El Gobierno ultima oferta de canje de deuda por $1,7 billones para la próxima semana

ECONOMÍA 05 de noviembre de 2022 Por Carlos Lamiral*
ministerio-economia-hacienda

En el mercado suelen usar la expresión “patear la lata para adelante” cuando una empresa o un gobierno trata de postergar vencimientos de deuda. Al poco tiempo la lata vuelve a aparecer en el camino. Tal vez haya algo de eso la semana próxima. El Ministerio de Economía procurará resolver el problema de los vencimientos de deuda en pesos de noviembre y diciembre, que suman alrededor de $1,7 billones. Según le adelantaron a Ámbito fuentes oficiales, entre el miércoles o jueves próximo lanzará al mercado una propuesta de canje de deuda por una serie de instrumentos financieros que se están por definir en las próximas horas.

Previo a ello, informaron a este medio en el Palacio de Hacienda, se realizará este lunes una licitación “chica” de deuda en pesos, con un menú de letras que también se está por definir. Esta operación se constituirá en un verdadero testeo del ánimo del mercado, que en las última semanas está dando señales de agotamiento a la deuda pública en moneda nacional.

El Gobierno tendría una parte del problema resuelto antes de comenzar la operación. Se estima que un 60% de las letras y bonos en pesos que expiran hasta fin de año están en manos de organismos y agencias del propio sector público, lo cual garantiza la aceptación que formule el Palacio de Hacienda.

Debido al canje que hubo en agosto, que postergó vencimientos hasta octubre, el mes pasado el nivel de compromisos que tenía que atender el Tesoro era bajo y estaba en su mayoría en manos privadas. Pero aún así no pudo lograr una gran colocación. La tasa de refinanciación según estimaciones privadas, fue del 104%, el nivel más bajo del año.

Por otro lado, el nivel de tasas de interés que está teniendo que pagar el Ministerio de Economía para conseguir financiamiento es cada vez más alto. El problema es el siguiente: hay una fuerte acumulación de vencimientos con deuda indexada, tanto por inflación (CER) como por bonos duales o atados al dólar. Se estima que entre julio y septiembre de 2023 el nivel de compromisos alcanza al 3,5% del PBI. Si hubiera algún evento disruptivo en el marco del año electoral, podría impactar severamente en las cuentas públicas.

De ahí que la estrategia de la Secretaría de Finanzas es tratar de mudar hacia letras de tasa fija, las Ledes. En ese caso, una letra de ese tipo con vencimiento a febrero pasó de pagar en la primera semana del mes pasado 114% efectivo anual a 117% en la segunda licitación. Desde la última colocación realizada por el exministro Martín Guzmán el costo subió 45 puntos y desde la última de Silvina Batakis, 26 puntos. Como el nivel de financiamiento neto que logró en octubre el Palacio de Hacienda fue bajo, con un déficit fiscal estimado de unos $180.000 millones, no quedó otra que comenzar a usar el colchón de pesos que vino acumulando hasta acá el Tesoro. Equilibra estima que en el Banco Central hay depositados $880.000 millones.

Por lo pronto, en el primer llamado del lunes 7 de noviembre se espera que la Secretaría de Finanzas termine de definir la oferta para la conversión que tendrá lugar un par de días después. El mercado, en rigor, está demandando instrumentos a 2023 y está renuente a pasar la barrera de 2024. Sigue habiendo desconfianza en relación a que un cambio de signo político derive en una nueva reestructuración. Los instrumentos que se ofrecieron en el canje de agosto fueron los bonos duales, que cubren a los tenedores tanto por una devaluación como contra la inflación. Si bien la tasa que pagaron era baja, se permitió a los bancos usarlos para encajes ante el Banco Central, lo que generó una buena recepción.

En las próximas horas el Ministerio de Economía comenzará a definir el detalle de la operación tras consultas a referentes de los mercados y los bancos. El principal interrogante es el plazo de los títulos que pondrá sobre la mesa.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar