Por la inflación, ¿habrá ajuste gradual del dólar o un salto devalutorio?: habla la City

ECONOMÍA Por Mirta Fernández*
528017

El ministro de Economía Martín Guzmán repitió durante 2021 como un mantra que no iba a haber devaluación tras las elecciones legislativas de noviembre, aunque en el mercado daban por descontado una aceleración significativa del tipo de cambio oficial luego de los comicios.

El dólar oficial se deslizó la mayor parte del año pasado a un ritmo de 1% mensual mientras la inflación viajaba al 3%. El Banco Central recién en diciembre cambió de estrategia y empezó a mover a un mayor velocidad el tipo de cambio oficial (crawling peg), y el presidente de la entidad monetaria, Miguel Pesce, prometió a los empresarios que la intención era acelerar gradualmente la devaluación diaria del peso,

"En la medida que lo permita el proceso inflacionario, vamos a cambiar el paso devaluatorio que hemos tenido hasta ahora", afirmó el funcionario.

Y así quedó plasmado en el documento de objetivos del BCRA para 2022 donde formula "preservar los niveles de competitividad externa, readecuando gradualmente la tasa de crawl en el marco del régimen vigente de flotación administrada al ritmo de la inflación".

Sin embargo, el dólar en diciembre otra vez quedó muy por debajo del rumbo inflacionario.

El jueves 13 de enero el INDEC informó que la inflación de diciembre fue de 3,8% mientras que el dólar mayorista ese mes subió 1,74%, en tanto que tasa inflacionaria cerró 2021 en 50,9% mientras que el tipo de cambio oficial avanzó en el año 22,07%.

Y en lo que va de enero el valor oficial de la divisa norteamericana también se mueve en cámara lenta en relación a los precios.

En lo que va de enero, el BCRA convalida un ritmo de devaluación en torno al 2,3% mensual, calculó Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, mientras que las consultoras prevén que la inflación de enero podría llegar a rozar el 4%.

Para los economistas consultados por iProfesional el mal dato de la inflación de diciembre "pone presión" para que el BCRA agilice más el ritmo de ajuste diario del dólar.

La mayoría tiene como escenario base que el BCRW implementará un mayor crawling peg.

No obstante, algunos analistas advierten que en el último mes "el riesgo de una devaluación de salto está creciendo" por varios factores, entre ellos la sequía, y la dilatación de llegar a un acuerdo con el FMI.

En ese marco, hay quienes proyectan que en algún momento del año podría haber un salto discreto de entre 20% y 30%.

Más velocidad

Fernando Baer, economista senior de Quantun Finanzas comentó a iProfesional que "el ritmo actual del tipo de cambio aceleró a algo más del 2% mensual, pero contrasta fuerte con la infla núcleo (no tiene en cuenta el efecto de factores estacionales ni precios regulados) de 4,4% en diciembre, por lo que creo que más temprano que tarde van a tener que acelerar algo más el crawling peg, como mínimo debería agilizarse al ritmo de inflación".

En sintonía, Adrián Yarde Buller, economista jefe de Facimex Valores en un seminario virtual planteó que aunque el BCRA aceleró el ritmo del dólar "por ahora el ajuste del tipo de cambio se mantiene demasiado lento en comparación con la tasa de expansión monetaria y una inflación que acelera a la zona de 4% mensual".

"La dinámica de la intervención cambiaria es el termómetro clave a la hora de analizar la sostenibilidad de la estrategia del BCRA. Los datos muestran una mejora en enero, con compras por u$s201 millones" hasta el 14 de este mes, indicó.

En este marco, el economista aseguró al BCRA "no le alcanza con no vender dólares, necesita comprar para recomponer reservas" y para eso prevé que la entidad monetaria hacia adelante "va a acelerar la tasa de devaluación"

De igual mirada, el economista Fernando Marrull, que dirige la consultora FMyA, manifestó que "hace meses atrás el crawling peg era 1% mensual, ahora viene al 2%, y creo que que corra el riesgo de que corra el crawling peg, hoy viene al 2%, creo que va a seguir levantando y hasta el 3% puede acelerar ante niveles de de inflación que en el primer trimestre pueden estar entre 3,6% y 3,7% mensual".

