Orgía de poder

OPINIÓN Por Carlos ZIMERMAN
El peronismo nunca se conforma, siempre quiere más, y en ese querer más, apela a los artilugios más extraños para lograrlo, todos reñidos con la democracia y el Estado de Derecho.
multimedia.normal.b98d4d938b5dcaf1.494d472d32303230303831312d5741303030305f6e6f726d616c2e6a7067

Seguramente si se hiciera una evaluación sobre democracia y republicanismo entre los dirigentes del peronismo, pocos pasarían la prueba, habría muchos reprobados y a Marzo.

"Los muchachos" no son muy afectos al respeto de las instituciones. Quizá la cultura democrática y republicana sea bastante pobre, al fin y al cabo nacieron no precisamente del voto popular, si del clamor popular, pero no del voto. 

Cada vez que fueron gobierno fueron por más , quisieron más , pretendieron torcer la ley y acomodarla a sus intereses. Pasó con Perón, con Menem, y por supuesto con los Kirchner. Estos últimos se doctoraron en la materia.

Este gobierno, tal como lo definió Mario Negri, tiene gula de poder, quiere más , no se conforma y como en otras etapas va por todo.

La reforma judicial que propone, necesaria en otras circunstancias, es el más claro ejemplo. Sin lugar a dudas la impulsa CFK más que como una necesidad del conjunto de la sociedad, como algo imperioso y fundamental para no ser juzgada o condenada por actos de corrupción que la involucran.

Para lograr sus fines la ex presidenta no titubeó en hacer alianzas con personajes que nadie hubiese creído posible.

Si hace tan solo un año y medio atrás alguien hubiese insinuado que Cristina estaría en alianza con Sergio Massa y Alberto Fernández, esa persona hubiese sido tildada de un ignorante político, pero las personas que tienen gula de poder, ambiciones desmedidas y totalitarias son capaces de cualquier cosa.

El peronismo actual va por todo y por todos. Por todo lo que los beneficie y por todos los que no comparten sus ideas. 

El peronismo ya pasó de la gula a la orgía, porque la acumulación de poder les da placer extremo, desmedido.

Argentina está manejada por dirigente lujuriosos que no trepidan en nada a la hora de lograr sus objetivos, van por todo y quieren todo. Gozan con el poder, lo disfrutan en extremo y para lograrlo se unen a cualquiera que les permita conseguir lo buscado. Eso se llama orgía, una fiesta desenfrenada en donde se actúa inmoderadamente.

Te puede interesar