La salud en manos de advenedizos y de ñoquis

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
Ninguno de los que cobran suculentos sueldos, ni los que si trabajan pero mal, ni los ñoquis que son muchos, ven la foto que viene de Europa
14843001773836

En Argentina en general y en algunas provincias en particular, estamos viviendo con el coronavirus un "veranito" que más temprano que tarde va a llegar a su fin.

 
Las imágenes que vienen de Europa o de Estados Unidos son elocuentes y pareciera que nadie quiere ver la realidad.

En Argentina la vacunación masiva por ahora es un anhelo de algunos, sin fecha cierta, otros ya advirtieron en forma irresponsable que nunca lo van a hacer, por lo que la famosa "inmunidad de rebaño"  es una de esas nuevas frases que algunos la comenzaron a usar más como un esnobismo sin siquiera saber su real significado ni las condiciones para que se pueda dar.

 
Nada se hace para prevenir lo que seguramente vendrá y hay quienes de manera infantil hablan que el coronavirus "ya fue", como si por arte de magia los argentinos nos vamos a librar de este flagelo que azota a la humanidad sin nada hacer y sin políticas concretas.

Los organismos de salud y quienes tienen a cargo y son responsables de las políticas sanitarias nada hacen en forma concreta para que la segunda ola sea más benigna y tenga menores consecuencia que la que aún estamos atravesando.

La incapacidad de muchos y el aprovechamiento de otros, consiguen que el panorama no sea para nada halagüeño, y que el temor por lo que vendrá invada a los que con solo ver lo que en otros países pasa, tengamos casi terror de lo que nos espera. 

Los advenedizos y los ñoquis nos invaden, y así estamos. Es necesario alzar la voz y exigir respuestas concretas, la salud de todos está en juego y no podemos mirar para otro lado. Llegó la hora de comprometernos con nuestra gente, con nuestros afectos y por sobre todo con nosotros mismos.

 
Llegó la hora de pedirle a los inútiles que le den paso a los que saben y denunciar a los que delinquen siendo ñoquis y cómplices de tanto dolor.

Te puede interesar