Alberto Samid: “Tenemos la obligación de ganar en 2023, si perdemos no volvemos nunca más”

POLÍTICA 30 de abril de 2022 Por Facundo COTTET
UVT7BDXZ3RGYPIBXRVCTNKV5T4

“Perdoná, pasó una moto”. Alberto Samid (74) está en la calle. El empresario de la carne -El Rey de la Carne- recuperó la libertad el 13 de abril, según lo dispuso el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº1. Se encontraba bajo prisión domiciliaria, condenado por asociación ilícita y acusado de evasión impositiva. De eso no quiere hablar demasiado. “Ya lo voy a solucionar”, dice y carga contra la administración de Mauricio Macri. “No soy un preso político, soy un preso opositor. Me hicieron pagar algo que no debía, me hicieron cumplir una condena sin tenerla”, dice.

Del otro lado del teléfono, Samid no frena. Se pregunta, repregunta y contesta solo cuando se le pide una definición sobre la suba de precios, apura las palabras y se encarga de promocionar una y otra vez el asado que hará “para la militancia peronista” este domingo 1 de Mayo para festejar el Día del Trabajador. Será en la estancia La Maru, en Cañuelas, una chacra de su propiedad. Aclara que desde el gremio de la carne le donaron lo que irá a la parrilla - “chorizo, asado, de todo”- y que “con 30 compañeros pusimos plata para el pan y la bebida”. Lanza algunas líneas políticas al interior del peronismo y la acción urgente que debe tomar el Gobierno: retenciones cero para el campo y regulación impositiva en el resto de los recursos, sobre todo en la producción del litio. Apunta a Elon Musk. “Se lleva todo el litio nuestro”, dice sobre el nuevo dueño de Twitter. Explica que su preocupación, y que por eso hace el asado, es la falta de unidad con un diagnóstico: “Si perdemos en 2023 no volvemos nunca más”.

-¿Cuál es el objetivo del asado por la unidad peronista que organizó?

-Muchas razones. La primera es vernos los peronistas hace tres años que no nos podemos ver, debido a esta enfermedad. Festejamos el primero de mayo, el Día del Trabajador peronista, hacemos un cabildo abierto. Cada uno se expresará sobre qué pasa y qué piensa, porque la mayoría pensamos que nosotros así somos boleta.

-¿Por la elección del año que viene lo dice?

-Sí, somos boleta.

-¿Por qué?

-Porque arriba no hay unidad. Esto es un asado de la unidad y queremos demostrar que desde abajo, la militancia está unida y arriba hay un quilombo bárabaro. Vamos a demostrar que abajo estamos unidos y hacer un cabildo abierto para que todos se expresen y que cada uno dé su opinión.

-¿Cree que el peronismo va a perder la elección del año que viene?

-Sí seguimos así, sí. Uno en una elección puede ganar o perder, pero si en esta elección perdemos la provincia de Buenos Aires y la Nación no volvemos nunca más. Esto lo digo desde una experiencia de una vida de militancia. Va a ser la primera vez que un partido va a tener el 100% del poder. Van a tener las dos Cámaras, la Nación, la provincia de Buenos Aires, el poder mediático y el poder judicial. Al que diga Perón lo van a meter preso. Nunca nadie tuvo tanto poder.

-Pero desde el 2015 al 2019 gobernó Cambiemos en la provincia de Buenos Aires y en la Nación.

-Pero es distinto porque ahora tienen la experiencia. Nos metieron en cana y volvimos, ahora tienen mucha más experiencia. Es más, en la próxima no nos mandan en cana, nos mandan al paredón. Tenemos la obligación de ganar esta elección, hay que dar un vuelco de 180 grados.

-¿Mantiene diálogo con alguien del Gobierno?

-No. Los de arriba cuando están arriba se encierran entre ellos, hablan con quince y no hablan nada más con nadie y no saben realmente lo que pasa. No hablan con la gente y con los pocos que hablan les venden pescado podrido. Estamos muy desilusionados porque nosotros los militantes pintamos las paredes, hacemos la elección, fiscalizamos y después estos tipos no te atienden más el teléfono.

-¿Nadie lo llamó?

-No, no me llamó nadie y yo no llamé a nadie tampoco. Cuando vos estás en un partido y tenés un problema judicial, lo tenés que arreglar vos. No tenés que llamar a nadie porque comprometés. A mí me pusieron cana por militante, por ser muy opositor con Macri. No soy un preso político, soy un preso opositor. Me hicieron pagar algo que no debía, me hicieron cumplir una condena sin tenerla. Estoy como Mauricio Macri que tiene doscientas causas y no tiene condena firme. Yo cumplí la condena sin tenerla. Pero eso son cosas mías que las voy a arreglar.

-¿Y el cabildo abierto del que habla tendrá alguna definición?

-Sí, vamos a elaborar un documento y vamos a decirle a la dirigencia: nosotros los militantes pensamos esto, esto y esto. Se le va a dar el micrófono a cada uno y yo voy a decir algunas cosas porque así cómo estamos somos cartera, ¿viste cómo es?

-Usted pidió competir en la interna del Partido Justicialista bonaerense que consagró a Máximo Kirchner, ¿quedó enojado por no haber podido participar?

-Nos presentamos y dijeron que los avales nuestros no servían y los que no servían eran los avales de ellos, pero bueno ya está. Ya fue. Lo mismo le hicieron a Alberto Rodríguez Saá, cuando él presentó tres veces más avales que la otra lista. Hay un poco de egoísmo de parte de algún sector del peronismo. Tal es así que perdimos la elección del año pasado por egoísmo, por no compartir las boletas. Fuimos con un solo candidato por no hacernos participar y nos mataron. Si hubiéramos puesto a la piba -Victoria Tolosa Paz- que sacó el 33% y hubiéramos puesto al intendente de Lomas de Zamora -Martín Insaurralde-, al de San Martín, a Sergio Berni, a Daniel Scioli, sacábamos más del 50%.

-¿Se armaron mal las listas legislativas?

-Nos equivocamos. Lo más importante en una elección es el jefe de campaña. Pusimos un jefe de campaña que nunca estuvo en una boleta y que aparte no tenía tiempo para nada. El jefe de campaña tiene que tener mucha experiencia y mucho tiempo.

-¿Está hablando de Santiago Cafiero?

-Sí. No advirtió que en la sociedad había un sector muy grande que no quería saber nada ni con Macri ni con nosotros. Ellos se dieron cuenta y pusieron testaferros. Pusieron tres o cuatro en cada lado.

-Es decir una PASO

-Claro, la gente decía “yo no voto a Macri, ni al peronismo, voto a Manes”, pero Manes a las seis de la tarde le subió los votos a Macri y se abrazó con Santilli. Lo mismo pasó en Capital con López Murphy. Pusieron tres o cuatro en cada lado. En la provincia sacamos el 33% y Santilli, que se la daba de gran campeón mundial, sacó el 22% y después se fue arriba. ¿Qué pasó? no pusimos un jefe de campaña con experiencia. Tiene que tener experiencia no solo electoralmente, sino de lo que pasa en el país, cómo está la gente, qué piensa. En la elección que perdimos con Scioli en 2015 pasó lo mismo, pusimos jefe de campaña a Alberto Pérez que nunca estuvo en una boleta y no tenía tiempo para nada. Tiene que ser alguien que haya tenido mucha experiencia, muchas elecciones y que tenga mucha calle. Eso es lo que pienso yo, no soy dueño de la verdad.

-¿A quién votaría el año que viene?

-Al que diga que nosotros tenemos que ir a buscar la renta del litio, la pesca, la minería, el petróleo, el gas y dejar tranquilo el campo, ese va ser mi candidato. Hasta ahora no escuche a nadie decir eso.

-¿Qué le parece la gestión de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires?

-Gracias a Dios es un tipo recontra decente y le va a ir bien. Lo que pasa es que las políticas nacionales no acompañan. Al no ir a buscar los dólares dónde están, el gobierno tiene que emitir, emite inflación y los precios suben.

- ¿Cómo ve la interna del Gobierno y la avanzada de un sector del Frente de Todos contra el ministro de Economía, Martín Guzmán?

-Hay un sector que no lo quiere a Guzmán, pero para mí el problema no es Guzmán. El problema es otro, tiene que ver con la distribución.

