¿Es grave el "temblor esencial” que padece Rodríguez Larreta?

OPINIÓN Por Mariano Di Bártolo-Especial para Diario Córdoba
OLTZAVFWCVEQXNHZUJGGM4V22A

hoy Por Mariano Di Bártolo

Horacio Rodriguez Larreta (pre candidato a presidente del macrismo), fue noticia en los últimos días tras reflotarse la información que padece una patología neurológica que se denomina “Temblor Esencial”.  

El disparador fue verlo agarrar con las dos manos una botella de agua para beber al compás de una marcada inestabilidad en sus manos.

En este caso y con la anuencia amable de los lectores y de éste noble  medio,  me auto referenciaré porque conozco y convivo con una realidad que no pienso esconder. Ya hace tres años y luego de mucho tiempo tratando disimular situaciones poco felices, algo frecuente entre muchas personas, decidí avanzar y buscar respuestas desde la medicina tradicional sobre  situaciones que comenzaron a incomodarme.

Porque no podía?, tomar un “bocadito” en una reunión social con una mano? sin tener que apelar a la paciencia del mozo o de algún compañero ocasional que me sostuviera la copa para poder usar las dos manos? Porque fui perdiendo la caligrafía? Porque ante una situación  incomoda  mi brazo y mano izquierda  se mueven como “Para echarle azúcar a los churros”, toque de humor  que no me pertenece sino es de autoría del periodista Ramón “Colorado” Dopazo”.

Porqué mis dedos índices y pulgar  no pueden cumplir su función de “pinza” con éxito a la hora de tomar con precisión los objetos pequeños? Porque debo mirar “de cuando en vez” el teclado de mi ordenador, si el profesor de apellido Gallopa, me enseñó mecanografía (materia que se cursaba en el secundario y enseñaba  escribir a máquina. Aclaración para las nuevas generaciones) en el Colegio San Buenaventura y una de las consignas era esa? No mirar el teclado? Porque es un desafío tomar un pocillo de café, sin derramarlo?

En suma. Al igual que el jefe gobierno de la ciudad de Buenos Aires (nunca sabré porqué no le llaman intendente) tengo conmigo esa particularidad que ya he asumido y la considero como algo  que ha llegado para quedarse. “El Temblor Esencial…” Claro, que mi “Colega” ya de campaña pre presidencial y a diferencia mía,  hasta una micosis axilar podría causarle alguna exaltación en su imagen y  se encargaría en aclarar que su diagnosticó fue dado a los cinco (5) años de edad  a diferencia de quien suscribe que convivo con ella desde el balcón de la adultez y obviamente no pertenezco ni está en los planes hacer  política. Por ende mi sinceridad es total.

Tras la intervención de un profesional de primera línea y estudios específicos. El resultado fue contundente. De frente como debe ser, el especialista barbijo impecable y guardapolvo de verano (mangas cortas) dijo que nada debía cambiar sustancialmente en mi vida solo que… Hay un tratamiento que seguir y así estamos. En marcha.

Pero como decía Daniel Salzano “volvamos donde dejamos la narración”.  Horacio Rodriguez Lareta tuvo que aclarar cual, era su estado de salud, en lo personal y seguramente muchos de los que estén leyendo estas líneas estarán  mirándose las manos por ejemplo… Y lo bien que hacen. Solo deseo, que esta situación no sea usada con fines espurios (-políticos- hoy casi son sinónimos)  sino para concientizar a la población sobre los otros autocontroles y  concurrencia al médico. De existir; no debe ser minimizado.

“El Amor con el Ojo del Acha…”

Refiere el dicho popular cuando nos preguntamos sobre algo que nos parece inverosímil. “ Qué Tiene Que Ver El Amor Con El Ojo del Acha”? Amplio.

Hoy Rodriguez Llareta,  no solamente es noticia por su campaña o pre campaña presidencial. Es noticia también por esta coyuntura. Como bien sabemos ninguna persona publica en el mundo, resiste “archivos”, en definitiva su pasado. En este caso y como corresponde a nuestra tarea debemos dirigirnos a su largo camino en la gestión pública. El responsable de C.A.B.A. (tampoco nunca entenderé porque se le dice “ciudad autónoma” a la de Buenos Aires, si la Constitución Nacional establece la independencia de cada distrito sea provincia o ciudad, sin salir del contexto “Federal”) fue interventor del P.A.M.I. designado por el entonces presidente Fernando de la Rúa. Se varió en la repartición entre el 15 de diciembre de 1999 y fines del 2000.

Repasando las carta que dejara el Dr. Réne Jerónimo Favaloro quien se quitó la vida el 29 de Julio de 2000, hizo un “croquis despreciable” de todas las puertas que había golpeado para lograr resistir de pie con su Fundación y su obra por lo que  sigue siendo recordado en el mundo entero. Tristemente la mayor deuda impaga que soportaba era precisamente con el P.A.M.I.   dejó escrito de puño y letra y que ya nadie  lo atendía. Desde el presidente de la Nación, directores de organismos (obviamente del el P.A.M.I.- Rodriguez Larreta-) y algunos refulgentes empresarios privados que alguna vez pasaron por su quirófano y a quien les pedía desesperado auxilio financiero, aunque se para poder pagar los sueldos de su reconocido equipo. Incluyendo siempre “mucamas, enfermeras, enfermeros, intrumentistas, Etc. Sin ellos nada hubiéramos podido hacer” reiteraba Favaloro antes de la crisis que lo sumió en una profunda depresión y tras padecer años antes una dura Hepatitis.

El candidato Rodriguez Larreta, no debe enojarse como lo hizo tiempo atrás cuando un periodista pampeanos le pregunto sobre el tema y el desplante de la obra social de los jubilados para con Favaloro.  Ni enojarse ni mucho menos levantarse e irse. Poco sabe (parece) mi “Colega de Temblores” que el médico nació en La Plata, más precisamente en el humilde barrio “El Mondongo”, pero es más pampeano que el ombú. Tras haber ejercido  en la hasta entonces poco conocida población de Jacinto Arauz, donde se lo entroniza y con real Justicia cada vez que pueden. De allí ya  partió hacia los Estados Unidos y puso en marcha la técnica quirúrgica del By Pass que cambió la história .

Tarea para el  “vagón” de asesores, en Comunicación Tradicional, más lo de Redes Sociales, Imagen,  Etc, Etc.

Permítame, la última licenciado en Economía egresado de la prestigiosa Universidad de Harvard… Sabiendo que la virtualidad achica las distancias y los intermediarios, quien le dice que la presente reseña de este medio llegue a su poder. Me encantaría charlar mucho de lo que en este caso nos une: nuestro “Temblor Esencial…”, pero recuerde que soy periodista y lo del Dr. René (como le dicen hasta hoy quienes fueron sus pacientes), se lo preguntaría una vez más. Espero si se diera el caso; no correr la misma suerte del colega de la provincia de La Pampa y se quedara charlando un rato.

Me olvidaba “El Temblor Esencial” no siempre ocasiona perdida de memoria. Y si fuera así, me ofrezco de lazarillo para esclarecerle lagunas.

Te puede interesar