El fuego no da tregua

El frente más grande es en el faldeo del Uritorco, al norte de Punilla. Se trabaja también en el sector del dique San Roque hacia La Calera. Contuvieron focos en Casa Grande, Achiras y Copacabana.
ARCHI_779260

Este jueves continúan los operativos de combate de distintos focos de incendio en las sierras de Córdoba, en una tarea titánica que inició hace 13 días en el departamento Ischilín y se acrecentó desde el domingo con la propagación de las llamas en otros sectores.

El director de Defensa Civil provincial, Diego Concha, aseguró  que es el más grande en las sierras de los últimos 12 años: el foco comenzó en el departamento Ischilín, las llamas se reavivaron el viernes en Copacabana y se desplazaron hacia el norte de Punilla, a un ritmo incontrolable. 

Concha indicó este jueves a la mañana que las llamas de La Calera, Valle Hermoso y Achiras fueron contenidas y están en guardia de cenizas.

Mientras tanto, el incendio de Ischilín, en la zona de La Crucecita, está en guardia de cenizas en un 80%.

Fuego en el norte de Punilla

Distintas dotaciones de bomberos, cuatro aviones hidrantes de la Provincia y tres de la Nación combaten el incendio en la zona de Capilla del Monte, el más grande en la provincia, ahora en el faldeo del cerro Uritorco.

Este incendio tiene varios focos dispersos en la ruta nacional 17 hacia Los Terrones, en Barranca de los Loros y La Tramontana.

En ese sector, unas 200 personas debieron ser evacuadas en cabañas y hoteles de Capilla del Monte y San Esteban. Todos ellos pudieron regresar a sus hogares el martes a la tarde. Hay al menos siete viviendas dañadas, algunas de manera parcial y otras total.

Por la tarde del miércoles se sumaron a colaborar en los incendios voluntarios y vecinos de las localidades del sector.

“Estamos organizados. Somos un grupo grande de vecinos de Capilla del Monte y los pueblos de alrededor. Nos acercamos a darle una mano a los bomberos. El fuego quema por todos lados; es demasiado grande. No da abasto nadie”, dijo uno de ellos a Cadena 3.

Se quemaron más de 20 mil hectáreas entre Copacabana y el norte de Punilla
 

Fuego en Casa Grande y Valle Hermoso

Por la noche del martes, en tanto, se inició un nuevo foco de incendio en Casa Grande, cerca del límite con Valle Hermoso, también en el Valle de Punilla, pero más al sur.

Si bien tomó grandes dimensiones, pudo ser controlado en la noche de este miércoles y está en guardia de cenizas, según informó Concha.

 

El titular de Defensa Civil aclaró que el Camino del Cuadrado se encuentra habilitado y sin riesgos de incendio.

Frente en el cerro Pan de Azúcar

Otro de los focos se encuentra situado en la serranía alta del Pan de Azúcar, con un frente que avanzaba rodeando el cerro hacia distintas localidades.

El incendio comenzó en la zona de Cosquín, se extendió hasta Santa María de Punilla, Bialet Massé y bajó a la comuna San Roque. 

En la mañana de este jueves trabajan cinco dotaciones de bomberos en una zona próxima al paredón del dique San Roque, ya que el fuego baja hacia ese sector y en dirección a La Calera.

Concha aseguró que, por el momento, no hizo falta evacuar a vecinos de la zona y que en el lugar hay dotaciones de bomberos, de Defensa Civil y de la Policía por si es necesario hacerlo.

 

Fuego en La Calera

El incendio en el Pan de Azúcar también bajó hacia La Calera y los parajes de San Fernando y Casa Bamba.

El intendente de La Calera, Facundo Rufeil, destacó en Cadena 3 que “gracias a Dios los focos están cubiertos y las viviendas están a resguardo”. 

Diego Concha, en sintonía, indicó que el foco "está bastante contenido y en guardia de cenizas".

Achiras y Copacabana

Este martes, a 15 kilómetros al sur de Achiras, comenzó un foco con riesgo de llegar al parque eólico. Afortunadamente se pudo controlar y está en guardia de cenizas. 

Unos 70 bomberos colaboran en el lugar.

En Copacabana, en tanto, en el departamento Ischilín, donde se descontroló el incendio el domingo, el mismo fue contenido, según explicó el titular de Defensa Civil.

Riesgo extremo

La Provincia extendió el alerta por riesgo extremo de incendios, producto de la sequía que se registra, sin lluvias de consideración desde mediados de abril.

Te puede interesar