Apoyar la cuarentena desde la comodidad de un sueldo fijo es fácil

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
El límite de los que apoyan la interminable cuarentena es que le toquen el sueldo fijo, ahí se les terminan los argumentos
guemes

Días pasados, hice un ejercicio en oportunidad de estar hablando con una persona ultra defensora de esta cuarentena eterna que se vive en Argentina y que por lo viste el Gobierno Nacional no está dispuesto a renunciar por ahora.

Escuchaba sus argumentos cuando de repente le dije: " El Presidente va a firmar un decreto esta tarde, por el cual todos los empleados públicos de Argentina, inclusive los maestros, profesión de la persona con la que dialogaba, no van a cobrar sus sueldos hasta que termine la cuarentena, lo hace para equiparar con el resto de los Argentinos. Eso sí, se les va a pagar el IFE y algún que otro beneficio adicional". Inmediatamente me dijo un poco incrédula y bastante asustada " ¿es verdad, está confirmado?, si le dije, lo terminan de informar. Inmediatamente está persona se puso casi en un estado colérico y dijo: " están totalmente locos, es imposible vivir con el IFE , tengo que pagar las tarjetas, no se cómo voy a ir al súpermercado, yo no resisto ni 10 días".

Ahí comprobé lo que desde hace mucho tiempo tengo claro y es que en Argentina vivimos en una gran hipocresía.

Hay que entender que nadie está a favor de las muertes ni que los que no queremos más cuarentena somos idiotas que nos queremos morir y perjudicar a nuestras familias. Hay que terminar con la disyuntiva estúpida de vida o economía, simplemente por que van de la mano.

Es imposible vivir en un país que no produce y está parado, no entra en la cabeza de ninguna persona sensata y lógica.

Los que apoyan la cuarentena en su gran mayoría lo hacen desde la tranquilidad y seguridad de un sueldo fijo, no saben las penurias que está pasando el sector privado y ni siquiera intentan ponerse en el lugar de esas personas que día a día tienen que cumplir con todas sus obligaciones a pesar de estar parados y sin trabajar.

Hay que terminar con la hipocresía y quien quiera seguir en cuarentena, con el país parado y sin producir, que renuncie a seguir cobrando su sueldo y se las arregle como lo hace el peluquero, el comerciante, el plomero o el gacista que desde hace casi seis meses no puede salir a ganarse el mango y recibe una casi nula ayuda del Estado.

Basta de apoyar desde la propia comodidad, basta de hipocresía, basta de defender lo indefendible, basta de cuarentena.

Te puede interesar