El desgaste militar de Rusia a 100 días de la invasión a Ucrania

GUERRA-EN-UCRANIA-100-DIAS-EFE

El mundo llegó a 100 días como testigo de la guerra de Rusia contra Ucrania. El saldo de los ataques perpetrados por Moscú al país liderado por Volodímir Zelenski es trágico. Hay más de 4000 civiles muertos, familias separadas, 261 niños asesinados, ancianos confinados, alrededor de 4800 heridos y un largo registro del arsenal perdido en medio de un conflicto que hasta ahora no arroja éxitos para el Kremlin. El desgaste o la rendición son las únicas alternativas.

“Alrededor del 20% del país está controlado por los ocupantes”, admitió Zelenski en la audiencia que ofreció ante los legisladores de Luxemburgo. El número lo dice todo. Significa que Rusia domina 125 000 kilómetros cuadrados de Ucrania de los 17 000 000 que abarca.

El poco avance muestra el fracaso de la operación de Vladimir Putin, considerando que empezó la guerra con 43000 kilómetros a favor anexados con Crimea y el tercio de la cuenca minera del Donbás que ocupó en 2014. Frente al escenario, el jefe de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg anticipa que hay que prepararse para “el largo plazo”, porque esta será una “guerra de desgaste». Su pronóstico, en el fondo, también incluye la extensión del drama.

Un caos europeo
Las cifras de Unicef revelan que dos de cada tres menores ucranianos se han desplazado a raíz del desgate provocado por el conflicto. Otras estadísticas arrojan que 36 % de los ucranianos abandonaron su hogar. Polonia ya acogió a 3.500.000, Rumania a 970.000, Hungría a 649.000, Moldavia 472.000 y Eslovaquia a 444.000.

Para impedir que las cifras sigan multiplicándose, la Unión Europea envió material bélico a Zelenski valorado en dos millones de dólares y aprobó otro paquete de de 10000 millones de dólares en ayuda macrofinanciera. Los fondos engrosarán los 37700 millones de dólares prometidos por Estados Unidos para asistencia económica, militar y humanitaria.

Sin freno
Rusia amenaza a la comunidad por el apoyo a Ucrania pero Estados Unidos, la UE, Reino Unido y demás socios del G7 mantiene firme las medidas financieras, comerciales e industriales, personales y diplomáticas impuestas contra Moscú en medio de su estrategia de desgaste.

Para finales de este año, las estimaciones de la UE son dejar de importar 90 % de petróleo ruso, lo que supondrá para Moscú pérdidas por valor de 80.000 millones de dólares. Las maniobras de Putin para eludir o minimizar las restricciones de Occidente y sus aliados, entre ellas, el control de divisas extranjeras o la exigencia del pago en rublos del gas, no impedirán la contracción del 10 % de su PIB.

“Esta guerra no tiene ni tendrá un vencedor”, aseguró el coordinador de Naciones Unidas en Ucrania, Amin Awad. Así, Kiev se alista a reducir el impacto de los 100 millones de dólares en pérdidas que reporta con el cese de las actividades económicas antes de los daños ocasionados por los bombardeos.

El ministro de Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, afirma en Twitter que el país está listo para «reanudar las exportaciones» de cereales desde el puerto de Odesa pero “la pregunta es cómo asegurarse de que Rusia no abuse de la ruta comercial para atacar la ciudad. No hay garantías de Rusia hasta ahora”. Probablemente no las habrá y la guerra acabe cuando el primero hondee una bandera blanca.

Fuente: PanamPost

Te puede interesar