Las remesas al exterior caen 50% por efecto de la pandemia

ECONOMÍA Por Heretz Nivel
El promedio de operaciones está por debajo de los u$s100. Y crecen más los envíos desde el extranjero hacia la Argentina. También influye la fuerte devaluación. Las empresas aceleran la apuesta digital.
REMESAS

La pandemia puso patas para arriba todos los modelos tradicionales de negocios. Y las remesas de dinero -que el año pasado en la Argentina movieron casi u$s5.000 millones- no fueron la excepción.

Por un lado, se aceleró la transformación digital de las empresas que se vieron obligadas a ofrecer a sus clientes alternativas para reducir al mínimo las operaciones físicas. Y por otro lado, profundizó una tendencia que se venía insinuando desde 2018: una caída de las remesas enviadas desde Argentina hacia el exterior y, como contrapartida, un incremento de las remesas recibidas.

Entre los países de América latina, el promedio histórico de remesas era de u$s280 al mes. Y la Argentina se mantuvo en torno de esa cifra hasta 2019. Pero con la crisis de la pandemia ahora el promedio en el país está por debajo de los u$s100.

Ámbito consultó a dos de los principales jugadores del negocio de remesas en el mercado local: Wester Unión y XCoop. La primera es una multinacional que tiene presencia en el país desde hace 25 años, también es dueña de Pago Fácil y cuenta con una red de 6.500 locales físicos que le permite ser líder en el segmento.

La segunda firma consultada es nueva en el mercado, pero nació con su operación 100% digital. Y ahora en la pandemia tuvo un crecimiento exponencial de usuarios en su plataforma. Tiene presencia creciente en los países de la región. Y su modelo de negocios apunta a generar un ecosistema de servicios financieros a partir de la gestión de las remesas.

“Los envíos desde Argentina hacia el exterior bajaron considerablemente durante los últimos tiempos. Estamos en franca caída contra el año pasado, en el orden del 50% y no vemos que pueda haber una recuperación en el corto plazo. La gente no tiene trabajo ni plata”, explicó Maximilano Babino, gerente general y vicepresidente de Western Union para Argentina y Uruguay.

Respecto de la otra punta del negocio, explicó: “La recepción de remesas creció significativamente durante los ultimos dos años. Hoy, por cada dólar que sale ingresan 2,5 dólares. Hay suba sostenida todos los meses y pensamos que se va a sostener igual hacia adelante por la crisis. Cuando el país mejora sucede a la inversa. Esta situación que estamos viviendo por la pandemia ya la vimos en la crisis de 2001/2002. Es exactamente el mismo comportamiento”.

Sobre el uso de canales digitales, admitió que el core de WU sigue estando en el formato físico: “Estamos viendo un aumento del volumen de la gente que envía a través del canal digital. Pero todavía es pequeño en comparación con el total, es inferior al 5%. Lo instrumentamos recién el año pasado y tiene una tasa de crecimiento muy alta. Y agregamos productos para darle mayor atractivo, como la posibilidad de enviar el dinero a una cuenta bancaria, un programa de fidelización, una app de servicios digitales”.

Por su parte, Alex Torriglia, CEO de XCoop, dijo: “En marzo, cuando arrancó la cuarentena la gente estaba desesperada porque no podía enviar remesas y eso nos hizo tener un crecimiento enorme: de 20 personas por día que ingresaban a la plataforma hoy estamos en un promedio de 30.000 personas por día. Fue un crecimiento inesperado para nosotros mismos. En un momento debió a las restricciones para abrir los locales de otras empresas de remesas. Pero ahora, por más que estén abiertos, la gente prefiere no exponerse y quedarse en casa. Y eso nos favorece”. “La Argentina fue históricamente un país emisor de remesas, pero en los dos últimos años del gobierno de Macri esto empezó a cambiar. En 2017 se enviaban unos u$s4.200 millones y se recibían u$s500 millones. En 2018 esa relación pasó a ser de u$s3.500 millones saliendo contra u$s1.500 ingresando. Y en 2019, aunque todavía no hay datos oficiales, se estiman unos u$s2.800 salientes y u$s2.000 entrantes. Este año esa tendencia se siguió profundizando, más aún por el impacto económico de la pandemia”, añadió Torriglia.

Con información de www.ambito.com sobre una nota de Jorge Velázquez

Te puede interesar