Las pymes aprovechan la ola digital para financiarse: el e-cheq y la factura electrónica ya mueven más de $700.000 millones por mes

ECONOMÍA 08 de junio de 2021 Por Fernando Meaños*
DUBDAGQPQRGV7CEVOWXWDQXU7E

Empujados por la pandemia y los avances en materia de digitalización de todo el mundo financiero, dos instrumentos de financiamiento, especialmente enfocados en las pyme, ganan terreno: el cheque electrónico (e-cheq) y la factura de crédito electrónica mipyme (FCEM) concentraron $750.000 millones en marzo, último mes con datos oficiales. Entre ambos, ya mueven un monto que representa el 20% del total de los préstamos bancarios al sector privado y las proyecciones son de crecimiento constante.

Los bancos aseguran que el e-cheq fue su producto estrella para enfrentar las restricciones de un año con poca actividad en sucursales, mucha operación virtual y pyme necesitadas de financiamiento para paliar la caída en la facturación. ¿Sus ventajas? Está disponible para operar las 24 horas, puede recibir hasta 100 endosos, su operatoria en homebanking lo hace más cómodo y seguro y, en especial, reduce al máximo la cantidad de rechazos. La factura electrónica, por su parte, tiene las ventajas de practicidad de cualquier documento digital a lo que se añadió la posibilidad de endosarla o descontarla en el mercado de capitales.

El e-cheq tuvo un rol importante ante las restricciones de la pandemia como medio de pago, pero aún más vital como vía de financiamiento. En la Comisión Nacional de Valores (CNV) anticipan que en mayo se registraron $24.800 millones en cheques de pago diferido (CPD) negociados, un 46% del monto total de lo financiado en el mercado de capitales, con un crecimiento interanual del 70% y mensual del 10%. De ese monto, un 74% correspondió a cheques electrónicos. Desde su entrada en vigencia, la negociación en formato digital de este instrumento abarcó el 55% del volumen total. Coelsa, la empresa que se encarga de su compensación, asegura que ya se emiten cerca de 1 millón de e-cheq por mes.

“Tanto el e-cheq como la FCEM son instrumentos jóvenes que están en evolución y mejora permanente, pero son signos claros de que la era de las pyme digitales ya llegó en Argentina y no habrá marcha atrás, porque la infraestructura que los sostiene es robusta. Hay buenos cimientos,” señaló el analista Pablo García Arabehety, ex funcionario del área de Sistemas de Pago del BCRA, quien augura que la negociación de la FCEM “crecerá exponencialmente en los próximos meses”.

“Esto fue posible porque su infraestructura está concebida con criterios de apertura, competencia y transparencia inéditos para el mundo bancario y de valores en Argentina. Las pyme quedaron así al centro de un nuevo ecosistema con un instrumento muy superior a su versión en papel,” explicó García Arabehety.

Una pyme puede endosar un e-cheq y enviarlo desde la web de su banco sin limitaciones geográficas. El analista ejemplificó que una vinería de Tierra del Fuego le puede pagar instantáneamente a una bodega en Salta, tal vez obteniendo crédito de parte de su proveedor. Adicionalmente, la bodega puede mejorar las opciones de descuento de cheques en la plaza local y obtener las mismas tasas que una empresa porteña, o bien acceder sin trabas al mercado de valores.

El firme desarrollo del e-cheq sirvió de base para poner en marcha un mecanismo similar para masificar la factura electrónica. De ese modo, el 1° de abril entró en funcionamiento el Sistema de Circulación Abierta para FCEM, una plataforma cuyo objetivo principal era que las facturas, una vez aceptadas, pudieran cambiar de mano y ser cobradas con la misma facilidad que un e-cheq.

El Banco Provincia incorporó la herramienta a su menú de banca Internet y en los dos primeros meses de funcionamiento ya adhirió a 4.270 empresas. En la entidad explicaron que el Sistema “garantiza la transparencia de la operatoria y les brinda a las pymes más tranquilidad y seguridad” y permite transferir las facturas o negociarlas en el Mercado de Valores a través de Provincia Bursátil.

El descuento de e-cheq representa el 30% del total financiado por el Programa Rectivación PyME, el plan de asistencia crediticia del banco estatal bonaerense. En 10 meses se descontaron 95.000 e-cheq por más de los $41.000 millones y ya superan a las operatoria con cheques físicos, ya que su uso es más simple y sin límites horarios. “Para potenciar aún más la colocación de este producto, el banco unificó durante mayo en 25% anual la tasa que le aplica a las pyme para el descuento de e-cheq. De esta manera, la tasa para documentos de hasta 90 días que estaba en el orden del 26,5% anual se redujo en 1,5 puntos porcentuales; mientras que para el tramo de 91 a 180 días, que tenía una tasa de 29,5%, el recorte fue de 4,5 puntos porcentuales. Tras el descuento, acreditamos el dinero en forma inmediata, algo que no todos los bancos hacen”, contaron a Infobae en el Provincia.

En el Banco Galicia, el e-cheq ya representa el 50% de la operatoria con cheques. “Mayo tuvo el récord de operaciones con 270.000 e-cheq emitidos por un total de más de $143.000 millones, y 182.000 depósitos por $82.000 millones. Este año la operatoria creció un 35% en cantidades de cheques y un 50% en el monto operado″, apuntó Roberto Lopresto, Product Owner de Cheques de la entidad, quien destacó el bajo nivel de rechazos por razones formales: 7 de cada 10 cheques rechazados en el caso del papel, solo 1 de cada 10 en los e-cheq. Con respecto a la FCEM, en Galicia todavía lo consideran en “etapa de difusión, pero con gran interés” por parte de las pyme.

Otro banco volcado a las pyme, Comafi, registró un fuerte aumento en la emisión de e-cheq, que pasó de 1.545 documentos en abril de 2020 a casi 12.000 un año después. “Este crecimiento se vio favorecido en parte a la pandemia que estamos viviendo que restringió la circulación y también a las funcionalidades que se fueron incorporando a lo largo del año que hicieron al producto más competitivo, fortaleciéndolo como un medio de pago seguro y de acceso 24x7 a través de nuestro eBanking”, comentaron en la entidad.

En BBVA explicaron que disponen de “una amplia gama de servicios vinculados a este medio de pago: desde su emisión individual y manual hasta la emisión automática de hasta 10.000 e-cheqs; el depósito en cuenta y en convenios de cobranza, la custodia de los e-cheqs posdatados, la cesión de e-cheqs en sus distintas variantes, el pago a través de nuestro sistema de pago a proveedores”. Agregaron que el crecimiento el uso del cheque electrónico durante la pandemia fue “astronómico” y que en abril pasado se emitieron 85.000 documentos por $30.000 millones. “Ningún otro producto tuvo semejante evolución. El efecto pandemia disparó toda la operatoria digital de la cadena de pagos y este producto en particular es la estrella del sistema bancario”, añadieron en BBVA.

A fines de mayo, el banco habilitó la posibilidad de adherir al Sistema de Circulación Abierta para que sus clientes pyme puedan “endosar, ceder y descontar la factura de crédito electrónica directamente desde una cuenta bancaria. Esto se puede hacer mediante el cobro anticipado de los créditos y de los documentos por cobrar emitidos a sus clientes y/o deudores, con los que hubieran celebrado una venta”.

 

 

* Para www.infobae.com

Te puede interesar