El desgarrador ruego de un niño de 9 años que sufre bullying

NACIONALES Por
El pequeño le expresó a su mamá que "se quiere ir al cielo con Dios". Desde hace tres años sus compañeros lo hostigan a diario.
índice

Un nene de nueve años de Río Gallegos, en Santa Cruz, le dijo a su mamá que “se quiere ir al cielo con Dios” para no sufrir más bullying en el colegio.

Belén, hizo pública la situación en las redes sociales luego de que el pequeño le expresara este ruego, y ya cansada de una falta de solución desde la escuela. 

“Esto viene desde hace tres años, empezó en primer grado. Le sacaban cosas de la mochila, les rompían cosas y a medida que pasaba de grado la violencia se fue incrementando”, contó Belén, la mamá del pequeño, a Cadena 3.

Desde entonces dio aviso en la escuela, donde no le brindaron una solución y aunque ya decidió cambiarlo de colegio no encuentra vacantes, ni en instituciones públicas o privadas.

El año pasado le cortaron el guardapolvo, el pelo, le sacaban cosas de la mochila, el hostigamiento es diario, llegaba llorando, lo insultaban y es impresionante lo que le han hecho. Solamente me dijeron que iban a citar a los papás y ahí quedaba todo el tema
La situación llegó a un extremo cuando un día su pequeño le manifestó a su mamá que se quería ir con Dios para no sufrir más en la escuela: “Estábamos mirando tele y me dice mamá, te puedo decir algo y ahí me dijo ‘me quiero ir con Dios para no sufrir más en la escuela’”.

La mujer señaló que ya había denunciado ante las autoridades educativas que tres compañeros le habían pegado en el baño, pero nunca les pusieron una amonestación o les hicieron un llamado de atención y ante eso cuestionó: “Hoy nos encontramos con un nene de nueve años que cree que la solución es irse con Dios”.

Para preservarlo de esta situación, el niño que ahora permanece en su casa y según contó Belén “está triste” porque no entiende el por qué tiene que ser él, el que no vaya al colegio si no es el culpable.

María Zysman, psicopedagoga y presidenta del equipo de Diagnóstico, Prevención e Intervención Libres de Bullying, dijo a Cadena 3 que cuando uno no encuentra una solución desde el colegio, lo mejor es cambiarlo.

“Lo mejor es que no vaya a esta escuela, aunque la razón la tiene el niño que se portó bien, pero cuando una relación hace daño tenemos que enseñar que nos tenemos que ir, no porque el otro tenga razón, sino porque me quiero y me protejo”, indicó.

“A veces lo mejor es preservarse y aprender que de las malas relaciones uno tiene derecho a irse”, remarcó.

Sobre cómo se aborda esta situación en las escuelas advirtió que si bien en algunos aspectos sí se avanzó, “lamentablemente las ejecuciones toman registro cuando la situación es grave y desde ese lugar se puede tomar más conciencia”.

El bullying aparece en la escuela porque son situaciones del reflejo de una sociedad y los chicos repiten conductas que ven en nosotros: padres, docentes, funcionarios
“Tenemos que recorrer un camino enorme. En estos años, se habla, se entiende, pero todavía se sigue pensando que quien es víctima tiene que cambiar para que lo quieran, lo acepten o lo integren y eso es un error gravísimo”, enfatizó.

“Tenemos que poner foco en una sociedad de espectadores pasivos que somos, donde vemos a alguien que no tiene y festejamos ese desequilibrio de poder”, recomendó.

Por otra parte, comentó que en los talleres donde se trabaja con chicos que hacen bullying, al finalizar son autocríticos, piden perdón. No obstante, no sucede lo mismo con los padres o docentes, quienes se culpabilizan mutuamente y de este modo avalan que estas situaciones surjan.

Finalmente dijo que “el bullying tiene que ver con el hostigamiento y no se puede esperar tres años para que un ministerio considere la situación” porque “ante la demanda de la familia tiene que empezar un proceso de búsqueda de lo que pasó”.

“No se trata de hacer un castigo, pero sí exigir que se investigue y si no puede estar ahí en esa escuela tiene que tener una vacante en otro lado”, agregó.

Como consejo a los papás dijo que tienen que estar atentos a los cambios de conducta de los chicos, porque a veces lo dicen y otras lo hacen a través de la mirada, de la cuestión física pero indicó que “ningún signo sólo nos da la seguridad de que esto sucede por bullying”.

“Cuando nuestro hijo no es más el que era tenemos que considerar que algo está pasando y tenemos que acercarnos a la escuela porque esto lo vemos mal, algo nos pasa y tenemos que exigir una devolución porque esa angustia tiene que ser contenida”, subrayó.

Fuente; Cadena 3

Te puede interesar