Remo: Atamañuk consiguió su pase a los Paralímpicos de Tokio 2021

multimedia.normal.8df0c6273b8d17dc.417269656c204174616d61c3b1756b20315f6e6f726d616c2e6a7067

El palista representante de la Escuela de Canotaje Córdoba Ariel Atamañuk obtuvo el 4° lugar en la Final A de VL3 200m (Canoa Hawaiana) en la Copa del Mundo de Hungría y aseguró la plaza olímpica Tokio 2020 para Argentina. 

De la Copa del Mundo de Szeged, Hungría, el equipo argentino de Canotaje regresa al país con el deber cumplido. Bajo el liderazgo del entrenador Alejandro Druziuk, Ariel Atamañuk, becado por la Agencia Córdoba Deportes, terminó cuarto en la Final A de los 200m. VL3 a solo 27 centésimas del podio. Además, completó una gran actuación con un octavo lugar en KL2 200m. a solo 3.75 segundos del ganador (el brasileño Fernando Rufino De Paulo). El objetivo estaba cumplido: había logrado una plaza en Tokio 2020 para nuestro país. 

 
 
Tras su cuarta participación internacional, Ariel describió sus emociones:  "Es una sensación enorme, muy lindo. Soñé tanto que llegue este día, soñé con una final A, pero con el condimento de logar la plaza para Argentina. Me pone muy feliz que en la línea de largada de Tokio va a haber un bote más con la bandera argentina, indistintamente quien lo lleve, el orgullo de haber conseguido esa plaza es enorme. Además, haber estado tan cerca del podio me da muchas más ganas de seguir trabajando. Lo acaricié, sé que no es imposible. Hay que seguir entrenando para lograr esas dos paladas más que me faltaron para el oro". 

A pesar de que no entró al podio, como fue el ganador de su carrera clasificatoria (logró el mejor registro de toda la qualy), Atamañuk obtuvo la plaza para Argentina. El atleta que utilizará ese lugar se definirá en un Selectivo Nacional, que se realizará en nuestro país. Claramente, Ariel tiene grandes chances de ocupar ese lugar. 

Vale recordar que la Selección Argentina ya tiene una plaza en KL1 200m, obtenida por Lucas Díaz Aspiroz en el Mundial de 2019, y el propio Díaz es quién estará en Tokio. 

Misionero de nacimiento, pero cordobés por adopción, eligió Jesús María para vivir y después de un accidente automovilístico, tomó al deporte como forma de vida. Hoy está cada día más cerca de cumplir con uno de sus grandes sueños: ser deportista olímpico. 

Fuente: Via Cordoba

Te puede interesar