¿Plazo fijo común o UVA?: qué recomiendan expertos a la hora de invertir en el inicio del 2022

ECONOMÍA 13/01/2022 Por Mariano Jaimovich*
528471

Con el comienzo de año, surgen nuevas dudas en los ahorristas respecto de cuál de los plazos fijos se tornará ideal para "apostar" en el primer trimestre, debido a que existen distintos factores que condicionarán el rendimiento de estas colocaciones.

Las opciones disponibles a las que se suelen inclinar los pequeños inversores son dos: por un lado, los plazos fijos tradicionales, que tienen un encaje mínimo del dinero de 30 días y hoy pagan 37% de forma anual. Es decir, alrededor de 3% mensual.

Por otra parte, se ubican las colocaciones UVA, que son aquellas que otorgan una tasa similar a la inflación registrada más un premio, que suele ser inferior al 1%. La gran contra que tiene es que requiere tener inmovilizados los pesos durante 90 días.

En resumidas cuentas, para este 2022 ambas opciones tienen sus pros y sus contras, pero están atadas de manera directa a sucesos que ocurrirán en los próximos días.

Es decir, en primer lugar, se ve como inminente, en el marco de las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la cancelación de la deuda con el organismo, que se anuncie una suba de las tasas de interés.

Esta alza tendría como objetivo darle más atractivo a las inversiones en pesos, y a la vez desalentar la compra de divisas como mecanismo de ahorro.

Ahora bien, a falta de precisiones oficiales al respecto, en el mercado se duda el nivel de ajuste que realizará el Banco Central para estos rendimientos.

Por lo que se empieza a considerar entre los expertos que el aumento de las tasas no será de tanto impacto y que, igualmente, la inflación puede llegar a ganarles a los plazos fijos tradicionales.

En torno a este tema, otro aspecto vinculado que el inversor pone la lupa es el nivel de precios de la economía, porque para los analistas la inflación se mantendrá alta. Así, se estima que se ubicará por encima del 3% en el primer trimestre del año.

Ahora habrá que ver también el rol del Indec, en cuanto a los temores de que haya intervenciones políticas que "ensucien" los datos oficiales para bajar expectativas inflacionarias. Algo que puede disminuir el interés que abonan los plazos fijos UVA.

Finalmente, otra variable que puede pesar en las colocaciones en pesos es el movimiento que tendrá el precio del dólar en la primera parte del año, debido a que es un referente para los inversores.

Es decir, si el tipo de cambio se empieza a mover con más rapidez que la inflación, puede llevar a los ahorristas a correr a dolarizar sus pesos para no perder poder de compra. Por ende, desalentaría a las colocaciones bancarias.

Sobre todo, esto afectaría más a aquellas que requieren tener más tiempo encajados los fondos, que son los plazos fijos UVA.

Por lo tanto, todo dependerá de la definición de los distintos factores económicos y políticos que son claves para el país: tasa, dólar e inflación.

Tasas plazos fijos e inflación

Desde uno de los bancos privados más grandes del país, se indica a iProfesional que "hay expectativa" de suba de tasa de política monetaria (Leliqs y Pases), e "incertidumbre" para la tasa regulada de los plazos fijos.

Igualmente, se estima que este incremento sería de un nivel bajo, es decir, ascendería entre 2 a 3 puntos porcentuales.

De acuerdo a la fuente  consultada, esta alza se llevaría a cabo en "la segunda quincena de enero". El supuesto es que para esa fecha cae la demanda de pesos, tras haber pasado el pico de solicitud de moneda nacional para pagar vacaciones, aguinaldo y fiestas que comenzó a inicios de diciembre.

"Por eso, cuando cae la demanda, ´sobran´ más pesos y crecen los peligros de a dónde pueden ir. Ahí sería más lógico subir tasas", justifica el experto a iProfesional.

Para el economista Sebastián Menescaldi, director asociado de Eco Go, el plazo fijo ideal "va a depender de lo que haga el Gobierno, es decir, si sube o no las tasas".

No obstante, acota que están previendo que la inflación se mantendrá alta en el primer trimestre, con lo cual "es un aliciente para que la tasa de inflación sea más alta que la tasa que pagan actualmente los plazos fijos", dice.

