Ómicron complica y mucho al comercio e industria de Córdoba

WLU5PRPVXNAHTP4WATRB5LRTK4

Por la cantidad de contagios, la tercera ola de coronavirus que se expande por Córdoba no sólo puso en alerta al sistema de salud. Hay miles de rubros que, debido a que sus empleados contrajeron Covid o que son contactos estrechos y no pueden trabajar, vieron menguada la calidad de sus servicios.

Oscar tiene una distribuidora de hielo y se encuentra en el pico de la temporada. Seis de sus nueve empleados se contagiaron en vísperas de Navidad. Él, que tenía previsto sumarse a las tareas operativas, también dio positivo y debió aislarse.

Leticia, dueña de un restaurant con varios empleados, tuvo que cerrar su local el fin de semana de Año Nuevo. Siete de sus 11 empleados están contagiados.

Luis, que tiene un maxiquiosco en la Rafael Núñez, está trabajando 16 horas por día para suplir los turnos que sus empleados no pueden cubrir por estar aislados. “Tenemos cuatro empleados. Primero se enfermaron dos y cuando volvieron, se contagiaron los otros dos. Encima estamos en una fecha en la que empiezan vacaciones y hay mucha demanda de trabajo”, señaló.

CAÍDA EN LA PRODUCCIÓN
Un empleado de una importante empresa internacional que opera en Córdoba, que prefirió reservar su nombre, contó que la producción tuvo una caída por el ausentismo producto del Covid. “También afectó a áreas de soporte, ventas y marketing. Hubo un casamiento que provocó un montón de contagios”, relató.

Es casi imposible encontrar una empresa, por más grande o chica que sea, que no haya padecido o esté padeciendo laboralmente el impacto de la pandemia.

Hoy en día, ir a lugares como el supermercado o un banco, es arriesgarse a hacer una larga fila en la caja por escasez de empleados.

El recorte de los días de aislamiento que hace unos días definió el Ministerio de Salud de Córdoba, fue una medida celebrada en distintas cámaras, que ven peligrar la calidad de sus servicios y sus números.

PREOCUPACIÓN DE LA UIC
La Unión Industrial de Córdoba (UIC), si bien exhibió su preocupación por el nivel de ausentismo, mostró satisfacción por las nuevas medidas sanitarias. “Es muy alta la preocupación por el ausentismo. No nos imaginábamos esto. Por suerte, la Provincia bajó los días de aislamiento”, expresó el titular de la entidad, Marcelo Uribarren.

 
“Esta tercera ola es peor que el año pasado, porque antes la gente se cuidaba más y no estaba todo tan liberado. Entonces, con un buen protocolo en la empresa, uno lograba cierta eficiencia”, agregó.

Distintas cámaras y federaciones se expresaron en sintonía con la UIC.

“Hay una gran preocupación por la cantidad de empleados contagiados y por los que tuvieron contacto estrecho. Esto complica la atención y los servicios. Algunos gastronómicos decidieron cerrar sus locales durante las vacaciones ya que no podrán hacer frente a los compromisos de sus establecimientos con la cantidad de empleados que quedaron”, sostuvo el coordinador Institucional de la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de Córdoba, Fernando Faraco.

En tanto, el presidente de la Cámara de Supermercados de Córdoba, Víctor Palpacelli, señaló que por la pandemia el ausentismo en el sector es del orden del 35 por ciento. “Nos está agravando la parte operativa y la calidad de los servicios. Además, la situación se ve agravada porque estamos en etapa de vacaciones del personal, algo que no se ha podido reprogramar. Sin dudas, las reuniones sociales de las fiestas de Navidad y Año Nuevo generaron muchos contagios. En esta semana, el panorama es similar a la anterior”, expresó.

Sobre las posibles soluciones que asoman en el horizonte, Palpacelli se mostró resignado. “Algunas sucursales han tenido que recortar horarios y otras tuvieron que cerrar. No queda otra que esperar a que esto pase. Esperemos que la semana que viene sea más tranquila cuando podamos contar con los empleados que fueron aislados la semana pasada. Ojalá bajen los contagios”, cerró.

FALTA EL 40%
Desde la Cámara de Comercio de Córdoba destacaron que el ausentismo en algunos rubros ronda el 40 por ciento del personal. “Está a la vista por la cantidad de contagios cómo se expandió la tercera ola en Córdoba y el comercio no es ajeno. Afectó a todos los rubros y hay muchos que lamentablemente no tienen otra alternativa que cerrar o disminuir la atención”, expresó la directora general de la entidad, Nadia Villegas.

La dirigente reveló que hubo gestiones con distintas esferas del gobierno provincial a fin de acortar el confinamiento para aquellos contacto estrecho sin síntomas. “Ahora que se acotó la cantidad de días de aislamiento se pudo salvar muchísimo el trabajo de nuestros asociados. Haber aclarado bien el nuevo protocolo nos ayudó bastante en ese sentido”, agregó Villegas.

El rubro de los taxistas, que de por sí cae en esta época del año, también sufre los embates de la tercera ola de coronavirus. “Tenemos varios compañeros que no están prestando el servicio porque están contagiado o tuvieron contacto con casos positivos. Todos los días nos enteramos que hay autos que no salen a la calle por la falta de chofer”, expresó el secretario General del Sindicato de Peones de Taxis, Miguel Arias.

Fuente: La Voz del Interior

Te puede interesar