Tarifazo impagable: llegan boletas de la Epec 100% más caras en Córdoba

NUBZH35WHVBGHLOPC7AFIYQL4I

Para el 42% de los cordobeses, la factura de Epec que ha comenzado a llegar estos días con el bimestre 6 del año contiene aumentos del 50 al 100% o más, dado que reflejan dos cosas: por un lado, la aplicación del segundo tramo de quita de subsidios nacionales sobre el precio de la energía pura y, por el otro, la coincidencia de la facturación con días de mucho calor.

Noviembre fue cinco grados más caluroso que el promedio histórico y la primera quincena de diciembre el país atravesó una ola de calor profunda, que exacerbó el consumo. Los hogares que encendieron con ganas el aire acondicionado pueden estar arriba de los 15 mil pesos, con un dato extra a tener en cuenta: lo que se consuma en enero y febrero será todavía más caro.

El viernes, por caso, usuarios de Quilino se manifestaron en la puerta de la cooperativa del pueblo, ya que hubo familias que recibieron boletas de 30 mil pesos y comercios que se encontraron con más de 100 mil pesos.

La segmentación tarifaria se inició en octubre pasado con una quita del 20% del subsidio, en el tramo noviembre-diciembre se quitó otro 40% y en enero-febrero se retirará el 40% restante.

Son los llamado Nivel 1 (N1, como figura en la boleta en letra pequeña, debajo de los datos de facturación). Los N2 conservan el 100% de la ayuda estatal y los N3 tienen subsidio hasta 400 KWh al mes y, sobre el excedente, el subsidio se retira gradualmente como a los N1, aunque no está claro todavía cómo se factura esa diferencia.

EJEMPLOS EN CÓRDOBA: QUITA DE SUBSIDIOS
Un hogar en el que viven dos adultos y dos niños consumió en el bimestre 5 (del 3 de agosto al 6 de octubre en este caso) 448 KWh, por el que pagaron 3.989 pesos finales por mes, es decir, por 224 KWh. En el bimestre siguiente (del 7 de octubre al 8 de diciembre), consumieron 578 KWh y les llegó la boleta mensual por 7.226,20 por 289 KWh. Es decir que si bien aumentaron 29% el consumo (fueron 65 KWh más), en pesos, la suba de la boleta final fue del 81%.

 
La mejor manera de visibilizar el impacto de la quita de subsidio está en la evolución del precio del KWh. En el escalón uno, (que alcanza el consumo de hasta 120 KWh al mes) el costo por KWh era de $ 9,82 hasta septiembre, antes de cargos e impuestos.

El 3 de octubre empezó la segmentación: el Estado nacional retiró 20% de subsidio y Epec aplicó desde ese mes una suba del 10,5%. Así, pasó a $ 13,13 el KWh. En noviembre, con la quita del otro 40% el KWh pasó a $ 15,25 el escalón 1. Frente a septiembre, la suba del KWh acumula 55%. Desde enero debía regir el último tramo de quita de subsidio pero todavía no hay cuadro tarifario, así que no está claro a cuánto se irá el KWh, pero es probable que se agregue otro 30%.

 
En el escalón dos el salto fue de $ 12,53 hasta septiembre; $ 14,88 en octubre y $ 18,39 desde noviembre.

En tanto, una familia que utilizó dos aires acondicionados de manera moderada y por eso llevó su consumo a 535 KWh en noviembre, recibió una boleta de $ 15.274,30 por ese mes. Un consumo alto, en el orden de los 800 KWh al mes, significa hoy una boleta de 20 mil pesos. Son números altos para las cifras que los usuarios venían manejando hasta ahora, pero más realistas si se lo compara, por caso, con los $8000 promedio que cuesta llenar un tanque de nafta.

DE QUÉ SE TRATA
Este esquema de retiro de la ayuda oficial abarca a los que no se anotaron en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía. La sorpresa es que el Gobierno calculaba que el 10% de los hogares iba a perder el subsidio y la cifra alcanzó, al menos en Córdoba, al 57% de los usuarios. Eso fue allá por septiembre y al haber tantos posibles errores de exclusión involuntaria, se dio inicio al retiro del subsidio en octubre y no en septiembre, como era originalmente.

