Guzmán: “Hoy la economía no podría soportar una cuarentena estricta como la que se implementó en marzo de 2020”

ECONOMÍA Por Agencia de Noticias del Interior
El ministro reconoció que el gobierno deberá enfrentar de otro modo la nueva etapa de la pandemia. En cuanto a la afirmación de Cristina Kirchner de que la deuda “es impagable”, dijo que “las cosas hay que decirlas con franqueza”
G5FEQIOOGBDMXGHOU7IRL2UNSQ

Martín Guzmán, señaló que “hoy la economía no podría soportar una cuarentena estricta como la que se implementó en marzo de 2020″.

En la primera emisión del programa Conecta2, por CNN en Español, y ante los periodistas Ernesto Tenembaum y María O’Donnell, el ministro de Economía de la Nación reconoció que el Gobierno se dispone a afrontar la nueva etapa de la pandemia de un modo diferente al que lo hizo el año pasado.

En su comentario se refirió a lo que muchos llamaron “la cuarentena más larga del mundo”, con cuestionados resultados sanitarios (el país ocupa el puesto 12 en el ranking mundial de países por número de infectados, registra más de 56.000 muertos y asiste en los últimos días a un aumento del número de contagios) y serios costos económicos, al punto que según las estadísticas del Indec el PBI se contrajo en 2020 un 9,9% y en el segundo semestre del año la pobreza aumentó hasta abarcar al 42% de la población, lo que significó que tres millones de personas más recayeron en la pobreza, que ahora alcanza a 19 millones de argentinos.

“La economía funciona con circulación -explicó Guzmán-; por más que haya pandemia, el efecto sobre la economía es menor y aún estando en pandemia que la economía lleva 9 meses consecutivos de crecimiento y una mejora en la gran mayoría de los indicadores”, con “sectores que todavía están sufriendo pero otros que se están recuperando muy fuerte”. Al respecto, señaló que el Gobierno revisó al alza los pronósticos de crecimiento del 5,5 al 7% anual, que consideró un “pronóstico prudente”.

Respecto de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), Guzmán refirió que en su reciente visita a Washington, coincidió con los técnicos y la directora del organismo, la búlgara Kristalina Georgieva, que los principios en que se basó la estrategia económica de Cambiemos dañaron la economía, pero que en el comunicado que acordaron al cabo de su reciente visita, coincidieron en los principios de una búsqueda beneficiosa para la economía.

En un extenso reportaje, Guzmán apuntó a una “reducción gradual y consistente de la inflación” y respecto del estado actual de la renegociación con el Fondo y con el Club de París respondió que busca armonizar “consensos internos” en torno de los pilares de la política económica y “consensos internacionales” con los países que más influencia tienen en la toma de decisiones, como los del G7, del G20, de modo “que apoyen la visión que el gobierno argentino está poniendo sobre la mesa para resolver sus problemas.

Las deudas que se tomaron entre 2018 y 2019, enfatizó, “son de un monto tal y con unos plazos tales que hoy el país no tiene capacidad de hacer frente y por eso hay que refinanciarlas”. En ese sentido, defendió el reclamo de la vicepresidente Cristina Kirchner que pidió “un gesto” al FMI, porque los plazos de pago, de un máximo de 10 años, parecen hoy insuficientes. “Es tan grande el monto, que desde el punto de vista de la sostenibilidad macroeconómica, de la capacidad de pago del país, se pone en tensión con lo que son los programas estándares del FMI. Ahora, por otra parte, poder cambiar esto requiere de alinear voluntades internacionales y eso es algo que no se logra en poco tiempo”, explicó.

En cuanto a la afirmación de la vicepresidente de que la deuda “es impagable”, Guzmán dijo que “las cosas hay que decirlas con franqueza” y que en ese sentido Cristina Kirchner “está planteando una realidad”.

Coincidencias de Fondo y el aumento de la pobreza

“Si ves lo que pasó cuando terminamos la gira en Washington, la semana anterior, el Fondo Monetario Internacional publicó un comunicado en el cual se manifestó cuáles son los principios de la política económica en los que el gobierno argentino y el Fondo están de acuerdo. Y fíjate que ese comunicado es un comunicado que está diciendo claramente que los principios en los que se basó la política de Juntos por el Cambio no son principios que le hagan bien a la Argentina. En cambio, los principios en los que se basa la política económica de nuestro gobierno son aquellos principios en los que se debe basar un acuerdo con el Fondo”, manifestó.

