El cordobés coleccionista de camisetas de Caniggia incorporó dos nuevas perlas del "Pájaro"

multimedia.normal.80b5d2b99bbc56d6.576861747341707020496d61676520323032312d31322d32322061742031322e5f6e6f726d616c2e77656270

“Tengo 24 camisetas originales de Caniggia..."

Y cuando lo expresa se emociona. Claudio Paul Caniggia no es alguien más para él. Leandro Fowler lo admira desde niño, cumplió su sueño de conocerlo y demostrarle ese fanatismo. Pero no sólo eso, es el máximo coleccionista de camisetas del “Pájaro”.

 “Claudio Paul Caniggia es el mejor delantero de la historia del fútbol argentino, arriba de Kempes. Me podrán criticar o lo que fuere. Pero si hoy Caniggia jugará al futbol, sería como tener a Mbappe, ya que son muy parecidos. Es el único jugador contemporáneo con la misma velocidad que el ‘Cani’. Además, tenía un exquisito pie derecho. Podía jugar como único delantero. Un adelantado a su época. Todos los entrenadores querían tener a Caniggia en sus equipos, en sus selecciones. Y con las camisetas siento que tengo una parte de él. Su ADN está en la mayoría de mis camisetas. Su hermosa firma, sus dedicatorias. Cani escribía y firmaba divino. Tiene una letra divina. Son obras de arte”, le expresó Fowler a LA NUEVA MAÑANA. No más palabras, su fanatismo es mayúsculo.

Hace unas semanas incorporó a su invaluable colección dos perlitas: la camiseta que Caniggia usó en el primer tiempo ante Brasil en el Mundial de Italia ’90 y la casaca que usó, también en el primer tiempo, ante Nigeria en la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994.

 "Cani era el jugador del pueblo, el jugador de la gente. Tanto River como Boca lo representan. Indudablemente creo que se merece estar en el top 5 de mejores jugadores argentinos de todos los tiempos", sostuvo en el diálogo con LA NUEVA MAÑANA.
A propósito, contó: “Con esa camiseta hizo los dos goles y se le salió la felpa de adelante por el roce con un jugador nigeriano. Al festejar el segundo gol se le terminó saliendo por completo y quedó el recuadro del número 7 en felpa”.

Siempre detallista y atento a cada cosa para verificar la identidad.

En ese marco, sobre estas dos recientes adquisiciones, Fowler explicó: “Ambas camisetas tienen particularides que las distinguen de las camisetas que en aquel entonces se vendían en las casas de Deportes. De hecho, en el ‘90 no hubo camiseta para que la gente compré, en el ‘94 sí, pero las diferencias son notables”.

 Entonces, continúa con su explicación. “La camiseta del ‘90 es tela calada, es un sistema llamado Airtec° para que la camiseta sea lo más liviana posible. El talle 3 en este caso se usó en todos los primeros tiempos de cada partido de primera fase y octavos de final versus Brasil.  Ante Italia, en semifinal, todas eran talle 4. El talle se puede observar levantando la etiqueta del cuello”, detalla el coleccionista oriundo de Río Cuarto, pero radicado en Córdoba. 

 "Se tienen que escribir libros sobre Claudio Caniggia. Se tienen que hacer documentales, fue un tipo fuera de serie tanto dentro como fuera de las canchas."
 - ¿Cómo hiciste para corroborar que sean cien por ciento originales, usadas por Caniggia?

- Para identificar el partido hice algo que se llama photo match, que consiste en identificar detalles únicos de la camiseta tal cual fue usada en el partido. Se hace viendo rigurosamente la posición de los bastones celestes y blancos, posición del escudo de AFA, posición del Número 8, comparando con todas las fotos que hay (en éste caso internet) de cada tiempo y partido completo. Yo fui descartando hasta que coincidió al cien por ciento con la camiseta del primer tiempo versus Brasil... En cuanto a la camiseta del ‘94 fue mucho más sencillo porque tenía ya el dato de que era si o si de ese partido. Entonces confié... La del ’94, a diferencia de la del ’90, es que la tela es sintética. El número trasero es de felpa negra al igual que el material del número de la camiseta de Italia 90; se introduce el apellido. En este caso hubo dos tipografías distintas tanto en diseño y material. En el partido ante Nigeria, ambos tiempos y en los primeros tiempos, ante Bulgaria y Rumania se utilizó un felpa gruesa que no se adhirió perfectamente a la camiseta, incluso esta misma felpa se utilizó en el número de adelante. En el caso de la camiseta de Caniggia se despega casi completamente debido a la textura de este material y falta de calor a la hora de estamparlo. El diseño de las letras es angosto y alto y es bien grueso. Su color es aún más negro que el número 7.

 - ¿Le avisaste a Caniggia que las conseguiste?

- Aún no lo hice.

- ¿Pero seguís teniendo contacto con él?

- Nos comunicamos mayormente a través de Sofia, su pareja. Ella por pedido de Claudio me había solicitado hace unos meses, una foto mía con todas las camisetas de la colección. No lo hice porque en aquel entonces intuía que se avecinaban las mejores camisetas de la colección y la foto iba a estar incompleta. La cuestión es que la del ‘94 fue la última que llegó. Llegaron primero la del ‘90, Copa América ’91, Juegos Odesur ’86 Sudamericano sub 23 '87 y una de la Roma en mangas largas. Considero que ahora si es hora de darle una sorpresa a Caniggia. Espero se ponga muy contento con lo mío.

 - ¿Y ahora a qué camiseta apuntas?

- Ahora apunto a la camiseta titular o suplente del Mundial de Corea-Japón 2002, que fue su último mundial, casi testimonial, dado que no jugo por lesión. También quisiera la del Atalanta marca NR del año 89/90, esa ya la tengo ubicada.

Fuente: La Nueva Mañana.

Te puede interesar