En síntesis, los economistas pronostican un cambio en las reglas de juego en los próximos días, por eso están aguardando a ver con qué profundidad se ajustarán las tasas.

"Si conviene o no colocar los pesos en un plazo fijo tradicional o UVA dependerá de si, efectivamente, el Banco Central incrementa las tasas de interés en las próximas semanas. Es que con una inflación que va a cerrar el 50% anual este año, hoy tenemos una tasa real negativa de 12 puntos porcentuales, la más alta del mundo. Por lo que volcarse a instrumentos como el plazo fijo no es opción", alerta a iProfesional Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Y coincide con sus colegas respecto a que a inicios de 2022 la inflación volverá a recalentarse, debido a que entrado enero la demanda de pesos vuelve a caer y, "sumado la expansión de la base monetaria en el último mes del año para financiar el déficit del Tesoro, comienza a evidenciarse una mayor corrosión del valor del peso".

Por lo tanto, para Motyl, en el primer trimestre del año se espera una aceleración de la inflación que, "cercana al 4% mensual, dejaría de ser atractivo un plazo fijo tradicional".

También se debe tener en cuenta la marcha de la devaluación de la moneda, que hoy se encuentra en torno al 1,7%, y si se acercará al mismo nivel que los precios de la economía, que rondan el 3% mensual.

"El Gobierno ya mostró sus intenciones de acelerar el crawling peg (la lenta depreciación del peso) de a poco, subiendo esa tasa de 1,2% mensual aproximadamente a un número más cercano a la inflación", sostiene a iProfesional Andrés Salinas, economista, docente e investigador de la Universidad de La Matanza.

Y agrega: "Sumado a esto, la emisión en diciembre fue realmente alta y el déficit no parecería bajar, por lo cual las presiones inflacionarias siguen en aumento de cara al 2022".

En resumen, para Salinas, "la clave está en ver qué va a hacer el Gobierno con la tasa de interés, ya que si la inflación sube debería comenzar a ceder. En ese escenario, tenemos que pensar en si va a convenir un plazo fijo tradicional, ya que pagaría más que hoy. O un UVA, cuyo rendimiento está atado en su mayoría a la inflación, pero nos inmoviliza el capital 90 días que, como sabemos, en Argentina no es poco".

Plazos fijos: tradicional versus UVA

Ahora bien, para decidir si conviene más un plazo fijo tradicional o uno UVA para el primer trimestre de 2022, iProfesional consultó a los economistas sobre cuál de las dos opciones elegirían en este momento.

Para Menescaldi, hoy por hoy "es mejor un plazo UVA que uno tradicional. Hay que esperar a ver si el Gobierno acomoda la tasa y se cumple con el pedido del FMI, respecto a que la tasa real sea positiva. Habría que ver de acá en adelante qué ocurre con eso y con la devaluación para analizar qué es lo que conviene".

Y completa: "Si hay una suba de tasa de interés, podría quedar igual por debajo de la inflación. Es decir, el UVA puede tener más recorrido que el plazo fijo tradicional".

En ese sentido, un ejecutivo de un banco de primer nivel asegura: "Los UVA siempre te cubren, pero mata el plazo de 90 días".

En tanto, Motyl analiza: "Cuando la inflación supera el 3% mensual, conviene volcarse a un plazo fijo UVA ya que permitiría, por lo menos, ganarle al alza de precios con 1% más de ganancia y hasta un 2% más si son bancos digitales".

Al respecto, esta economista cita que, en el último mes, los plazos fijos UVA han tenido una suba del stock de colocaciones del 2,6% mensual, lo que refleja que el pequeño ahorrista "se vuelca más a estos instrumentos para protegerse de la inflación".

Por otro lado, en el último mes, los plazos fijos tradicionales han mermado un 0,4% en volumen.

"Esta es una tendencia que se espera que se acentúe en el primer trimestre del año. Habrá que ver, si, efectivamente, la autoridad de política monetaria sube la tasa de interés para hacer más atractivo los plazos fijos tradicionales. Aunque la suba de tasas debería significar un incremento del 15%, lo que no sería muy probable", concluye Motyl.-.

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar