Coronavirus en Argentina: para evitar críticas, el Gobierno le hace cambios a la app CuidAR

CORONAVIRUS Por Heretz Nivel
La aplicación oficial ya no será obligatoria y, además de las modificaciones, se estableció que los datos se eliminarán una vez superada la pandemia.
la-app-cuidar-permite-hacer___-C1NVOklq_1256x620__1

El Gobierno dio marcha atrás y resolvió lanzar una nueva versión de la app CuidAR, que permite hacer el autotest de coronavirus y gestionar el permiso de circulación. La decisión fue por las fuertes críticas opositoras, que se canalizaron en una reunión que la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, tuvo con la diputada radical Karina Banfi y especialistas en ciberseguridad propuestos por la mesa nacional de Juntos por el Cambio.

La principal modificación en la app oficial es que se elimina el monitoreo permanente por geolocalización con el GPS de los celulares, para que la aplicación sólo pueda enviar los datos de ubicación de cada persona cuando usa la aplicación de autotest del coronavirus o el certificado de circulación, pero no el resto del tiempo.

Además se aclaró que el uso de la app es voluntario, excepto para los que ingresan a la Argentina, a quienes el Gobierno monitorea para que hagan la cuarentena en su lugar de residencia. Es que el presidente Alberto Fernández había dicho el viernes de la semana pasada que la app CuidAR era de "uso obligatorio" para todos los que volvieran a trabajar. Así que ahora el Gobierno relativizó el anuncio presidencial y confirmó que la app es de uso voluntario.

Otro de los cambios fue que se estableció que los datos se eliminarán “una vez superada la pandemia”, ya que se definió que la única finalidad de la app oficial es la de "brindar una respuesta de prevención, contención y tratamiento del Covid-19". Es que el plan original del Gobierno era ir incrementando las prestaciones de la app CuidAR, agregando cada vez más datos, incluyendo el calendario vacunatorio y las recetas digitales, entre otros datos del perfil sanitario de los usuarios. Pero eso quedó en el olvido, ya que se trata de "datos sensibles", que combinados con el monitoreo generan un nivel de invasión a la privacidad que sólo se justifican por la excepcionalidad de la pandemia.

De todo esto se habló en la reunión que se realizó este jueves en las oficinas de Sánchez Malcolm, funcionaria de Jefatura de Gabinete, donde se planteó que la Agencia de Acceso a la Información Pública (AAIP) será la encargada de velar por la destrucción de esos "datos sensibles", una vez que culmine la pandemia de coronavirus.

En esa reunión estuvieron algunos colaboradores de Sánchez Malcolm, junto con Eduardo Bertoni (titular de la AAIP), investigadores de la Fundación Sadosky y representantes de las empresas que participaron del desarrollo de la aplicación oficial. También participaron la diputada radical Karina Banfi -que había presentado un pedido de informes por esta app- y los tres integrantes del Comité de Expertos en ciberseguridad que propuso la mesa nacional de Juntos por el Cambio: Samanta Maida, Alberto Crovara y Juan Ignacio Belbis.

Es que las críticas más fuertes contra la app CuidAR las había lanzado la mesa nacional de Juntos por el Cambio, integrada por Patricia Bullrich, Alfredo Cornejo y Maximiliano Ferraro, quienes difundieron un comunicado el domingo pasado en el que cuestionaron que el Estado pueda geolocalizar "siempre" a las personas por el GPS de los celulares, mostraron fallas de seguridad en la app y plantearon serias dudas sobre la privacidad de los datos que recolecta esta herramienta de control social. Además, el jefe de la bancada del PRO, Cristian Ritondo planteó luego, en una conferencia de prensa, que la app CuidAR era directamente "un avance contra el sistema democrático".

Esas críticas llevaron a que el Gobierno organizara la reunión con la diputada Banfi y los expertos de Juntos por el Cambio, que abrió un compás de espera hasta que Sánchez Malcolm concrete los cambios prometidos. "Fue positivo  que nos invitaran a esa reunión. Ahora esperaremos a que concreten los cambios que pedimos", dijo a Clarín la diputada Banfi. Y agregó: "Además, nuestros especialistas van a hacer un informe, para poder seguir cada una de las temáticas que planteamos en la reunión".

Las primeras modificaciones en la app fueron anunciadas este viernes por Sánchez Malcolm, quien desde su cuenta de Twitter informó que se lanzó "una mesa de ayuda y una página sobre qué es, cómo funciona, para qué sirve CuidAR. También tiene información sobre futuras versiones y mejoras de la app en proceso".

En ese portal digital figura el compromiso a que en las próximas versiones de la aplicación oficial se permita que el código fuente pueda ser auditado mediante “ingeniería reversa” y que se pueda solicitar la baja del registro de datos, para “robustecer la transparencia del sistema”. Allí se aclara que estos cambios fueron a propuesta de "organizaciones de la sociedad civil, de la comunidad técnica y organismos defensores de los derechos humanos".

Con información de www.clarin.com

Te puede interesar