Los leales de Llaryora

CÓRDOBA 26 de agosto de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
multimedia.normal.86736b175f323a9e.476162696e657465204c6c6172796f72615f6e6f726d616c2e77656270

A inicios de la semana, el intendente de la ciudad de Córdoba, Martín Llaryora, concretó una serie de modificaciones en el organigrama municipal que pueden leerse en primvver lugar, como un espaldarazo al secretario de Gobierno, Miguel Siciliano; y por otro lado una apuesta a los roles que ejercen Gabriel Bermúdez y Guillermo Marianacci. 

De este modo, además de estar al frente de la Secretaría de Gobierno, Siciliano quedó a cargo de la Gestión de Gabinete, convirtiéndose de este modo en una especie de súper secretario en la  Muni con un área integrada. 

A su vez, una funcionaria del riñón de Siciliano, Fabiana Gigli, queda a cargo de la secretaría de Fiscalización y Control. Gigli, quien al igual que el Secretario de Gobierno proviene originalmente del “olguismo”, hasta ese momento ejercía funciones en esa misma área pero con rango de subsecretaria.

Aún más allá del escándalo del #cumpleañitos de Ulises Bueno, cuyas esquirlas amenazaron con dañar la imagen pública del Gobierno municipal, Llaryora siempre sostuvo a Siciliano y desde un principio lo fue empoderando en la gestión. 

Con este nuevo movimiento, que significa un virtual ascenso para el joven formado por Olga Ruitort, quien además es hoy su yerno, el intendente confirma el rumbo y apuesta fuerte a avanzar hacia 2023 con un Gabinete leal a su proyecto político, un proyecto que viene de la mano del vínculo sinérgico del peronismo a nivel provincial. Vale recordar que Siciliano manifestó en reiteradas oportunidades que veía “a Juan Schiaretti como presidente de la Argentina y a Llaryora como gobernador”. 

Si bien la danza de nombres para las posibles candidaturas continúa siendo materia de especulaciones, la fórmula mencionada por el súper secretario guarda cierto viso de realidad. También suena siempre con fuerza Alejandra Vigo y hasta un Héctor “Pichi” Campana, un referente del peronismo bien cercano a la idiosincrasia del votante cordobés. En el marco de su gestión como presidente de la Agencia Córdoba Deportes, al “Pichi” se lo ve en perfecta sintonía con Vigo, Schiaretti y Llaryora quienes caminan juntos el territorio para reforzar la presencia del “Modelo Córdoba”.

Descentralización, a la cabeza
El intendente realizó otro movimiento importante en el tablero del Palacio 6 de Julio con la creación de la Subsecretaría de Gestión de Gabinete, a cargo de Guillermo Marianacci. En los inicios de la gestión Llaryora, el ex funcionario de Rubén Martí y de Luis Juez había formado parte del organigrama municipal, sosteniendo un accidentado vínculo con los directores de los CPC. 

Tras su renuncia a aquellas funciones, el regreso de Marianacci puede leerse como una vuelta a los orígenes en la intención del intendente de fortalecer las políticas de descentralización operativa de la Muni.

Vale recordar que Marianacci fue la mano derecha del intendente Rubén Américo Martí en aquella política innovadora, iniciada en los años 90 del siglo XX, de creación de los CPC, cuyo principal objetivo es acercar las gestiones operativas a las y los vecinos. Lo cierto es que la relación con los CPC siempre representó un dolor de cabeza para Martín Llaryora, quien tiene una llegada reducida en estos espacios, donde Alejandra Vigo es fuerte y Miguel Siciliano se posiciona como contrapeso. 

Guiño al massismo cordobés
Junto a Marianacci ingresa en la órbita de Siciliano el subsecretario de Conectividad Urbana y Seguridad Vial, Justo Casado, referente de la Fundación Idear -el think tank de Llaryora- y hermano del concejal viguista Diego Casado. 

Entretanto, un peronista de confianza del intendente -y ligado al ministro de Economía, Producción; Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Sergio Massa- también se vio fortalecido con la modificación del organigrama anunciada el fin de semana pasado. 

Se trata del actual secretario de Desarrollo Metropolitano, Gabriel Bermúdez, quien regresó a la gestión municipal en diciembre de 2021 en medio de otra ola de cambios de Gabinete local, tras haberse desempeñado como asesor de Massa en la Cámara de Diputados. Anteriormente había desempeñado el cargo de subsecretario de Transporte de la Nación entre los años 2019 y 2020. Bermúdez tendrá además bajo su órbita a la Subsecretaría de Conectividad Urbana y Seguridad Vial.

De este modo, el intendente de la ciudad de Córdoba se acomoda y apuesta a fortalecer el modelo de gestión, en un gesto de confianza en la sinergia interna del PJ cordobés de cara al escenario de elecciones 2023. 

Un necesario cambio generacional
Con una coalición gobernante durante 20 años, el recambio generacional se hace necesario y en carrera se encuentran muchos dirigentes que iniciaron su camino bajo la órbita de la dupla José Manuel de la Sota - Juan Schiaretti.

Durante estas dos décadas son muchos y muchas quienes participan ocupando cargos legislativos y de gestión en la provincia, y con la llegada al Palacio 6 de Julio de Martín Llaryora, también al ámbito municipal de la capital.
Además del intendente capitalino y del vicegobernador Manuel Calvo, figuras como Juan Manuel Cid, Victoria Flores y Natalia de la Sota son parte del tándem que busca su espacio protagónico en el futuro próximo. 
En la provincia nombres como Juan Manuel Llamosas, Martín Gill y Andrea Nazario también se inscriben en la carrera para ser parte de la coalición cordobesa gobernante.

En el futuro cercano podrá verse si basta un nombre propio con resonancia o una gestión exitosa para ser parte de la continuidad del modelo cordobés que busca su reedición.

Fuente: La Nueva Mañana

Te puede interesar