Las petroleras y las provincias rechazaron la compensación por el congelamiento de naftas

ECONOMÍA Por
La primera empresa que salió a denegar este resarcimiento fue Vista Oil&Gas, la petrolera del exCEO de YPF, Miguel Galuccio.
PETROLERAS

El incremento del precio internacional del crudo del 14 por ciento, luego de los ataques a las plantas petroleras en Arabia Saudita recrudeció el conflicto entre el Poder Ejecutivo y las productoras que operan en Argentina, por el congelamiento aplicado tras la devaluación que se produjo luego de las elecciones primarias.

Ayer, la Secretaría de Energía oficializó una compensación, la cual las empresas y los Gobiernos de Río Negro y Neuquén decidieron rechazar inmediatamente. Con la firma del secretario Gustavo Lopetegui, la Resolución 522 estableció la transferencia de $116.000 por barril de petróleo volcado al mercado local hasta que termine septiembre.

El 88 por ciento de ese monto lo percibirán empresas y el 12 por ciento restante las provincias en donde se haya producido crudo. Por otro lado, para las productoras de biocombustibles, de uso obligatorio para la elaboración de naftas y gasoil, pautó el envío de un monto equivalente al 6 por ciento del precio fijado por Energía. Esto, siempre y cuando las compañías y las provincias renuncien a realizar acciones administrativas o judiciales respecto a la nueva disposición del Ejecutivo.

El Gobierno, en este marco, liberó $1.800 millones en subsidios para compensar a las petroleras debido al impacto de la suba del petróleo y del tipo de cambio. La inestabilidad económica del país también está repercutiendo en una de las actividades más rentables de la República Argentina. De Acuerdo con fuentes cercanas al ministro de Energía, la medida implicará un costo fiscal de $1.500 millones para las transferencias a petroleras y estados provinciales y $300 millones para los fabricantes de biodiesel y bioetanol.

Al parecer, las compañías y provincias productoras de crudo, advierten que la compensación posee “patas cortas”, porque solo correrá durante los días que quedan de septiembre. “Luego tenemos que seguir viendo cómo normalizamos”, explicó Lopetegui. Este panorama internacional, sumado a la crisis económica que atraviesa la Argentina generó una bomba de tiempo que amenaza con disparar el precio de los combustibles.

Ayer, el precio del petróleo Brent, que cotiza en Londres y es la referencia para Argentina, se disparó un 14 por ciento hasta los US$68,60 por barril, tras el ataque a dos refinerías de la estatal saudita Aramco. Esto causó la reducción del 50 por ciento de su producción, generando un desfase entre el precio congelado que perciben las productoras que operan en Argentina y el valor del mercado.

Luego de la corrida cambiaria que se produjo a pocas horas de las elecciones primarias, el Gobierno impulsó un congelamiento en los precios del combustible y así contrarrestar la inflación que se iba a producir. Esta disposición hizo que el precio del crudo quede con valores precios al 11 de agosto: US$59 por barril. Además, el tipo de cambio de referencia para vender a refinerías es de $46,69. Haciendo el cálculo, el precio interno es 30 por ciento menor que el internacional, pero la compensación dispuesta por la Secretaría de Energía equivale al 3 por ciento.

 

 

Con información de www.elintransigente.com

Te puede interesar