A su vez, Leonardo Chialva, de Delphos Investment evaluó que "mientras el contexto global los acompañe, van a mantener el esquema de devaluación gradual, sin salto cambiario, a un ritmo de 2,5% mensual, tal vez 3% en algún mes puntual pero no mucho mas".

"¿Por qué? porque le muestran al FMI que no hay atraso ya que las exportaciones suben, pero las ventas externas suben por otras razones- 2021 fue el salto de la soja y el repunte de Brasil los que nos salvaron", añadió Chialva.

Un informe de Delphos planteó que "en el ultimo mes el BCRA aplicó una suba de 200 puntos básicos a la tasa de política monetaria y aceleró la depreciación del tipo de cambio oficial al 2% mensual, duplicando el ritmo anterior. Aunque son movimientos en la dirección correcta, no tuvieron la magnitud necesaria para acercarse a los objetivos de moderar la apreciación del tipo de cambio oficial ni proveer tasas de interés reales a los depósitos".

Por eso, prevé que "este ritmo de depreciación del tipo de cambio se ajustará 'sin prisa pero sin pausa' a lo largo del verano hacia niveles del 3% mensual".

Para Diego Martínez Burzaco, jefe de Research y Estrategia de Inviú, "el dato de inflación de diciembre fue muy malo, eso le pone presión a la apreciación del tipo de cambio real, porque la tasa de devaluación se viene manteniendo muy por debajo de la inflación".

"No le va a quedar otro remedio que acelerar el crawling peg, porque la situación está llegando a un extremo muy complicado en términos de disponibilidad de reservas y brecha cambiaria", alegó.

Por su parte, Menescaldi destacó que "esta semana el BCRA empezó a mover un poquito más rápido el crawling, el ritmo mensualizado fue de 2,3%, pero todavía sigue corriendo tímidamente por debajo de la inflación".

"El objetivo del gobierno es que corra mínimo con la inflación, pero hoy no se anima en un contexto donde todo está volátil y bastante incierto, cualquier chispa puede prender fuego todo, por eso creo que van con pie de plomo, van despacito, subieron la tasa quizás de manera insuficiente", evaluó. 

El economista dijo que "no espero grandes cambios en el corto plazo porque todo depende de que es lo que cierren con el FMI", por lo que estimó que el tipo de cambio oficial en enero termine con un ajuste "de 2,5% y quizás el mes entrante lo lleven a 3%".

"De acá hasta que pase lo del FMI no van a tomar decisiones drásticas o importantes, van a ir pasito a pasito", auguró.

Crecen las chances de salto devaluatorio ¿Se podrá evitar?

Yarde Buller afirmó que la probabilidad de "una devaluación de salto está creciendo ya que la estrategia de corrección cambiaria gradual "tiene riesgos" 

Al respecto, el economista le asigna un "70% de chances a una devaluación gradual, y un 30% a una devaluación de salto".

En este contexto, el economista señaló que hay "un plan de corrección cambiaria gradual por la que el gobierno espera llegara sin un sobresalto a la cosecha gruesa" de marzo pero alertó que "hay riesgos importantes que estuvieron creciendo en el último mes por lo que no podemos descartar una devaluación de salto".

Entre ellos, mencionó que "el talón de Aquiles" que puede poner en jaque la estrategia oficial es "si llegamos a tener un año de sequía".

El último informe de la Bolsa de Comercio de Rosario precisó que "el estrés hídrico de verano hizo caer la proyección de cosecha de soja y maíz 9 y 8 millones de toneladas, respectivamente", y calculó que "en total, el impacto sobre la economía argentina se estima en u$s 4.800 millones, o un 1% de su PBI potencial".

