Caso Madeleine: imputaron formalmente al sospechoso alemán

descarga (5)

El alemán Christian Brueckner, quien ya había sindicado como principal sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann, fue imputado por la Justicia de su país a petición de la fiscalía portuguesa.

Brueckner, quien tiene 43 años y varias condenas previas, entre ellas por abuso sexual de menores, permanecía actualmente preso como acusado por narcotráfico.

La nueva acusación es por el hecho ocurrido en 2007, cuando "Maddie", de tres años, desapareció del hotel de la ciudad de Algarve en la que descansaba mientras sus padres cenaban a unos 50 metros, en un restaurante.

En el verano de 2020, investigando a este depredador sexual por el caso Madeleine, la policía alemana halló un sótano de su propiedad de Brueckner escondido en un jardín, en la región de Hannover, pero hacía tiempo que lo había abandonado.

También encontró una casa rodante con bañadores de niñas y 8.000 imágenes de contenido pedófilo.

En esos meses, Brueckner fue vinculado con otro caso sin resolver, también relacionado con la desaparición de un niño, en 1996 en Aljezur, a unos 40 kilómetros de Praia da Luz, la ciudad donde un año después pasarían unos días de descanso los McCann.

Brueckner había estado en la zona entre 1995 y 2007, según se desprende de la investigación del caso.

El día de la desaparición de 'Maddie', fue vista en las inmediaciones una furgoneta blanca de camping a nombre del sospechoso.

Ese vehículo fue la pista clave a falta de elementos que vinculen directamente al delincuente alemán con la menor británica.

En octubre de 2021, el fiscal alemán Christian Wolters anunció: "Estamos 100% seguros de que tenemos al hombre que la secuestró y la mató".

Los responsables de las pesquisas no tienen el cadáver ni ADN, pero aseguran tener clara la autoría de Brueckner y descartan que Madeleine, que ya tendría 18 años, siga con vida.

La desaparición de Madeleine McCann
Madeleine McCann tenía 3 años cuando desapareció del apartamento de vacaciones de su familia en el pintoresco pueblo portugués de Praia da Luz, en Portugal, el 3 de mayo de 2007.

Sus padres cenaban con unos amigos a solo 50 metros de distancia del departamento en el que se suponía que la niña dormía junto a sus hermanos gemelos.

Alrededor de las 10 de esa noche, Kate McCann, madre de la niña, fue a revisar a los niños y descubrió que Madeleine no estaba en el departamento. La ventana de la habitación estaba abierta.

El caso tuvo un gran impacto a nivel mundial, fundamentalmente debido a la inmensa campaña publicitaria que hicieron los padres de la niña para intentar dar con el paradero de Madeleine.

Los padres de la niña viajaron por varios países para promover la búsqueda de su hija. Incluso se reunieron con el entonces papa Benedicto XVI en Roma.

Unas 600 personas fueron examinadas durante la investigación. Cuatro personas fueron consideradas sospechosas y luego absueltas.

Por información sobre el paradero de la niña se ofreció una importante recompensa, que incluía las contribuciones de la autora de "Harry Potter", J.K. Rowling, el magnate del pop Simon Cowell y el empresario Richard Branson. futbolistas como David Beckham y Cristiano Ronaldo también pidieron ayuda para localizar a la niña desaparecida.

Fuente: Clarin

Te puede interesar