Santiago Cafiero defendió la posición de la Argentina frente a Venezuela y apuntó contra la oposición: “Va camino a una ultraderecha antidemocrática”

POLÍTICA Por Heretz Nivel
En su presentación ante el Senado, el jefe de Gabinete explicó la postura del Gobierno luego del voto ante la ONU. Pidió a Juntos por el Cambio dejar “el discurso del odio” y les recomendó “bajar un poco los decibeles”
LMZNHY55L5BI7IGG3BLTR4G36E

A pesar del tono calmo que le imprimió a su informe en el Senado, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, advirtió a Juntos por el Cambio que “la oposición, si no baja los decibeles, si no deja y se aleja del discurso del odio, va camino a convertirse en una ultraderecha antidemocrática y ultraderecha minoritaria”. Lo hizo en respuesta a una pregunta de la mendocina Pamela Verasay. Fueron también dos radicales, la tucumana Silvia Elías de Pérez y la jujeña Silvia Giacoppo, quienes le reclamaron claridad sobre la posición argentina frente a Venezuela, luego de las manifiestas diferencias entre el embajador argentino ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el kirchnerista Carlos Raimundi, y el canciller Felipe Solá y hasta el propio presidente Alberto Fernández. “No vamos a promover ningún golpe de Estado, no vamos a promover la defensa de gobiernos autoasignados como sí sucedió”, arrancó, y subrayó especialmente que “las decisiones de bloqueo y de intervenciones nunca son el camino, no son el camino ni los bloqueos económicos ni las decisiones unilaterales”.

El jefe de gabinete, uno de los hombres más cercanos al Presidente, pareció hacer equilibrio entre la posición kirchnerista, visiblemente más favorable a Nicolás Maduro, y el mensaje de Fernández y Solá hacia la ONU frente al informe de la chilena Michelle Bachelet. “La Argentina ratificó la decisión de preservar los derechos humanos en cualquier ámbito, en cualquier gobierno. No hay distancia ni diferencia con lo que se venía haciendo, lo de ayer era un informe que hablaba sobre Venezuela. A nosotros también nos preocupan los derechos humanos en otros países de la región como Colombia y como Bolivia. Incluso nos preocupan los derechos humanos de la comunidad afroamericana en Estados Unidos. La Argentina tiene una conducta en defensa de los derechos humanos en todo el planeta y no la acomoda”, continuó Cafiero. Insistió además en que “no se ha modificado en nada la posición de nuestro país”. Para ese momento ya se había retirado del recinto la vicepresidenta y en su lugar coordinaba la sesión la santiagueña Claudia Ledesma de Abdala.

Después de toda la ronda de preguntas de los senadores oficialistas, sorpresivamente, Cafiero avisó que respondería algunas consultas pendientes de la oposición. “Voy a hablar del representante ante la OEA porque algunos preguntaron. Estamos conformes con su tarea y no está bajo estudio su funcionamiento ni su cargo”, defendió a Carlos Raimundi, y desmintió un posible pedido de renuncia después de que el diplomático, de perfil político, apoyara a Venezuela y cuestionara un informe sobre violación a los derechos humanos de Naciones Unidas. La consulta la había hecho el fueguino Pablo Blanco, de la UCR.

En el día de la Virgen del Rosario, Cristina Fernández de Kirchner ingresó al recinto con un delicado rosario en su cuello. Nunca hasta ahora se mostró al frente de las sesiones con símbolo religioso alguno. Chequeó el quórum y anunció que iniciaban la audiencia. Advirtió su error, se rió, bromeó y preguntó por qué se habría equivocado y en lugar de decir “sesión” había dicho “audiencia”, un término más vinculado a los tribunales que al recinto político.

Izó la bandera el rionegrino Martín Doñate, de La Cámpora, que participa en forma presencial habilitado por el nuevo protocolo que impulsó el Frente de Todos y que cuestionó Juntos por el Cambio. Incluso hubo una senadora opositora en esta ocasión.

Santiago Cafiero, jefe de gabinete, llegó al Senado a las 13:30 de este miércoles, pasó por el despacho de la titular del cuerpo y juntos llegaron hasta el Salón de Honor donde él esperó el momento de presentarse ante los senadores para dar su segundo informe al Senado, el tercero frente al Congreso y en el marco de pandemia. Dos días antes envió por escrito las respuestas a las 760 preguntas que le hicieron 35 senadores nacionales.

Cafiero tenía 60 minutos para su discurso inicial. Sólo usó 47. Describió los últimos meses como “el peor trimestre” y hasta habló sobre la suba de los índices de pobreza que acaba de difundir el INDEC. Prometió: “No venimos a excusarnos, no venimos a escudarnos en la crisis global”. Pero pidió “que se reconozca” la situación general, el marco de pandemia. “No vinimos a echarle la culpa a nadie ni a decir que pasaron cosas, vinimos a poner las cosas en orden y a ver cómo salimos entre todos adelante”, siguió en clara referencia a una reconocida frase pronunciada por Mauricio Macri después de acudir al Fondo Monetario Internacional en busca de financiamiento.

“El gobierno anterior abrazó un modelo chico, de exclusión, entendió que era el modelo viable y lo único que provocó fue que se acentuara cada vez más las crisis en nuestro país”, remarcó con tono pausado. En otra alusión al macrismo apuntó: “No vinimos a prometer semestres ni lluvias de inversiones que terminaron siendo lluvias de endeudamientos”.

“Se reestructuró la deuda y se generó un perfil de sostenibilidad en el tiempo que hizo que podamos destinar recursos a la infraestructura, la salud y la educación. Los recursos no se fueron por la canaleta de la deuda”, explicó el funcionario sobre la acción del Gobierno que habló de “una doble crisis” como consecuencia de la crisis de la balanza de pagos del período de 2018 y 2019 y el coronavirus.

En el recinto lo escuchaban, además de Doñate, la presidenta provisional, Claudia Ledesma Abdala; la vicepresidenta del cuerpo Laura Rodríguez Machado (PRO); el vice Martín Lousteau (Evolución-UCR); la peronista María Teresa González y esta vez y por primera vez, la opositora María Clara Vega que por el bloque Parlamentario Federal sí aceptó el cambio de protocolo del oficialismo y viajó desde La Rioja, cumpliendo los protocolos para trasladarse, y ocupó un lugar en forma presencial.

Fue Rodríguez Machado quien arrancó la lista de oradores y no se privó de una ironía. “Mucho no ha logrado su objetivo porque ha nombrado como 15 veces al gobierno anterior y cinco veces a Mauricio Macri”, apuntó picante la cordobesa, que pidió explicaciones sobre 70 despidos en el PAMI y reclamó recursos nacionales para luchar contra los incendios en su provincia.

Según un acuerdo previo, el primer bloque de preguntas fue para la principal oposición: 14 senadores de Juntos por el Cambio tuvieron 5 minutos cada uno. En la segunda tanda se anotaron diez senadores del Frente de Todos que en forma proporcional al bloque que integran tienen 10 minutos para expresarse lo que da un total de una hora y 40 minutos.

Más allá de las preguntas enviadas por escrito, en forma oral hubo repreguntas como las de Mario Fiad respecto a la salida prevista para el aislamiento. Cuando Cafiero terminó de responder la primera ronda de consultas se oyó una voz masculina: “¡No me contestó!”. La modalidad prevista, que no permite intercambios, genera cierta monotonía y la posibilidad de elegir cuánto y qué contestar.

Como dijo el propio Cafiero, se salió “un poco de libreto”. “Este es un ámbito de debate y creo que puedo ser franco: me voy un poco de libreto pero ya que la senadora Verasay me preguntó cómo veo a la oposición... yo creo que la oposición, si no baja los decibeles, si no deja y se aleja del discurso del odio, va camino a convertirse en una ultraderecha antidemocrática y ultraderecha minoritaria. Me parece que esta suerte de terraplanismo político que están tratando de agitar no lleva a ningún lado, este terraplanismo que quiere discutir sobre libertades, hasta incluso le discute a la ciencia cuestiones lógicas y válidas y comprobadas; me parece que no es el camino”, dijo, y terminó así sus respuestas a la oposición.

Antes había dado cifras y datos con varias comparaciones respecto a la gestión macrista. Habló por ejemplo sobre los incendios. Repitió que “en el 2019 el presupuesto para el manejo del fuego era de $283 millones y se redujo y quedó en 245, para el 2020 iniciamos con $245 millones de pesos porque prorrogamos el presupuesto 2019 y lo subimos y ampliamos a $727 millones”. Señaló el punto como un ejemplo. “Hemos aumentado ostensiblemente el presupuesto; si hay una emergencia no vamos a llamar a rezar, lo que vamos a hacer es ocuparnos del tema y del problema”, volvió a aludir al macrismo. “El plan de manejo del fuego se ha aumentado 260%”, agregó, y responsabilizó a la Justicia por la falta de respuesta frente al dato que presentó: “El 95% de los incendios son intencionales”.

Respecto a los despidos del PAMI, aseguró que “solo se han modificado cargos políticos de la gestión, ninguno es empleado de planta del organismo, lo que se ha hecho es reemplazar los cargos políticos del área”.

Como ocurrió en paralelo en el recinto de Diputados, hubo reclamos por los problemas de circulación entre las provincias, especialmente al caso de San Luis. “La circulación entre las provincias está garantizada, el Ministerio de Seguridad de la provincia de San Luis estuvo en conversaciones con el Ministerio del Interior y han trabajado para destrabar y vehiculizar el corte con los productores agropecuarios que no podían transitar. Mañana viajan funcionarios de interior para terminar de rubricar el acuerdo”, anticipó.

También defendió la compensación a pequeños productores a requerimiento del entrerriano Alfredo de Angeli; y calculó que “los jubilados perdieron 19,5% después de aprobar la fórmula de Macri” mientras que este año “en términos reales hay un aumento de las jubilaciones reales del 7,6%, un beneficio que llega a seis millones de jubilados”, le contestó a Elías de Pérez.

Sobre los subsidios al transporte, que describió 185% más altos que en 2019, se comprometió a averiguar y evaluar si hay algún tipo de demora en las transferencias.

También habló sobre los tres candidatos a la Cámara Electoral: “Cumplían los requisitos de idoneidad técnica para el cargo pero sólo uno tenía experiencia como juez con competencia electoral, es de destacar que los puntajes son todos bastante similares, este concurso se terminó en el 2018. A mí me gustaría también saber si durante el 2018 y el 2019 la senadora reclamaba a mi antecesor que enviara el pliego al Senado”, increpó nuevamente a la oposición, que consultó por la exclusión de Alejandra Lázzaro y la elección del tucumano Daniel Bejas, ex apoderado del PJ.

Sobre los reproches por su alusión al pasado reciente explicó: “Si no sabemos de dónde venimos y dónde estamos, ¿cómo vamos a explicar adónde queremos ir?”.

Desde el Frente de Todos llegaron preguntas más amables, por ejemplo de la puntana María Eugenia Catalfamo, que agradeció la ayuda contra los incendios y destacó el trabajo del personal de San Luis para atender todos los pedidos de ingreso a la provincia.

“Nada alcanza, pero quiero agradecerle en nombre del pueblo de Río Negro el trabajo que están haciendo, vemos qué están haciendo para sacar al pueblo de esta crisis”, expresó la barilochense Silvina García Larraburu, que pidió información sobre la ayuda a los trabajadores temporarios, del turismo por ejemplo, y también reclamó trabajar “mancomunadamente, sin mezquindades, necesitamos una oposición que esté a la altura de las circunstancias”.

 

 

Con información de www.infobae.com sobre una nota de Analia Argento

Te puede interesar