Eros, el niño que va a transformar los pastos de una canchita de fútbol en una obra de arte

LECTURA DEL DOMINGO 20 de septiembre de 2021 Por José Ademan RODRÍGUEZ
hoy

hqdefault Por José Ademan RODRÍGUEZ

Dijo una vez Charlie Chaplin que hay dos cosas que no se compran con dinero, la sonrisa de un niño y el meneo de la cola de un perro...

Perfecto. Pero se olvidó que las tristezas de un niño tampoco se compran con dinero, sino con gestos, cariño, comprensión y palabras por supuesto.

Andando con mi compañero y compinche de tantas madrugadas en Buenos Aires, Tito Paz, encontramos a un niño triste que vendía flores en los restaurantes de la zona de teatros, allá por los años 1967-68. Nos metimos en Bachín, un bodegón frecuentado por artistas y gente de la noche. Tendría 8 o 9 años, y lo invitamos a nuestra mesa y se sentó con el aplomo de un nochero más. Con un ramito de tres rosas. Y tenía ese no sé qué de pena antes de tiempo. Nos comentó que trabajaba de las 12 de la noche a las 6 de la mañana y que el dinero se lo daba a su mama; y que cantaba tangos, que jugaba al fútbol en sus momentos libres en una playa de estacionamiento con sus amiguitos en Charcas. Y claro, faltaba a la escuela.

Era un seductor. Te atrapaba con la parla, y esto me quedó grabado de ese chico; en un momento, lo miro a Tito (joven aún) con detenimiento, como inspirándose, focalizando la frente llena de arrugas como navajazos y parafraseando a Cátulo Castillo le dijo: ''Tu frente triste de pensar la vida tiraba madrugada por los ojos''.

Dos años más tarde, en noviembre del '69, en magistral trazo poético, Horacio Ferrer, eternizó a este mismo niño en una fábula de la trasnoche porteña, junto con Astor Piazzola, creando el ''Chiquilín de Bachín''.

Fue como una premonición, que lo hayamos conocido, era realmente un ''hombre extraño'', niño de mil años. Angelito de blue jeans, ese que con un pan y un tallarín se fabricaba un barrilete para irse... y sigue aquí... Aquel que lo madruga un 6 de enero con la estrella del revés.

 

Eros

Como en la historia de Messi y su abuela, esto le ocurrió al pequeño Eros con la suya. En su breve historia, de jugador, con solo 5 añitos, ya ha sido apalabrado con el Real Club Deportivo Español (de primera división).

Todo empezó en ese hermoso parque barcelonés de la Guineueta donde ella le llevó para crearle un microclima de paz, flores y pájaros y niños que se mojan los pies, y parejas que se arrullan en los bancos y viejos que van a buscar el oasis de frescor para los tórridos veranos del Nou Barris.

La pelota venía rodando... se la encontró accidentalmente, fue instintivo... él la recibió como a un ser preferido, desafiante, atrevido, con la osadía de los bandidos callejeros argentinos y ese deje compadrón para dominarla: ''¡Aquí te quedas! Ya eres mía''. Con el pie izquierdo adelantado y la manito en la cintura...

''y haré lo que me venga en ganas''... Y se sintió libre en un acto de poesía y vida, el fútbol lo estaba llamando con los ojos brillantes y los dientes bien blancos y pequeños que asomaban picaruelos... estaba inaugurando al homo ludens. Y gracias a su abuela, no tuvo que buscarla en la alcantarilla ni hacer paredes con el cordón de la vereda. Fue un romance a primera vista.

Ella le buscó, como femenina que es. El la durmió en el empeine luego de acunarla en el pecho y el deseo de juguetear con ella, dándole toques suaves para conocerse, sobándola sutilmente...

Todo, siempre bajo la atenta mirada de la abuela. Prolongando sus ansias al límite, hasta que el sol se acostaba sobre la ladera del Tibidabo... Era la hora del regreso junto a la ‘’yaya’’.

En ese clima envolvente y embriagador del parque, era el premio que te daba la abuela para alejarte del peligro de patinetes y de móviles en esta frenética y obsesiva búsqueda endogámica de no se sabe qué cosa.

Son distintas formas de ternuras de las abuelas.

Se dice que un nieto es un premio que te da la vida por no haber matado a los hijos. Distintas maneras de premiar a un niño. Seguro que a Maradona, le bastaba el premio de la coca-cola y el sangüiche que le daba su amiguito Cyterszpiler (amistad que se rompió por culpa del dinero y la otra coca).

Pero mira, Eros, como amigo de tu abuela y con su permiso, pues también estuvo ligada al fútbol (por sus hijos) y como dice un refrán, ''si un día encuentras estas sugerencias, guárdalas, que entre las cosas que vas a tirar, tal vez encontrarás lo que te falta'':

Los chavales como tú, tienen que ser anárquicos, improvisadores, repentistas, cultores de las antinomias y las dicotonomías y variar, variar... hasta el desvarío.

En fútbol no hay que repetirse, hay que salir de la uniformidad de los moldes. Siempre habrá un boludo que te diga que te faltó ritmo y el fútbol, es todo lo contrario, es disrítmico, rítmico es repetición con igual frecuencia, como el pulso normal o los ritmos bailables.

A veces hay que pisar la bola, detener el tiempo; de repente saltas, te sientes un trompo o una lanza. Mira viejas películas de Romario, de Garrincha y de Zidane, y por supuesto tu ídolo actual, Messi.