Yarde Buller mencionó que otro riesgo exógeno es "que el escenario global se está volviendo más desafiante para las economías emergentes porque la Reserva Federal está empezando a retirar los estímulos monetarios, y allanando el terreno para comenzar un ciclo de alzas de las tasas de interés".

"Mientras más tiempo se demore el acuerdo con el FMI, y más tarde el BCRA en acelerar la tasa de crawling peg, vamos a ir viendo señales de que crece la probabilidad de una devaluación de salto, y ni hablar si tenemos sequía que reduzca las exportaciones del agro en el momento de la cosecha gruesa", vaticinó.

Respecto a la posibilidad de un salto devaluatorio, Marull comentó que "hace un mes nuestro escenario era 70% de chances de más crawling peg, y 30% de salto discreto, pero ahora esas probalidades son de 60%-40% respectivamente".

"Subió la probabilidad de salto devaluatorio porque no está habiendo señales buenas, las reservas netas están en u$s2.500 millones, la sequía es algo muy serio, implica u$s 5.000 millones de pérdida de exportaciones, y la falta de avances con el FMI sube la chance de un default el 21 de marzo", fundamentó.

En esta coyuntura, en FMyA argumentan que "suben las probabilidades de que esta dinámica termine en un salto cambiario al estilo 2014, y que en 2022 la inflación en vez de ser 51%, termine siendo 70%, mínimo".

Por su parte, Chialva resaltó: "Hay mucha dependencia de condiciones externas, exportaciones a Brasil, precio de la soja y el mas relevante hoy por hoy, el clima; es clave lo que pase con las lluvias. Con pocas reservas en el BCRA, déficit, y elevada inflación, solo estamos atados a que la suerte nos acompañe".

Asimismo, Baer manifestó que en Quantum Finanzas "creemos que evitar el salto va a ser difícil, pero si ocurre, tampoco descontamos un escenario de suba muy superior al 20% del dólar oficial" y coincidió en que la sequía puede ser un factor que obligue a ese salto "como pasó en 2018".

A su vez, Menescaldi consideró que "todo depende en parte de la negociación del FMI" pero cree que "es factible que pueda haber un salto del 20% o 30% en algún momento del año para hacer ciertas correcciones, para la competitividad del tipo de cambio, para licuar deudas, reducir la brecha".

"Veo esa posibilidad como algo dentro del acuerdo con el FMI", agregó.

Para Martínez Burzaco, "a medida que la inflación pone más presión, las expectativas también presionan; el deseo del BCRA es tratar de evitar ese salto discrecional, pero la realidad de los números está muy complicada, su hoja de balance también, y en definitiva todo irá un poco de la mano de las perspectivas del acuerdo con el FMI"

Por su parte, José Echague, líder estratega de Consultatio Plus sostuvo que "nuestro escenario base es que efectivamente el gobierno va a a terminar soltando el tipo de cambio y lo va a hacer durante el primer trimestre del año, el dato de inflación de diciembre refuerza ese escenario".

"El segundo punto a tener en cuenta son las perspectivas de la sequía que no estaba contemplado que tenga un impacto como el que está teniendo ahora, lo cual agrava un poquito la situación y le quita grados de libertad al BCRA, por ahora eso no lo estamos viendo porque lo que vemos es que el sector agropecuario está liquidando"

Según su visión, "el BCRA va a hacer un poco lo que hizo en 2014 que es intentar acelerar la devaluación y contenerla por lo menos hasta antes de que firme el acuerdo con el FMI, no tiene sentido macro devaluar antes del acuerdo con el FMI pero para eso falta muchísimo, y yo creo que no se llega"

Según su óptica, "en algún momento antes de que termine el primer trimestre, el BCRA termina soltando un poco el tipo de cambio bajo la forma de un salto que puede ser más grande o más chico dependiendo como haya llegado hasta ahí, si aceleró antes o no".

 

 

* Para www.iprofesional.com

Te puede interesar