La CGT analiza el martes proyecto oficial de acuerdo precios-salarios

ECONOMÍA Por Mariano Martín*
La central gremial buscará alinearse detrás del proyecto oficial de acuerdo de precios y salarios con las cámaras empresarias. Será en un encuentro programado para el martes de la denominada "mesa chica".
cgt-azopardojpg

La CGT buscará alinearse detrás del proyecto oficial de acuerdo de precios y salarios con las cámaras empresarias. Será en un encuentro programado para el martes de la denominada “mesa chica” de la central obrera, la primera oportunidad que tendrán los dirigentes sindicales para poner en común sus expectativas y dudas respecto de la iniciativa que el Gobierno espera plasmar en febrero, antes de la ronda de paritarias, como había anticipado este diario.

Los gremialistas se reunirán en la sede de Sanidad en donde mandan Héctor Daer, uno de los cotitulares de la CGT, y Carlos West Ocampo. Será la segunda oportunidad en que delibera el órgano informal de conducción de la central en lo que va del año: la primera fue el 11 de enero como respuesta de urgencia a las versiones de que Cristina de Kirchner alentaba una reforma del sistema de salud de corte estatista. En este caso se trata de una iniciativa que agrada más al sector institucionalista de la central sindical que brega por sentar a la organización en todas las mesas de discusión de política económica.

El encuentro del martes estaba convocado de antemano para analizar los planes de vivienda que el nuevo ministro del área, Jorge Ferraresi, les había adelantado a los gremialistas a mediados de diciembre en la visita a la sede de Azopardo 802. Pero la versión de que Alberto Fernández alentaría un acuerdo de precios y salarios, confirmada el miércoles en la reunión del Gabinete socioeconómico, metió de prepo ese tópico al tope de la agenda. Mientras tanto la CGT concretó ayer mismo un pedido de audiencia con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para interiorizarse de la iniciativa, tal como había adelantado este diario.

La posibilidad de armonizar el alza de la canasta básica con la variación de los sueldos en el sector privado en torno del 29% de inflación plasmado en el Presupuesto 2021 no debería encontrar mayores resistencias en la estructura orgánica de la CGT, en donde conviven distintos sectores que tienen en común su vocación de oficialistas. El portavoz del plan será Daer, amigo personal de Alberto Fernández y quien sin embargo advirtió, puertas adentro, que antes de abrazarse al acuerdo le reclamarán al Gobierno mayor dureza con los formadores de precios. Ayer Daer habló por radio para negar que el proyecto fuese a operar como techo para las paritarias.

A lo sumo los dirigentes deberán lidiar con eventuales voces discordantes por fuera de la CGT. Ayer Pablo Moyano, número dos de Camioneros, planteó un matiz a la iniciativa al señalar que “se firman acuerdos de precios y salarios con los empresarios y los grandes no los cumplen” en alusión a los compromisos “de palabra” que asumieron ejecutivos durante el gobierno de Mauricio Macri para no subir los valores de sus productos o no despedir personal. La palabra de Moyano adquiere mayor relieve por ser uno de los referentes del Frente Sindical por el Modelo Nacional, que nuclea a medio centenar de organizaciones gremiales distanciadas de la jefatura de la CGT y que pretenden este año dar una disputa por la conducción formal de la central.

 

 

* Para www.ambito.com

Te puede interesar