoles y fines de semana de cada mes.

El acuerdo -de carácter anual- tiene vigencia hasta el 31 de marzo, y luego las partes se volverán a reunir para evaluar las condiciones para su continuidad, siempre bajo un esquema de revisión trimestral.

Al respecto, la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, destacó que "la idea era retrotraer los precios a noviembre a partir de que hubo una acelerada en los cortes de carne".

La funcionaria indicó que se busca "sostener los precios hasta el 31 de marzo y apuntando a tener un acuerdo anual, revisarlo a fin de marzo, ver cómo funcionó y monitorearlo para poder extenderlo en el tiempo".

Del acuerdo participaron el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentina ABC, la Cámara Argentina de la Industria Frigorífica (Cadif), la Unión de la Industria Cárnica Argentina (Unica), la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra) y la Asociación de Supermercados Unidos (ASU).

Frutas, verduras y hortalizas

Por su parte, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó que tras el acuerdo con frigoríficos y supermercados por el precio de la carne vacuna, el Gobierno va "a tratar de generar un mecanismo similar" para "contener los aumentos en el sector de frutas, verduras y otros productos de huerta".

"Es un mercado con mucha atomización, tanto de pequeños productores como de comercios, es un esquema más complejo, pero estamos trabajando con el Ministerio de Agricultura para tratar de dar más certidumbre a los precios", explicó Kulfas.

Sobre la performance de 2020, dijo que "la inflación fue de 36%, es decir, 20 puntos menos que en 2019, pero en alimentos hubo una disparidad importante en la góndola: el producto industrial (leche, manteca, harina, etc.) subió alrededor del 23%, pero los frescos (carne, verduras, frutas, hortalizas) aumentaron entre 50 y 60%".

"Hubo un proceso que tuvo que ver con la pandemia y con los precios internacionales, y este año lo que queremos es evitar que se repita ese fenómeno", definió.

Agregó que "precios de commodities que suben a nivel internacional son una buena noticia para el país, porque van a entrar más dólares", pero al mismo tiempo, reconoció, se introducen tensiones de precios en el mercado interno, porque los productores locales quieren trasladar los valores externos.

"Eso se ve en el maíz, principal insumo para los pollos, o el trigo, materia prima de la harina, panificados, pastas, etc. Por eso trabajamos en acuerdos específicos con el armado de un fideicomiso para esos granos, como ya se hizo con el girasol", sostuvo el ministro.

La idea, explicó, "es el desacople de una parte de esa producción para evitar que el precio internacional se traslade al local y mantener precios accesibles para los consumidores".

El ministro de Agricultura, Luis Basterra, también se refirió a los acuerdos que se busca alcanzar con distintos sectores para lograr bajas de precios en alimentos "sin que signifique un desestímulo a la producción".

"El acuerdo de la carne es el primero; estamos trabajando sobre el aceite de girasol y sobre el maíz y el trigo, que son insumos básicos para el pan y la pasta, y el otro para productos intermedios", afirmó Basterra.

"Estamos tratando de generar mecanismos que permitan el desacople de esos precios sin que signifique un desestímulo a la producción", dijo Basterra, y afirmó que "hay buena voluntad de los actores".

 

 

Con información de www.iprofesional.com

Te puede interesar