Inflación, estancamiento, deudas y disturbios: las claves del duro pronóstico del FMI sobre la economía global

WGFBKLR5Y5EYFKPVVCNNUXJE3E

Este martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió sobre los riesgos para la economía mundial y señaló que las bajas expectativas de crecimiento pueden, no solo no concretarse, sino que podrían empeorar aún más.

Para el FMI, la economía puede caer a uno de los niveles más bajos en cinco décadas y hay riesgo de que las monedas nacionales se deprecien considerablemente frente al dólar. Si las predicciones se materializan, el crecimiento mundial podría descender al 2,0% en 2023.

“Una recuperación tentativa en 2021 ha sido seguida por desarrollos cada vez más sombríos en 2022 a medida que los riesgos comenzaron a materializarse”, advierte el Fondo. Además, señala que la producción mundial se contrajo en el segundo trimestre de este año debido a las recesiones en China y Rusia.

Principales riesgos que se estiman sobre las perspectivas globales.
Guerra en Ucrania y precio de la energía: según el FMI hay “mucha incertidumbre” sobre los niveles de suministro de gas ruso a Europa para 2022 y 2023, mientras que desde abril ya se observa una caída del 40% respecto al año pasado.

El informe plantea la posibilidad de que las exportaciones de gas ruso se detengan completamente, lo que podría obligar a los países europeos a racionar la energía. Esto afectaría a sectores industriales importantes lo que reduciría “significativamente” el crecimiento de la zona euro en 2022 y 2023, y tendría un eco “trasfronterizo”.

Inflación persistente: a pesar de que “se espera” que la inflación vuelva a los niveles previos a la pandemia antes de finales de 2024, si las presiones son muy fuertes podrían crear una situación de “estanflación”, es decir con economías estancadas a la par que la vida se encarece por una inflación alta.
    
Políticas de desinflación: el FMI alerta que los intentos por contrarrestar la inflación por parte de los bancos centrales, generen caídas en la demanda si no eligen bien las tasas de interés directrices. “El riesgo de recesión es particularmente prominente en 2023″, señala el informe.
Deuda de economías emergentes: con el aumento de las tasas de interés en las economías desarrolladas, será más caro obtener créditos y sin una política monetaria adecuada, existe el riesgo de que las monedas nacionales se deprecien considerablemente frente al dólar. Esto ocurriría en un momento en el que la posición financiera de muchos Estados ya es “tensa”.
La institución estima que el 60% de los países de bajos ingresos corren el riesgo de encontrarse, o ya están, en dificultades con su deuda. Hace 10 años, la cifra rondaba el 20%.

Estancamiento en China: el organismo internacional prevé un repute en la economía china durante el segundo semestre de 2022, después de una primera mitad de año marcada por numerosas medidas restrictivas debido a la pandemia de covid-19, pero un nuevo brote de covid-19, acompañado de la política de cero covid del gobierno, podría afectar la economía con “importantes repercusiones a nivel mundial”.
Leé también: Kristalina Georgieva, tras la reunión con Batakis: “Bienvenidos sus esfuerzos por la sostenibilidad fiscal”

Disturbios civiles y hambruna: como los gastos en alimentos y en energía son insustituibles, la inflación actual “representa una amenaza no solo para la estabilidad económica, sino también para la estabilidad social”, señala el FMI. La institución marca que hay un aumento de las protestas desde el final de la fase aguda de la pandemia. “Los precios más altos de los alimentos y la energía son fuertes indicadores de disturbios”.
Además, indica que el principal factor que ha impulsado el aumento de los precios de los alimentos ha sido el bloqueo de Rusia a las exportaciones de cereales de Ucrania.

Fragmentación de la economía mundial: el FMI también teme un “riesgo grave para las perspectivas a medio plazo con la guerra en Ucrania”: una fragmentación de la economía mundial en bloques geopolíticos con diferencias significativas en estándares tecnológicos, sistemas de pago internacionales y reservas de divisas. “La fragmentación también podría disminuir la eficacia de la cooperación multilateral para responder al cambio climático, con el riesgo adicional de que la actual crisis alimentaria se convierta en la norma”, concluye.

Fuente: TN

Te puede interesar