Guzmán fue menos preciso cuando lo consultaron sobre las tarifas y el objetivo fijado en el presupuesto de que se mantengan constantes respecto del año 2020. “Es algo sobre lo que estamos trabajando para cumplirlo. Siempre hay diversas opiniones”, admitió, y señaló que hay “grandes heterogeneidades en nuestra población en cuanto al poder adquisitivo, la vida que llevan”. Además, señaló que los entes reguladores (de la Electricidad y del Gas) “no dependen del ministerio de Economía, dependen directamente del presidente”. Lo que se busca, señaló, “es focalizar los subsidios en quienes más lo necesitan. El aumento para los que están peor va a ser más bajo: va a implicar una reducción de la carga de las tarifas para sus ingresos. El aumento para los que están más arriba en la escala de ingresos va a ser más alto” aunque agregó que “no se va a dar de un momento para otro, esto es un proceso que se va a ir dando durante el año”.

Cuando se le señaló el aumento de la tasa de pobreza al 42% de la población y que, pandemia mediante y mirando el presupuesto no se observa margen para que el Estado siga asistiendo a la población con programas de alto costo fiscal como el “Ingreso Familiar de Emergencia” (IFE) y el de “Asistencia al Trabajo y la Producción” (ATP), Guzmán enfatizó que “hubo mucho aprendizaje recorrido durante 2020 y hubo una preparación del sistema de salud para lidiar con la pandemia. No es lo mismo lo que se sabe hoy, aun cuando falta mucho por saberse sobre qué significa esta pandemia, que en marzo de 2020 cuando esto comenzó. Por lo tanto hoy estamos con capacidades distintas para lidiar con la situación pura de la salud. Por supuesto que, desde el punto de vista económico, buena parte de ese margen ya se utilizó”.

Fue entonces que afirmó “hoy la economía no podría soportar un cierre total, una cuarentena estricta del tipo Fase 1 como aquella que se implementó en marzo de 2020, pero esa no es la idea”.

“Desde el punto de vista de las restricciones de circulación, va a ser otra historia”, prosiguió el ministro, quien afirmó que ahora “la economía está diseñada, preparada, funciona con circulación. Entonces por más que haya pandemia el efecto sobre la economía es menor. Fijémonos en lo que está pasando ahora: todavía estamos en pandemia. Pero llevamos nueve meses consecutivos de actividad económica creciendo. Lleva una mejora en la gran mayoría de los indicadores. Hay sectores que por supuesto están sufriendo los efectos de la pandemia pero se han estado recuperando muy fuerte. De hecho, hemos revisado hacia el alta los pronósticos de crecimiento para 2020. Era 5,5% en la proyección de septiembre de 2020 y hoy es 7%, que también es un pronóstico prudente, porque conviene ser prudentes”, dijo.

Respecto de la caída del 9,9% del PBI, destacó que fue inferior al 12,5% de caída que se proyectaba en septiembre y que “si mirás en todo el continente, Argentina no es la que peor le fue. Por supuesto que tuvo una caída, pero no hay que mirarla en términos absolutos: hay que mirarla en relación a cuál era la proyección antes de la pandemia”.

En cuanto a la inflación insistió en la idea de “una reducción gradual consistente” y señaló que “nosotros teníamos una proyección de que el primer trimestre iba a ser un primer trimestre con niveles más altos que para el resto del año”.

E insistió en el punto de vista de que “extrapolar lo de los primeros tres meses a todo el año sería un error. El 29% es el objetivo de política macroeconómica. Y hay políticas macroeconómicas, incluyendo la monetaria y la cambiaria −sobre todo la política cambiaria− que se aplicó entendiendo que se concentraba parte de la depreciación del tipo de cambio programada para todo el año en el primer trimestre. La tasa de depreciación va bajando y hay gestiones del Estado concretas para ir enderezando esta cuestión”.

 

 

Con información de www.infobae.com

Te puede interesar