Carlos III hereda un Reino Unido con tensiones territoriales y menos influencia en el mundo

EDUCACIÓN 11 de septiembre de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
14927020142404

Elegir una carrera universitaria, barruntar futuros profesionales exitosos, siempre ha sido un proceso vital lleno de incertidumbres, una disyuntiva entre la vocación y la bocación (de “boca”, de comer…) marcada por el miedo a elegir la vía equivocada. La velocidad de cambio actual provocada por la cuarta revolución industrial hace aún más difícil tomar con seguridad decisiones de futuro. Tecnologías como la inteligencia artificial (IA), la automatización y la biotecnología están transformando por completo el mundo del empleo. Las máquinas harán innecesarios ciertos perfiles laborales y emergerán nuevas áreas de especialización. ¿Pero cuáles? ¿Cuándo? ¿Cómo subirse a esa ola?

“Mucha gente joven me pregunta hacia qué perfiles deberían orientarse y tengo algunas buenas recomendaciones”. Olivier L. de Weck es profesor del Programa Apolo de Astronáutica e Ingeniería de Sistemas del Instituto de Tecnología de Massachusets (MIT, por sus siglas en inglés) y un auténtico gurú en lo que se refiere al futuro de la tecnología y sus consecuencias, así que son muchos los que buscan en él respuestas a las grandes preguntas sobre la elección de profesiones.   

“Suelo recomendarles la robótica, el Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), la biotecnología… Son las áreas de crecimiento de cara al futuro y los jóvenes que entren en esas nuevas áreas serán competentes y valiosos”, explica el que fuera también director de Planificación Tecnológica de Airbus. 

La mayoría de los análisis sobre cuáles van a ser las profesiones del futuro suelen apuntar en direcciones muy similares a esa. Lo confirman informes como Trabajos del Futuro, elaborado por el Foro Económico Mundial. La especialización en las casas, ciudades y medios de transporte inteligentes, la transformación digital y el marketing online, la Inteligencia Artificial (IA)… Todos ellos se repiten como una apuesta segura. Entre muchos casos, su éxito tiene que ver con que serán muy transversales a todas las industrias y ámbitos de la vida humana.

Una circunstancia que se da también en el terreno de la sostenibilidad. Todo será digital y todo será sostenible, así que la demanda de perfiles vinculados con esos dos vectores va a crecer exponencialmente en los próximos años. 

 

EL ‘BOOM DE LA SOSTENIBILIDAD’
 

Ya en 2018, la Organización Internacional del Trabajo publicó un informe titulado Greening the Jobs en el que estimaba que la implementación de las medidas marcadas por el Acuerdo de París para limitar el calentamiento global a dos grados al final del siglo supondría la creación de 24 millones de puestos de trabajo hasta 2030. Sólo los seis millones de nuevos empleos relacionados con la adopción de una economía circular que vaticinaba dicho informe compensarían los seis millones de puestos de trabajo que podrían desaparecer como consecuencia de la transición ecológica.

"La economía circular requiere, generalmente, de un equipo multidisciplinar. Los científicos se encargan de seleccionar las tecnologías más eficientes”, explica Ignacio Fresneda, del área de Personas y Organización de Transformación Industrial y Economía Circular de Repsol. “Suelen ser químicos, ingenieros, biólogos, expertos en materiales… que, junto con ingenieros industriales, ingenieros químicos e ingenieros de procesos, adaptan esas tecnologías y las integran en nuestros procesos actuales”, especifica.

En todo caso, este experto aclara que, más que nuevos perfiles, “la economía circular va a demandar formaciones específicas enfocadas en negocios incipientes como el hidrógeno renovable, expertos en nuevos materiales, ingenieros de nuevas energías o informáticos de big data”. 

El otro gran yacimiento de empleo vinculado a la sostenibilidad tiene que ver con el creciente peso de las renovables. El mencionado estudio de la OIT hablaba de un crecimiento del 11% en los puestos de trabajo relacionados con estas fuentes de energía entre 2018 y 2030, lo que supondría 5 millones de nuevos empleos. “La cantidad de teravatios que necesitamos generar a partir de fuentes solares, eólicas, geotérmicas o maremotrices requerirá grandes inversiones y mucha gente para instalar, mantener y monitorizar toda esa infraestructura”, confirma De Weck. 


