El llamado de Carrió a Cabandié por el devastador avance del fuego en Corrientes

POLÍTICA 21 de febrero de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
JPJA76JXD5FQLDTNKFL3LAPRQQ

Se estima que casi el 10% del territorio de Corrientes ya fue alcanzado por las llamas que comenzaron en diciembre pasado y cuyos focos se extendieron de este a oeste y de norte a sur. La zona más afectada, por su relevancia ambiental, son los Esteros del Iberá, donde hay dos parques nacionales, el Iberá y el Mbucuyá.

En este contexto, la referente de la Coalición Cívica Elisa Carrió se manifestó muy crítica en las redes al asegurar que el Gobierno hace “un abandono intencional” de la provincia “a través del retiro de los aviones hidrantes”, algo que calificó como “delito moral y federal”. Luego se comunicó con el ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, con quien mantiene una buena relación, para pedirle explicaciones.

El propio funcionario confirmó la comunicación telefónica. “Ayer me llamó Carrió, yo tengo una relación amable con ella desde la Cámara de Diputados, y me dijo que envíe aviones. Le respondí ‘Lilita hay 12 aviones desde hace muchos días’. Evidentemente hay desinformación. Ahora nos toca salir de esto, poner todo el esfuerzo en coordinación con todas las provincias”, reveló en radio am 750. Cabandié, además, aseguró que solicitó la ayuda de Estados Unidos, Rusia, Francia y privados chilenos para controlar los incendios.

En cuanto a la provincia, y por otro lado, el viceministro de Medio Ambiente, Sergio Federovisky, señaló que a pesar de las lluvias que se registraron hoy la situación “sigue siendo crítica”. “El caso de Corrientes está dentro de los más importantes, no por la cantidad de hectáreas, sino por la calidad de las hectáreas quemadas. Lo que más se quemó fueron los Esteros del Iberá. La sequía es tan pronunciada que el fuego entró en un lugar inusitado”.

“Las causas de estos incendios son la sequía y la consecuencia del calentamiento global, pero alguien tuvo que prender el fuego. Los incendios han sido prácticamente iniciados por la mano del hombre. Por eso pedimos que investigue la Justicia”, agregó el funcionario a radio am 530.

No solo Carrió manifestó sus críticas al accionar del Gobierno. También se manifestó el ex presidente Mauricio Macri. “Una sequía histórica se convirtió en un incendio sin precedente. Desde enero la peligrosa situación había sido alertada por las autoridades de la Provincia de Corrientes al Ministerio de Ambiente. Le pidieron aviones hidrantes, vigías y equipamiento. Nunca les respondieron”, indicó a través de las redes.

Quien salió al cruce del ex jefe de Estado no fue Cabandié sino Federovisky: “Es falso, hay una docena de medios aéreos y más de 100 brigadistas en Corrientes y Misiones”. “Lo que no recuerda es que en 2017 se descuartizó el plan de manejo del fuego y lo recibimos en 2020 sin presupuesto alguno”, agregó.

A raíz de este posicionamiento, el gobernador de Corrientes, el radical Gustavo Valdés, aseguró que el ministro de Ambiente pidió que el ex Presidente dejara de tuitear en su contra cuando la prioridad era atender la emergencia y apagar el fuego.

“‘Llamalo a Macri para que deje de tuitear en mi contra’; ¿existió ese pedido de Cabandié? ¿Era lo que más le preocupaba?”, preguntó hoy el periodista Eduardo Feinmann en radio Mitre. “No sé cómo se filtró eso, pero estaba preocupado por el posicionamiento político. Yo puedo controlar mi cuenta de Twitter, no la de los demás. Nosotros teníamos que trabajar para sofocar el fuego”, contestó Valdés.

Más allá de las críticas cruzadas, las cifras de los perjuicios económicos del devastador incendio son alarmantes: se estima que en total el fuego generó unas pérdidas cercanas a los 20 mil millones de pesos.

A unos 25 kilómetros de Caá Cati, en la zona rural del pueblo San Miguel, el gobierno nacional montó el centro de operaciones, en una escuela donde se alojan unos 230 brigadistas de distintas provincias y personal del Ejército y la Policía Federal

A los más de 600 socorristas argentinos, entre bomberos voluntarios y brigadistas capacitados en incendios forestales, también se sumaron 100 efectivos de las Fuerzas Armadas y del Ejército Argentino, personal del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (Snmf) y 1.500 bomberos voluntarios y policías locales, según detalló la Dirección de Defensa Civil.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar