Multitudinario reclamo en Israel en contra del gobierno de Netanyahu

jar

Israel está en estado de ebullición, gran parte de su población no está dispuesta a permitir el avasallamiento a las libertades y al estado de derecho de la única democracia verdadera de Medio Oriente.

La clase media israelí está sumamente disconforme con el actual gobierno de Benjamin Netanyahu, pero más allá de las diferencias políticas, lo que se le reclama al premier judío es que desde que asumió, está intentando romper con las reglas de juego en un  claro intento por tratar de beneficiarse e impedir que la justicia pueda actuar libremente y sin condicionamientos en causas que lo involucran personalmente,

Las alianzas que Netanyahu se vio obligado a realizar para formar gobierno están siendo seriamente cuestionada por esa clase media que entiende que es el motor productivo del país y no está dispuesto a soportar el avasallamiento a las libertades y al estado de derecho.

Se estima que unas 300 mil personas se manifestaron este sábado en Israel por décima semana consecutiva contra un proyecto de reforma judicial que trata de aprobar la actual coalición gobierno y que genera incluso tensión internacional porque ven como una amenaza para la democracia.

La coalición de partidos de derecha y ultraderecha formada en diciembre por el primer ministro Benjamin Netanyahu se prepara para pisar el acelerador del proceso legislativo el domingo.

Desde la oposición aseguran que con esta reforma se busca reducir la influencia del Poder Judicial en beneficio del poder político, amenaza la separación de poderes y el carácter democrático de Israel.

Sin embargo, Netanyahu y su ministro de Justicia, Yariv Levin, consideran en cambio que esa reforma restablecerá un equilibrio de fuerzas entre los legisladores y la Corte Suprema, a la que ven como una institución politizada.

Como en las últimas semanas, la manifestación principal tuvo lugar este sábado en el centro de Tel Aviv adonde, según los medios hablaban de cerca de 100 mil personas acudieron con banderas blancas y azules.

En las ciudades de Haifa (norte) y de Beersheba (sur) se batieron récords de participación, con 50.000 y 10.000 personas respectivamente, según los medios.

La policía no comunica sobre el número de manifestantes en este país de nueve millones de habitantes.

El presidente de la comisión de leyes del Parlamento, Simcha Rothman, tiene previsto realizar audiencias sobre el proyecto desde el domingo hasta el miércoles con vistas a respetar el calendario establecido con el ministro de Justicia.

El Ejecutivo, el más derechista de la historia del país, desea aprobar los principales puntos de la reforma antes del 2 de abril.

El jueves pasado, los sectores opositores a la reforma llevaron a cabo una jornada de protestas con cortes de autopista y principales accesos en la región centro de Israel durante unas dos horas. Incluso bloquearon la ruta de acceso al aeropuerto internacional Ben Gurion.

Ahora, los organizadores de la protesta anunciaron este sábado que el miércoles intentarían interrumpir la salida del país del primer ministro Netanyahu, quien tiene previsto viajar a Berlín. La medida es similar a un intento de impedir su viaje a Roma este fin de semana, cuando los autos que circulaban a paso de hombre obstruyeron los accesos al aeropuerto. Esto obligó al primer ministro a tomar un helicóptero hasta el aeropuerto.


 
ja

jar

Cordobeses residentes en Israel se manifestaron en contra del giro a una casi extrema derecha del gobierno de Benjamín Netanyahu

jar

Los israelíes protestaron en forma pacífica, con la alegría de la libertad, pero en forma enérgica

Al culminar las protestas de este Sábado, muchos auguran un final abrupto del premier Benjamin Netanyahu, aunque otros no son tan optimistas y piensan que la oposición está disgregada y no tiene la fuerza necesaria para imponer condiciones.

Un momento no habitual se vive en Israel, un país acostumbrado a recibir los ataques de los palestinos y de muchos de sus vecinos. Hoy la sociedad israelí está dividida y una grieta la está surcando, una grieta que será difícil de sellar en el corto plazo y que dibuja un signo grande de interrogación en el futuro político de un Estado que no está acostumbrado a este tipo de desavenencias tan marcadas entre sus ciudadanos de origen judío.

Te puede interesar