Violación, suicidio y drama en Córdoba

SOCIEDAD Por Ana COHEN
Sathya Aldana tenía 19 años y fue víctima de un horror, el cual reveló en una carta. El acusado podría pasar 20 años en la cárcel. A un año de la muerte la familia hace una marcha.
sathya-aldana-causa-a-juicio-cordoba-1

Sathya Aldana (19) se quitó la vida el 19 de enero de 2020 tras denunciar que su padre biológico la violó desde que tenía 8 años y hasta que tuvo 14. El caso difundido por El Doce conmocionó a Córdoba porque antes del trágico final la joven intentó varias veces buscar Justicia, pero no la consiguió.

Ahora, a poco de cumplirse un año de su muerte, la causa contra Walter Manuel Insaurralde avanza y fue elevada a juicio. El acusado está imputado por “abuso sexual gravemente ultrajante continuado agravado por el vínculo en concurso real con abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por el vínculo en concurso, todo en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores de 18 años de edad, doblemente agravada en concurso ideal, por el vínculo y por el medio intimidatorio”.

La elevación a juicio podría quedar firme en los primeros días de febrero y la familia de la víctima, representada por la abogada Daniela Morales Leanza, tiene la esperanza de que antes de mediados de año comiencen las audiencias. Pedirán una pena de 20 años de cárcel contra el abusador, lo máximo posible en este caso.

El horror y la impunidad

Un mes antes de su muerte y en plena lucha contra la depresión, Sathya Aldana utilizó sus redes sociales para contar que no bajaba los brazos en su reclamo de Justicia. En un texto que publicó en Facebook relató los horrores a los que la sometió su padre.

"Tenía 8 años cuando mi papa empezó a abusar de mí. ¿Será que el guardapolvo no era lo suficientemente largo y lo provoqué? Me tocaba mientras me decía que solo eran cosquillas, me obligaba a tocarlo para que fuera 'cariñosa', me hacía sexo oral, entre manoseos, abusos y las veces que yo me asfixiaba porque sentía que iba a morir", dice parte del durísimo relato que la joven decidió hacer público en medio de su desesperación porque el abusador seguía libre.

 

"Pasé por autolesiones, intento de suicidio, ataques de pánico, me diagnosticaron depresión en la psicóloga por producto de los abusos. ¿Seguís pensando que hablar de esto es una moda? ¿Seguís pensando que ahora 'se ponen de acuerdo para denunciar'? No es fácil, hay que vivir con el dolor y el rechazo que a veces me tengo a mi misma por sentirme así. Acá estoy más fuerte que nunca, para pelearla hasta el fin", había escrito Sathya también, pero sus fuerzas se acabaron ante la falta de respuestas.

La Justicia no le llegó en vida

Los ataques a Sathya ocurrían durante los fines de semana, cuando el abusador tenía su custodia. Nancy, la mamá, no supo de las violaciones hasta que la víctima fue adolescente.

 

En mayo de 2017, cuando Sathya tenía 16 años, la mujer acompañó a su hija a hacer la denuncia al Polo de la Mujer. Sin embargo la causa nunca prosperó. De hecho, Nancy le aseguró a El Doce que a su ex, y presunto violador, sólo lo llamaron a declarar una sola vez y no asistió.

En cambio a la víctima la citaron cinco veces para declarar el horror. “Mamá, si cada vez que tengo que venir me van a hacer contar y recordar todo otra vez, es una tortura para mí”, le dijo a su madre en la última ocasión y pidió no ir más, cayendo así en un grave cuadro depresivo.

“A ella la violaron desde chiquita y nunca nos ayudaron cuando denunciamos. Mi hija se quitó la vida porque la llevaron a eso”, dijo con profundo dolor su madre Nancy.

Marcha para pedir Justicia

Este martes 19 de enero se cumplirá un año de la muerte de la joven y por ello su familia y sus seres queridos organizaron una “marcha de silencio” frente a Tribunales I de la Ciudad de Córdoba, en calle Caseros al 551. Será a partir de las 12.

 

“Durante más de dos años, la fiscalía no avanzó en la investigación que debía realizar de oficio, no tomó las pericias psicológicas ni a Sathya ni al denunciado. Al pedir explicaciones a la fiscal, la respuesta fue que no había recursos para llevar adelante la investigación; respuesta que pone en evidencia el abandono del Estado a las víctimas de violencia sexual”, escribió la madre en un comunicado enviado a El Doce.

Te puede interesar