D65M35ZK3NGU3HSXHND4QRPFQI

D65M35ZK3NGU3HSXHND4QRPFQI

Un documento elaborado por la Secretaría de Energía sobre la marcha de la segmentación tarifaria  reconoce que con el correr de los meses se logró corregir el padrón, aunque la cifra final de los N1 sigue siendo alta. En Córdoba, se redujo del 57 al 42%. A nivel país, el 34% de los usuarios perdió el subsidio; 47,8% quedó en el N2, es decir, no tiene cambios porque conserva la ayuda estatal plena y el 18,2% quedó con la ayuda, pero hasta el tope de 400 KWh al mes. Visto de otra manera, los subsidios aún alcanzan al 66% de los usuarios, aunque con amplias brechas entre provincias. Hay 9,68 millones de usuarios de luz anotados en el Rase.

Córdoba está segunda entre las provincias que presentan mayor cantidad de usuarios sin subsidio. A la cabeza está la Ciudad de Buenos Aires (47,38%), luego Córdoba (42,15%), Tierra del Fuego (41,67%), Neuquén (41,52%) y Entre Ríos (39,26%).

Los criterios de exclusión del subsidio pasan por los ingresos del grupo familiar, que no pueden superar el valor de 3,5 Canastas Básicas Totales. Hoy ese monto está en 510.818 pesos. Pero además, hay hogares que no se inscribieron por razones ideológicas, porque prefirieron no compartir una serie de datos personales sensibles con el Gobierno o porque, de hacerlo, perdían la posibilidad de acceder a la compra de 200 dólares al mes con menos impuestos.

¿MENOS DÉFICIT?
En el informe de la Secretaría de Energía se describe año por año cuánto pagó el usuario con tarifa y el Estado con subsidio sobre el costo de la energía. En 2015, el último año de Cristina Fernández como presidenta se alcanzó el punto más bajo de las últimas dos décadas: 14% pagaba el usuario. El gobierno de Mauricio Macri inició el proceso de revisión integral de la tarifa y lo llevó en cuatro años al 66%.

Con los Fernández nuevamente en el Gobierno, en 2020 comienza de nuevo el descenso: baja al 54% ese año lo que paga el usuario y al 37% en el 2021, dos años en los que además subió significativamente el costo de generar energía por la falta de agua y el menor aporte hidroeléctrico y por el conflicto bélico en Ucrania. Eso detonó las cuentas públicas: agravó el déficit fiscal y deterioró la balanza de pagos, dado que se llevó al menos 15 mil millones de dólares cada año, dado que hubo que importar energía cara.

El documento oficial reconoce que el subsidio “alcanzó indiscriminadamente a todos los sectores del país independientemente de sus ingresos” y explica que, por eso, se aplicó el decreto N° 332/2022 que dispuso la segmentación. Obviamente que no dice nada sobre la resistencia histórica de Cristina Fernández a este cambio de política, al punto que Martín Guzmán tuvo que renunciar en Economía porque no logró que sus subordinados de Energía aplicaran un esquema mucho más modesto que el que terminó aplicando su sucesor Sergio Massa. La disparada del “blue” entonces (a precios de hoy equivaldría a $ 450) obligó al Gobierno a adoptar políticas más ortodoxas, moderar el gasto y acelerar el retiro de subsidios.

Si bien no hay números finales sobre cuánto del costo de la energía están pagando hoy los usuarios en el promedio general, el informe de Energía reconoce que la cobertura presenta “una mejoría notable en el sistema a partir de la segmentación”.

De todos modos, el informe oficial abre el paraguas: la sospecha es que dentro de los N1 haya mucha gente que quedó sin subsidio porque no se enteró o no supo anotarse en el Rase y ahora, cuando lleguen las facturas que contemplan una quita mayor de subsidio, se encuentren con sorpresas.

De todos modos, el informe oficial abre el paraguas: la sospecha es que dentro de los N1 haya mucha gente que quedó sin subsidio porque no se enteró o no supo anotarse en el Rase y ahora, cuando lleguen las facturas que contemplan una quita mayor de subsidio, se encuentren con sorpresas.

El trabajo reconoce que “aún resta por transitar un largo camino para que todas las provincias mejoren sus índices de cobertura e identificación de los segmentos N2 y N3″, indica que en 2023 seguirán los esfuerzos de identificación de estos segmentos y que en enero “se anunciará el plan de abordaje territorial de la segmentación” y que para eso Economía está negociando convenios con ministerios y organismos públicos en pos de mejorar esas bases de datos.

Además, anuncia que reforzarán los sistemas de georreferenciación estandarizada por proyección cartográfica de todos los suministros de energía eléctrica y gas en todo el país.

Fuente: La Voz, sobre una nota de Laura González

Te puede interesar