Vivía en un rancho y ahora da clases en Oxford

SOCIEDAD Por Ana MARTÍNEZ
Atravesó una dura infancia marcada por las necesidades básicas insatisfechas, como el agua y la luz. Sin embargo, jamás se dio por vencido y actualmente habla siete idiomas y es profesor de una de las instituciones más prestigiosas.
Esteban-Cichello-Hubner-vivia-rancho-la-falda-profesor-universidad-oxford

Esteban Cichello Hübner nació en La Falda, ubicada a 70 kilómetros de la ciudad de Córdoba. Tenía 6 años cuando fue testigo de un violento hecho en su casa: su papá golpeó a su mamá luego de que lo descubriera con otra mujer.

Sin dudarlo, Ester Gracia dejó el hogar familiar que compartía con el padre de sus dos hijos, Pedro Cichello Hübner, armó las valijas y se fue con Daniel (hijo mayor) y Esteban a la provincia de Buenos Aires. Después de viajar 700 kilómetros en colectivo, armaron campamento en un terreno que la abuela materna Raquel había comprado.

Allí pasó gran parte de su infancia: el rancho ubicado en medio de los pastizales tenía piso de tierra, pero no había luz, agua, baño ni cocina. Raquel trabaja de empleada doméstica en un centro de asistencia pública y era el único ingreso. 

 

Pero un día volvió Pedro a buscar a los chicos. Finalmente la Justicia permitió a los niños que eligieran con quien vivir: Daniel se fue con su papá y Esteban siguió viviendo con su mamá. Al poco tiempo, otro hecho vuelve a golpearlos: la abuela Raquel murió en un accidente de tránsito.

Cuando Esteban Cichello Hübner cumplió nueve años comenzó a trabajar en una despensa en sus tiempos libres de escolaridad. Ya en ese entonces, amaba los idiomas. Después de ahorrar con mucho esfuerzo dinero, logró comprarse su primer diccionario de inglés.

Su mamá volvió a enamorarse. Se casó y tuvo dos hijos: Marcos David (que murió a los 20 años por sobredosis) y Claudia Noemí. Ester volvió a sufrir violencia: su pareja era alcohólico y golpeador. Ante este panorama, el joven Esteban con sus 16 años buscó otro trabajo para sobrevivir hasta que en 1987 finalizó el secundario e inspirado en las palabras de su profesor de geografía empezó a concretar sus postergadas fantasías: conocer los mundos lejanos.

Del rancho a Israel

Se instaló en Kibutz y comenzó a hacer diversas tareas para ganar su dinero, hasta que consiguió un puesto en un hotel. Pidió trabajar turno noche para estudiar hebreo. Es que realmente era un apasionado de los idiomas.

Estudiar y crecer, su objetivo. Después de mucho esfuerzo, se recibió con honores en la Universidad Hebrea en Jerusalén donde estudió la carrera de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas. 

Esteban nunca dejaba de soñar. Su próxima misión era Gran Bretaña. “Siempre hay que anhelar lo mejor. Nunca pichulear, la vida es muy corta. Yo deseaba seguir estudiando y entrar a la mejor universidad del mundo”, expresó en diálogo con Infobae.

 

Viajando por el mundo

Estuvo en Tokio trabajando en la construcción. Vivir en Japón era muy difícil, por lo que decidió emprender rumbo hacia París, donde consiguió un puesto en un hotel de Eurodisney. Su amplio conocimiento de idiomas le permitió escalar más rápido de lo imaginado. 

A pesar de que le consiguieron una beca para estudiar en Cambridge, él soñaba con Oxford (Londres). Jamás se dio por vencido y logró su objetivo. Viajó a Gran Bretaña y estudió tres carreras sin pagar nada. Hasta que se convirtió en profesor de la prestigiosa institución.

Un cordobés que inspira

Esteban Cichello Hübner jamás se olvidó de su familia y siempre que pudo ayudó a Ester. Al ver el largo camino recorrido, donde nada fue fácil y todo lo que consiguió lo hizo con esfuerzo, expresó: “Convicción; claridad, para ver a dónde se quiere ir; fortaleza psicológica para soportar los fracasos, yo me caí muchas veces; preparación, los estudios son la mejor inversión y saber que sin sacrificio no hay beneficio”.

Actualmente habla siete idiomas (español, inglés, francés, italiano, portugués, alemán, hebreo y un poco de árabe) y tuvo el placer de viajar por 82 países.

 

Esteban y una particular anécdota con Maradona

El cordobés hizo las gestiones para que Diego Maradona sea uno de los oradores anuales de Oxford. El astro futbolístico no aceptó, entonces Estaban recurrió a una vieja historia de su infancia en Buenos Aires.

"Parte de mi llegada a Oxford se la debo a Diego, a la inspiración que fue para mí", contó a El Doce Cichello Hübner.

Fuente: El Doce

Te puede interesar