El científico cordobés Gabriel Rabinovich fue distinguido con el galardón más importante en el campo de la glicobiología a nivel mundial

CIENCIA 13 de julio de 2022 Por Agencia de Noticias del Interior
23D396B8-FDDD-460B-832A-B65F2FD59F07

Gabriel Rabinovich, investigador del CONICET y director del director del Laboratorio de Glicomedicina del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICET- F-IBYME), es el ganador de la edición 2022 del Karl Meyer Lectureship Award, otorgado por la Society for Glycobiology. Esta prestigiosa distinción, creada en 1990, reconoce todos los años a un científico o científica que haya realizado contribuciones sobresalientes y reconocidas al campo de la glicobiología y sostenga de forma activa un programa de investigación

“Para mí es un gran honor ser reconocido con este premio que recibieron científicos que realizaron aportes muy destacados al cambo de la glicobiología y de las glicociencias. Aunque estaba al tanto de que mi nominación había sido presentada y respaldada por gente que respeto y admiro mucho, y eso para mí ya era un premio en sí mismo, sabía también que entre los candidatos había glicocientíficos de mucha importancia, por lo que noticia fue para mí una grata sorpresa. Estoy realmente muy contento de que la Society for Glycobiology haya considerado el trabajo que hacemos desde la Argentina como merecedor de esta distinción”, expresa Rabinovich. “Siento que es un premio al enorme esfuerzo de todo el grupo de investigación y a la confianza de mis mentores y colaboradores”, agrega.

La Society for Glycobiology es una organización académica internacional no gubernamental, con sede en la ciudad de Rockville (Maryland, Estados Unidos), dedicada a promover el conocimiento, fomentar la investigación, educar a los jóvenes científicos y estimular la comunicación interdisciplinaria al interior del campo de las glicociencias

 

¿Qué es la glicobiología?

La glicobiología es una disciplina que estudia azúcares (glicanos), que pueden estar libres o  adheridos a biomoléculas como proteínas o lípidos, y que en sí mismos  almanecenan importante información biológica. “Hace algunos años los libros de texto con los que estudiábamos solían decir que los azúcares decoraban las células. Hoy sabemos que estos azúcares, cuya importancia fue subestimada durante mucho tiempo, cumplen roles biológicos fundamentales en la vida de una célula”, afirma Rabinovich.

Hace casi tres décadas que Rabinovich se dedica junto con su equipo a estudiar las interacciones entre los glicanos y un grupo de proteínas de unión a azúcares –conocidas como lectinas, particularmente las galectinas-. “Lo que hacen las lectinas es decodificar información contenida en azúcares de proteínas o lípidos –que pueden estar, por ejemplo, en la superficie celular- y traducirla al interior de las células. Dependiendo de la naturaleza y magnitud de las interacciones entre lectinas y glicanos, a partir de estas interacciones, las células pueden, por ejemplo, proliferar, morir por apoptosis o diferenciarse”, explica el científico.

Más allá de que de estas interacciones entre glicanos y lectinas depende el adecuado y equilibrado funcionamiento del organismo (su homeostasis), en ocasiones pueden ser perjudiciales. Por ejemplo, en el caso  de Galectina-1 que asiste a los tumores en el escape a la respuesta inmune o crea vasos sanguíneos que permiten la proliferación de las células tumorales y la metástasis. Por el contario, en el caso de las enfermedades autoinmunes, la disminución de las interacciones entre Galectina-1 y sus glicanos puede ser peligrosa, al facilitar que las células T ataquen tejidos funcionales. En este sentido, actualmente, el equipo de Rabinovich está abocado al desarrollo de fármacos que puedan promover o bloquear interacciones entre lectinas y glicanos, según sea necesario.

 

La ceremonia de premiación

La entrega del premio tendrá lugar en la Reunión Anual de la Society for Glycobiology, que se realizará entre el 2 y el 5 de octubre en Amelia Island (Florida, Estados Unidos). Como parte de la ceremonia, Rabinovich tendrá la oportunidad de brindar una conferencia frente los y las asistentes a la reunión.

Rabinovich se convierte así en el segundo argentino en obtener el Karl Meyer Lecturship Award. El primero fue Armando Parodi, discípulo de Luis Federico Leloir e investigador del CONICET entre 1970 y 2013, quien recibió el galardón en 2011.

Te puede interesar