Rodrigo quiere pero no sabe si puede

DBVS372ZKND77KN6ILH2JQRAIA

No estamos recorriendo la provincia por deporte”, asegura un íntimo allegado a Rodrigo De Loredo, el diputado que es líder de la bancada de Evolución en el Congreso. Entre sus íntimos, el radical ya no se cuida en decir que intentará ser el candidato a gobernador de Juntos por el Cambio en 2023.

De Loredo es absolutamente consciente que para disputarle ese lugar a Luis Juez, su socio político en los comicios legislativos del año pasado y ya lanzado desde hace meses a la postulación mayor, debe escalar en la consideración de los votantes del interior y que eso termine reflejándose de manera clara en las encuestas.

“Sólo si estamos parejos en los números con Luis o por encima podemos aspirar a quedarnos con la candidatura a gobernador. Ese será el camino hasta fin de año. Después se verá para qué nos da el cuero”, aporta otro deloredista, al tanto del objetivo fijado por el diputado nacional. Para este sector del radicalismo, la candidatura a intendente de la Capital “está asegurada”, pero la aspiración es ir por más.

En la Unión Cívica Radical hay importantes voces que reclaman una definición clara de De Loredo. “Nosotros no vamos a esperar a Rodrigo hasta fin de año; si no da señales de qué quiere ser, los que daremos señales seremos nosotros”, comentó un radical que repite las ideas que tiene Ramón Mestre, sin cargo en la actualidad, pero con control de una parte del partido. Otra porción de la UCR es comandada por Mario Negri.

La estrategia de De Loredo para los próximos meses pasará por acentuar las visitas al interior, apalancado en la amplia estructura que mantiene el radicalismo. Además, no dejará de recorrer los barrios de la ciudad de Córdoba bajo el tópico de la inseguridad, un eje que le permite, en paralelo, mostrarse interesado en las problemáticas de la Capital.

La ambigüedad seguirá marcando los pasos del excandidato a intendente, que, pese a las presiones que recibe de su partido para que se defina, no develará sus intenciones en público hasta 2023. “No podemos decir que haremos tal o cual cosa cuando estamos en pleno proceso para ver hasta dónde nos da la máquina”, grafican cerca del diputado nacional.

En el juecismo están al tanto de las intenciones de De Loredo. Hay dirigentes cercanos al senador Juez que, al mismo tiempo que consideran que es válida la pretensión del radical están confiados de que las encuestas seguirán favoreciéndolos a ellos.

Hace 10 días hubo un vuelo rasante por Córdoba de un hombre fuerte y de peso dentro de la estructura política de Horacio Rodríguez Larreta. Federico Di Benedetto, secretario de Comunicación, Contenidos y Participación Ciudadana del gobierno de Caba, le mostró encuestas a Juez que lo tienen por encima de De Loredo a nivel provincial.

“Luis no ha cometido errores no forzados desde la victoria del año pasado. Es lógico que caiga algún punto porque bajó la espuma, pero su imagen sigue muy bien”, traza un balance optimista otro allegado al senador.

En el búnker de De Loredo aseguran que las encuestas que definirán las posiciones finales deben no sólo contemplar imagen e intención de voto, sino que tienen que incluir pisos, techos y proyecciones.

RACIONALIDAD Y REGLAMENTO
En el entorno de De Loredo aseguran que en Juntos por el Cambio debe primar la racionalidad. Y ponen un ejemplo concreto sobre qué significa esa definición. “Lo lógico es que el candidato a gobernador sea el que mejor de los dos esté. Es más, lo mismo digo si el mejor posicionado termina siendo (Gustavo) Santos. Lo que debe mandar es el proyecto de recuperar el poder; los nombres van atrás. El más competitivo debe liderar y el resto tiene que acompañar”, sintetiza la idea madre otro deloredista destacado.

En esa misma línea y sin ánimo de confrontar con los socios, se sostiene: “Si Luis llegara a fin de año mucho mejor que nosotros, no habría ninguna razón de competirle la candidatura. Ojalá que en el juecismo piensen lo mismo si se da la situación inversa”.

Para este sector ese concepto colaborativo debiera estar incorporado de alguna manera al reglamento del espacio. Ese compendio de reglas -en las que figurarán las condiciones que regirán una eventual interna- está acordado, coinciden fuentes de todos los espacios. La semana pasada, de manera pública, Mestre pidió a los presidentes de los partidos que rubriquen lo acordado en pos, dijo, de dotar de “institucionalidad” al espacio.

De Loredo también hizo saber que el reglamento debe estar listo a la brevedad. Y en el juecismo piensan en el mismo sentido. Hay legisladores e intendentes que adhieren y presionan para que el proceso sea finiquitado cuanto antes.

La misma fuente es enfática sobre otro aspecto indispensable: “Si no mantenemos la unidad, las buenas chances que tenemos de ganarle al peronismo desaparecerán”.

Con información de La Voz del Interior, sobre una nota del periodista Mariano BERGERO

Te puede interesar