No los une el amor

OPINIÓN 27 de abril de 2021 Por Gabriela Pepe*
Fernández y Larreta iniciaron un minué de gestos para reactivar el trío con Kicillof ante el temor de un colapso sanitario. Por abajo, sigue la bronca.
1619478561389

En el comienzo de la semana del vencimiento del último decreto presidencial que estableció restricciones por la segunda ola de Covid-19, la Casa Rosada le abrió nuevamente la puerta a un entendimiento con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aunque la relación sigue tensa y este lunes tuvo un nuevo contrapunto por la provisión de vacunas a la Ciudad.

“Para sobrellevar mejor ese tiempo difícil, olvidémonos de las diferencias”, propuso al mediodía el presidente Alberto Fernández en un acto en Merlo. Dos horas después, Rodríguez Larreta recogió el guante y le respondió, vía Twitter. “Tenemos la convicción de que la mejor manera de hacerlo es coordinando esfuerzos y consensuando medidas con el Gobierno nacional y el de la Provincia de Buenos Aires”, dijo el jefe de Gobierno porteño.

Hasta entonces, en la Casa Rosada reinaba el malestar con la Ciudad. Por la mañana, durante una reunión virtual con la mesa nacional de Juntos por el Cambio, Rodríguez Larreta había afirmado que se había quedado “sin vacunas” para avanzar con la inmunización en la Ciudad. En Balcarce 50 no tardaron en reaccionar y aseguraron que, ante las declaraciones del jefe de Gobierno, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se comunicó con su par de la Ciudad, Fernán Quirós, y le hizo saber que no tenía “ningún pedido ni aviso” por parte de la administración porteña a ningún área de la Nación planteando una supuesta falta de vacunas.

“Llamativamente se olvidaron de hacer las cosas como se hacen siempre”, dijeron en la Casa Rosada, donde afirmaron que el plan de vacunación en la Ciudad está garantizado con la distribución de más dosis que habrá en los próximos días. Ante la consulta de Letra P, fuentes de Salud de la Ciudad afirmaron que habitualmente es el Gobierno nacional el que avisa que tiene dosis disponibles para repartir antes de enviarlas. El cruce fue una nueva muestra del momento crítico que atraviesa la relación entre las dos jurisdicciones, mientras sigue en ascenso la curva de contagios de coronavirus.

El diálogo quedó roto desde que, el miércoles 14, el Presidente anunció, por su cuenta, la suspensión de la presencialidad escolar en el área metropolitana de Buenos Aires. El jefe de Gobierno respondió con la impugnación del decreto de necesidad y urgencia ante la Corte Suprema. La reunión que mantuvieron el viernes 16 en la Quinta de Olivos no trajo soluciones. El conflicto escaló con el desacato de la Ciudad a la medida.

Desde entonces, la relación entre las dos jurisdicciones quedó limitada al diálogo entre el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero, y su par de la Ciudad, Felipe Miguel, y los contactos entre el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. El Presidente y Rodríguez Larreta no volvieron a hablar. 

Este lunes, después del cruce por las vacunas, Rodríguez Larreta buscó tender un puente con sus declaraciones en Twitter. En la Casa Rosada entendieron que fue una forma de empezar a allanar el camino a un diálogo que tendrá que darse, tarde o temprano. “Ahora retroceden porque se enfrentan a un colapso sanitario. Hace 12 días que les venimos advirtiendo lo que va a pasar”, dicen en Presidencia. En paralelo, el Gobierno nacional comienza este lunes una nueva tanda de reuniones para evaluar la situación epidemiológica. La primera tiene como participantes a Cafiero, Vizzotti, y otros funcionarios con expertos y especialistas. Luego llegará el contacto del Presidente con gobernadores y gobernadoras para evaluar la situación de la segunda ola en todo el territorio antes del dictado del nuevo decreto, que empezará a regir a las cero del próximo viernes.

 

 

* Para www.letrap.com.ar

Te puede interesar