"Mi idea es pensar el fútbol fuera de la lógica del fútbol show"

DEPORTES 27 de mayo de 2021 Por Omar EDEN
multimedia.miniatura.9a2c79a96cc07449.6c612063616e63686974615f6d696e6961747572612e6a7067

“Mi idea y la de la Escuela de fútbol donde estoy, es pensar el fútbol fuera de la lógica del fútbol show o del fútbol para la venta. Pensar otro fútbol. El fútbol de potrero, un fútbol que incluya a todos y todas. Un fútbol sin división de géneros, edades, sin esas divisiones que nos implementa el fútbol competitivo”, expresa Erika Fronteras.

Y lo dice apasionada. Se le nota mientras habla que siente todo eso que expresa.

“Eri” lleva adelante desde hace cuatro años y medio la Escuela de Fútbol “La canchita”. Está ubicado en barrio Alberdi y asisten unas 40 personas que van a jugar. Jugar, esa bella palabra que se hace real en la escuelita. Asisten niños y niñas desde los 5 años hasta mujeres y varones de 35 años. Abierto para todos y todas.

La mayoría de los chicos y chicas son del barrio, que se han criado juntos. Un día la vieron a ella practica junto a unas amigas y comenzaron a juntarse, y se decidió por una escuela de fútbol femenino, pero al tiempo también nenes preguntaron por sumarse y surgió la idea de que sea abierto, que sea fútbol mixto. “Lo que intentamos hacer en la escuela es potenciar el fútbol mixto y desnaturalizar la cuestión masculino o femenino”, explica Fronteras, que es profesora de Historia y amante del fútbol. Tan es así que ha realizado cursos por doquier sobre fútbol, y también el de directora técnica.

  

A propósito, Erika Fronteras es la directora técnica del plantel principal de fútbol femenino de Racing de Nueva Italia que participa en el certamen que organiza la Liga Cordobesa. 

En La Canchita afrontan un proyecto más allá de la práctica deportiva y tiene que ver con la identidad.

“En la escuela no sólo van los chicos y chicas a aprender a patear la pelota, se hacen talleres, se leen cuentos. Trabajamos toda la identidad con el barrio, con el fútbol, es pesar en otro tipo de fútbol. No hay división de género en la escuela, hay una implementación de ESI, de la Ley Micaela…”, relata la profe.

En ese marco, comenzaron a trabajar un libro donde los niños y niñas escribirán sobre el fútbol mixto. La idea es que la obra sea publicada a comienzo del 2022.

 

“Desde muy chica me gustaban todos los deportes. Practiqué hockey, esgrima, tela, muchísimos deportes y entre ellos pateaba como cualquier niña que su padre y madre la dejaban, y jugaba que quería ser arquera. El amor por el futbol y el ser hincha estuvo siempre.  Pero no recordaba que lo había vivido con tanta pasión, porque a medida que pasaba el tiempo fui naturalizando que el fútbol es para los varones, fui ocultando lo que sentía. Cuando me mudé, encontré cosas en cajas, entre ellas carpetas con recortes de fútbol. Mi mamá me contaba que en los Mundiales yo me encerraba en la pieza y lloraba cuando perdíamos, cosas que había olvidado. Y a partir de ahí volví. Cuando volví a jugar con amigas, me dije que esto era lo que más quería, lo que más amaba. Y así armamos un equipo para jugar en el potrero y en esa búsqueda empezaron a venir niñas de 10 a 11 años que me pedían que les enseñara… después empezaron a caer varoncitos, y ahí se armó la escuela”, resume Fronteras.

El fútbol siempre estuvo y ahora le da otro valor, otro vuelo, y abre puertas para las generaciones que vienen, y les provoca pensar un nuevo fútbol sin estereotipos, ni prejuicios… un fútbol de potrero.

 

Fuente: La Nueva Mañana

Te puede interesar