-Pero forma parte de la política económica

-Pero mañana se arreglan Alberto con Cristina y estamos siempre igual. Es una excusa de que la culpa la tiene fulano o mengano, el problema pasa por otro lado. Nosotros le estamos errando al diagnóstico. Ese es el problema que tenemos. Cuando hay guita que sobra o falta ¿a dónde vamos? a la agricultura, al campo ¿y cuándo nos vamos a meter con la minería, con el litio, con las pesca, con el petróleo, con el gas? nos hacemos los boludos...el litio cuando vendíamos hace 10 años estaba a 4.400 dólares la tonelada. El litio subió 19 veces, 72 mil dólares vale ahora la tonelada. ¿Quién se la está llevando?, ¿cómo no vamos a negociar de nuevo eso? Lo que nosotros vendemos más caro es la soja a 640 dólares la tonelada, el litio está 72 mil dólares. Con Vaca Muerta estaba 43 dólares el barril, hoy pasó los 100 dólares, ¿quién se la lleva?, ¿cómo no vamos a negociar de nuevo? Hay que armar un Ministerio de la Riqueza.

-¿Y cuáles serían sus funciones?

-Saber cuánto se lleva el de la minería, el de la pesca, el del litio, el del petróleo, el del gas y llamar empresa por empresa para decirle: a partir de ahora fifty fifty, se terminó el que te llevas el 100%.

-Ahora el Gobierno anunció el proyecto de renta inesperada.

-Lo veo mal porque la renta extraordinaria siempre va a la agricultura, mejor vamos a sacarle la renta extraordinaria al litio. Si vos me decís que se la vas a sacar a los que se llevan el litio, el petróleo, el gas me parece formidable. Pero terminemos con hincharle las pelotas al campo, terminemos de una vez por todas. Eso juega en contra nuestra, el campo es el único que pone. Si tuviéramos una sola riqueza que se la banquen, pero nosotros tenemos litio que es extraordinario. El que se lleva el litio de acá el otro día compró una empresa por 44 mil millones de dólares. ¿Sabés qué empresa es, no?

-Sí.

-Bueno, Twitter. ¿Y de dónde se la lleva?, de acá. La empresa que más factura en el mundo en agricultura se llama Cargill ¿y de dónde se lleva? De acá. Tenemos que negociar otra cosa. Dejémoslo tranquilo a los del campo, no le saquemos un mango más.

-¿Estuvo a favor del tractorazo que se llevó adelante la semana pasada?

-Tienen razón. No puede ser lo que hace el Gobierno. Le paga a la producción el 50% de lo que vale el dólar. Uno exporta y no le pagan en dólar de 200 pesos. Encima a la soja le cobran el 33% de retenciones, es un abuso total. El Gobierno tiene que tener retenciones cero. Cuando alguien exporta tienen que pagarle el valor de lo que vale el dólar en ese momento, eso de tener tres cuatro dólares. No sirve para nada, incentiva el contrabando. Necesitamos producción, el mundo necesita la comida nuestra porque el granero de Europa está en guerra, necesitan todo de lo que nosotros tenemos. Si vos le pones retenciones cero y se le paga lo que vale el dólar, se triplica la producción y el gobierno se va a llenar de dólares.

-Usted fue llamado el Rey de la Carne ¿cómo analiza la suba de precios en los alimentos y qué se debería hacer?

-Poner un salario mínimo de mil dólares, doscientas lucas. Si le ponés doscientas lucas a un jubilado y de ahí para arriba ya estás. Con los salarios que hay ahora cualquier alimento es caro. Uno compara los precios de los alimentos en los países limítrofes y todo vale el doble, entonces la mercadería no es que esté cara acá, los salarios están baratos. Nosotros somos más ricos que los gringos y los gringos ganan 1200 dólares promedio. Los salarios acá son de 200, 300 dólares. Ese es el problema. Cualquier sindicalista que no pida 200 mil pesos por mes, cómo mínimo, es un traidor a su gremio. El único que veo que pide el 80% es Hugo Moyano.

-¿Cómo se lleva con los gremios?

-No me llevo mal, pero estoy disconforme porque no pelean por la gente. Los salarios no tienen que estar por debajo de 200 mil pesos. Cuando a un empresario le sube la prima no dicen nada, pero cuando tienen que subir los salarios pegan el grito en el cielo. Acá todavía existe la idea de Patrón Costa… en otra época cuando estaban los conservadores la gente andaba descalza y creen que los empleados tienen que andar descalzos o en chancletas y los empresarios están equivocados porque hoy somos otro país, somos casi 50 millones de habitantes. Acá sube todo y no suben los salarios.

Fuente: Infobae

Te puede interesar