Turistas denunciaron que un restaurante de Huerta Grande les cobró “hasta el hielo”

La familia, oriunda de Buenos Aires, aseguró que también les cobraron 200 pesos por ponerle manteca a los ñoquis.
ticket-restaurante-huerta-grande-turismo-verano-1

Los abusos en los precios durante la temporada de verano están a la orden del día porque siempre hay algún comerciante que se aprovecha del relajo de los visitantes. En esta oportunidad, una familia de Buenos Aires denunció por redes sociales que una parrilla de Huerta Grande se excedió y les cobraron hasta el hielo.

El ticket que la mujer publicó en las redes sociales asusta: una gaseosa de litro y cuarto, 460 pesos; una ensalada mixta, 480 pesos; hielo, 50 pesos. El monto final fue de 8.720 pesos, según la cuenta confeccionada a mano por los mozos del restaurante de la localidad del norte de Punilla.

“Hola gente linda: aquí comparto algo que me sucedió hoy por la noche. Fui a cenar a Fogón Criollo y esta es la cuenta que aboné. La comparto para que piensen antes de ir hasta este lugar ¡Te cobran casi hasta por respirar! Éramos tres adultos dos menores. $8720. Y encima la cuenta es incorrecta...”, publicó Andrea Arrozpide a través de las redes sociales.

La familia, compuesta por la mujer, su marido, los hijos de 11 y 17 años, y una jubilada de 82, visitó el local gastronómico para comer cabrito, un plato típico de la zona. Si bien la idea era darse un gusto, jamás pensaron que la cuenta llegaría con el plus del hielo y otros agregados.

“Desde que llegamos empezamos a ver cosas raras. Mientras estacionábamos y los nenes ya estaban en la mesa les dieron una gaseosa y empanadas. Es decir que cuando nos sentamos ya teníamos eso puesto en la mesa”, contó Andrea a La Estafeta On line.

Los integrantes de la familia sabían que comer cabrito sería costoso, pero “el problema fue la cantidad y la calidad”.  “¡Las porciones eran mínimas y recalentadas! Nos trajeron todo junto en la misma parrillita y se notaba que era carne a la que le habían dado una segunda oportunidad”, afirmó.

La turista del barrio de Palermo, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: “Pedimos una ensalada sin ver el precio, pero el tamaño era para una sola persona. Además, nos cobraron el hielo y 200 pesos más por ponerle manteca a los ñoquis. Nosotros pagamos y dejamos propina porque es lo que corresponde, pero no está bueno. Siempre venimos de vacaciones a Córdoba porque nos encanta, pero se aprovecharon de la situación”.

Fuente: El Doce

Te puede interesar