 


Lo cierto es que, tanto las renovables como el resto de vertientes de la transición energética van a provocar un florecimiento de nuevos perfiles y especializaciones profesionales que supondrán una gran oportunidad laboral. 

Pormenorizar las diferentes especialidades y facetas de este sector permitiría alargar la lista tanto como se quisiera, pero los tipos de perfiles se pueden englobar en cinco grandes bloques.

 

INGENIEROS E INVESTIGADORES
 

Son los perfiles de ingeniero e investigador que tienen que ver con el desarrollo en el laboratorio de combustibles de baja o nula huella de carbono, con la implementación de infraestructuras energéticas cada vez más eficientes y la construcción de centrales solares, parques eólicos… También se podrían englobar en este apartado los perfiles investigadores vinculados con la búsqueda de materiales cada vez más sostenibles o nuevas técnicas de reciclado y aprovechamiento que permitan avanzar hacia una economía circular.  

“Repsol está analizando más de 40 tipos de residuos y tecnologías para asegurar la producción de biocombustibles avanzados y materiales petroquímicos circulares”, plantea Fresneda, que enumera algunos ejemplos de esa línea de trabajo como “la producción de combustibles de baja huella y materiales circulares a partir de aceite de pirólisis procedente de plásticos de vertedero o la producción de biocombustibles a partir de aceites de fritura…”. Todo ello, según explica, desarrollado por “profesionales como científicos e investigadores, ingenieros químicos, de procesos, expertos en materiales...”

 

MARKETING Y GESTIÓN
 

Este segundo bloque engloba los perfiles vinculados con la gestión de las infraestructuras de energía renovable o la monitorización y el análisis de los datos que generan esas instalaciones. También con la definición de productos y servicios alineados con las nuevas exigencias derivadas de los objetivos de descarbonización y por la creciente conciencia medioambiental de los clientes. Así, en él se incluyen puestos como el de chief sustainability officer, green marketer, analista de sostenibilidad…  

 

CONSULTORÍA DE SOSTENIBILIDAD
 

Por supuesto, la sostenibilidad será el negocio principal de muchas compañías o marcará tanto su actividad que contarán con este tipo de perfiles en plantilla. En cambio, otras se limitarán a cumplir la normativa en relación con emisiones de CO2, reciclaje, eficiencia energética… por lo que preferirán contratar los servicios de consultoras externas que les ayuden a resolver esas cuestiones. 

De una forma u otra, serán necesarios perfiles de especialista o asesor en sostenibilidad como los que enumeran los diferentes listados de empleos con futuro en el terreno de la transición energética: especialista en recursos hídricos, gestor de proyectos de energía eólica, consultor de logística sostenible, controlador de huella de carbono…

 

PERFILES TÉCNICOS
 

También serán necesarios un sinfín de técnicos que se ocupen de la instalación y el mantenimiento de las infraestructuras de energía renovable, que asistan a los científicos en los laboratorios donde se desarrollan nuevos materiales o nuevos procedimientos de reciclado. 

“En el sector, en general, los perfiles de las disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son clave. Y no solo me refiero a formación universitaria; la formación profesional es fundamental en nuestro sector”, subraya Ignacio Fresneda. En esta categoría, las listas incluyen como trabajos del futuro puestos como el de técnico de generación de energía a partir de metano, técnico de aerogeneradores, de procesamiento de biofuels, recolector de deshechos y material reciclable…

 

OTROS PERFILES
 

 Por último, hay un bloque de empleos de futuro relacionados con la sostenibilidad que son especializaciones de disciplinas diversas que no tienen mucho que ver entre sí. Aquí se podría englobar a los educadores ambientales, a los eco diseñadores y eco constructores, a los gestores culturales especializados en sostenibilidad

En definitiva, la multiplicación de perfiles profesionales en este ámbito demuestra que la transición energética no solo nos ayudará a reducir el calentamiento global y minimizar el impacto de la actividad humana en el planeta. También puede ser una gran oportunidad laboral para millones de personas en todo el mundo.  

Fuente: El Mundo

Te puede interesar