Tú, Eros, junto a los poetas y lo músicos, puedes transformar los pastos de una canchita de fútbol en una obra de arte y crear figuras danzarinas o piques demoledores y las más bellas composiciones del espacio, los niños como tu salvarán al mundo de tanta mierda y pólvora...

Que nadie te elija el puesto que debes ocupar; en fútbol es mucho lo que se piensa y no sale y es mucho lo que sale sin haberlo pensado...

Igual que para el amor, si lo piensas mucho hasta ensayando la mejor frase acaba en un tartamudeo y solo con una mirada tal vez te la ganas. Y siempre la picardía, no te olvides de la picardía.

Te dirán mil cosas, que si zonas de gestación, tácticas de contención o de proyecciones ofensivas... solo te aturdirán hasta el fastidio, mira hijo, el fútbol se puede crear desde cualquier sector del campo, y tú no tienes por qué contener a nadie; es a ti a quién tienen que contener.

Vi tu gol en mi teléfono, me lo envió tu abuela. Me asombra verte, te bulle la picaresca; al ensayar la cabriola que preanuncia la carrera y tomas impulso como para cortar camino, con gambeta productiva, hasta el final donde montas el sainete de festejar arrodillado el gol.

hoy

No aceptes consejo sobre tu manera de sentir el fútbol, así que elige hasta la forma de festejar el gol, sea arrodillado o señalando el cielo como Leo, o elevándose con el puño en alto como Pelé, pero por supuesto no hagas como Palermo, que corriendo hasta donde estaba su hinchada, se llevó por delante un muro que se le cayó.

Hasta te hablarán de jugar sin pelota, es solo una frase, al contrario, búscala siempre, empérrate en tenerla. Sé amigo de la pelota. Búscate un compinche, como eran Neymar con Messi en el Barça. Si no lo tienes, prepárate para cuando te lo pongan al lado, alguien que la domine como tú. Que sea una constante en tu vida, la pelota. Pégale tocando a repetición contra un muro o la pared de un baldío cercano, y trata de correr siempre con la pelota pegada al pie. En fútbol, siempre valen más las ocurrencias, lo que te nace, o te brota al instante. Las tácticas no existen, o sí, hay miles de tácticas, pero están en el interior de cada jugador. En definitiva, el fútbol es el arte de engañar con la pelota.

El fútbol es fuga, hay que merodear donde no haya gente. ¿Que no hay nadie como wing? Vete a la raya. ¿Que no hay nadie atrás? búscala para iniciar desde atrás... No pienses en levantar pesas. Ni nada que no sea fútbol.

Hasta colmarte de fútbol, pues este no empacha si le amamos. Cuando más la tienes, más cosas le descubres.

La gambeta es una de las mejores cosas para el buen fútbol. Pero no hagas como los calesiteros, que se enroscan sobre sí mismos en círculos viciosos, la gambeta es para limpiar la cancha de adversarios.

Serás tú el imán para encontrarnos allí donde nunca estamos solos, no hablo ni de la alegría o la tristeza o el dolor; sino todos juntos en la espera de gritar un gol o de abrazar a quien uno no conoce... o estirar los brazos para aferrarnos al alambrado del barrio, y de fondo, una maravillosa música de oleadas y cánticos dirán en un clamor tu nombre ''Eeeeros, Eeeeros, Eeeeros...''

Juega mucho con tus amigos, chiquitín. Con tus amigos del barrio.

La famosa Masía (la cantera del Barça) es una gran mentira. Por ejemplo, Leo Messi, venía hecho desde niño. Los auténticos semilleros son los descampados de los pueblos o los baldíos de barrio. Pruebas al canto: que yo sepa, solo Xavi surgió de la Masía. Iniesta vino con 12 años ya hecho en el Albacete Balompié.

Ya tienes balón, las botitas que te han traído los Reyes... y si un día llegas a la Primera, te enamorarás y te casarás. Trata de tener muchos hijos, como Raúl o Sergio Ramos. Así tendrás a tu mujer, siempre abocada al cuidado de los hijos, sino, con los cuernos que te saldrían, te impedirían montarte en los aviones. Me imagino el aburrimiento de la mujer de Raúl con su cara de acelga y de ese tatuado con cara de equino que es Ramos, que quiere más a sus semejantes, los caballos, que a la vida... Y ese bellezón que es su mujer, Pilar Rubio, la veces que habrá pensado en la delicia secreta de los cuernos. Solo pensar que posee los ojos más bonitos de toda España... y que te prometen un infierno celestial de besos húmedos.

A pesar de ser un niñito Eros, tú me entenderás... muy listo eres, Eros.

Y ojalá llegues a jugar en Primera. Yo ya no estaré en este mundo, o sí, ahora dicen que toda muerte antes de los 120 es prematura... ¡Fíjate vos!

Bueno, de todas maneras, el orgullo de haberte hecho el primer reportaje no me lo quitará nadie.

Ah! y no te hagas tatuajes, ni abuses de móviles, ni lleves mates en aviones para vuelos de media hora, como Suarez y Griezmann, son tonterías de cosmo-boludos con cultura de salsas villeras la de estos carnívoros succionadores de mates.

Y disculpa mis expresiones rebuscadas, me cuesta ser simple, que es una gran virtud. Simple era Discépolo que con dos trazos pintó un siglo en el tango ''Cambalache''.

Me hiciste revivir el ''Sueño del Pibe''. Al igual que tú, con tus 5 añitos son los que yo tenía en 1945 cuando lo grabó Don Osvaldo Pugliese con Roberto Chanel.

Te puede interesar