15 años del homicidio de Nora Dalmasso. ¿Quedará impune?

N7TYJ7BP2FHEVPQTJOPR47HYPM

A partir de las 0 del 26 de noviembre de 2021, si alguien fuera identificado como autor material del homicidio de Nora Dalmasso (52) no podría ser condenado. Tampoco sus cómplices. El artículo 62 del Código Penal establece que la acción penal prescribe a los 15 años en los delitos con pena de reclusión o prisión perpetua.

Todo parece indicar que sólo Marcelo Macarrón irá a juicio como presunto instigador del crimen. En septiembre de 2019, el fiscal móvil de narcomenudeo, Luis Pizarro, subrogante de la fiscalía primera de Río Cuarto, formuló el requerimiento de elevación a juicio contra el viudo. Le imputó “homicidio calificado por el vínculo, por alevosía, y por precio o promesa remuneratoria”.

“La requisitoria no agota la investigación”, aclaró entonces el fiscal a la prensa, y aseguró: “Continuamos investigando los partícipes y, por supuesto, al autor material no hemos dejado de investigarlo”.

Sin embargo, en octubre de este año, cuando se le consultó si hubo avances en la investigación de otros posibles partícipes, Pizarro se desvinculó del caso. Dijo que, una vez que elevó la causa a juicio, sólo continuó trabajando como fiscal de narcotráfico y “el remanente (de la causa Dalmasso) quedó en la fiscalía que hoy está a cargo del doctor Javega”.

Consultado por La Voz, el fiscal Pablo Jávega –a cargo de la fiscalía del primer turno desde fines del 2019–, negó haber tenido intervención en el caso Dalmasso. Insistió con que la investigación “fue asignada por instrucción particular de Fiscalía General al fiscal Pizzarro”. Y dijo que él nunca tuvo “ni referencias ni directivas asociadas a derivaciones de la causa”.

Con todo, las averiguaciones de este diario abren el interrogante sobre qué pasó en los últimos dos años con la investigación de los posibles cómplices o al autor material de homicidio de Nora Dalmasso.

El defensor Marcelo Brito opinó este miércoles que “era Pizarro quien debía investigar y debe rendir cuentas si se consagra la impunidad”. “Claramente Pizarro, en la conferencia de prensa después de formular la acusación dijo que él antes de la imputación estaba estudiando el tema, que después de la acusación el seguiría investigando. Sacó fotocopias de todo el expediente para continuar con esa labor y eso está ofrecido como prueba, así que vamos a tener en el juicio la verdad sobre lo que hizo y lo que dejó de hacer”, afirmó el letrado. Brito también aclaró que existen causas posibles de suspensión de la prescripción, entre las que mencionó la comisión de un delito (si surgiera un sospechoso nuevo que tuviera una imputación por cualquier otra razón).

300 TESTIGOS
La Cámara del Crimen número 1 de Río Cuarto, presidida por Daniel Vaudagna, decidió pasar el juicio a Marcelo Macarrón para el año próximo. El sorteo de jurados populares se haría en febrero. Según trascendió, más de 300 testigos fueron ofrecidos por la defensa y el fiscal de Cámara Julio Rivero. Si no desisten de una parte de la prueba, el caso podría insumir más de 50 audiencias y durar varios meses.

 
Según trascendió, a la madre de Nora Dalmasso, que está postrada tras un ACV y siempre sostuvo la hipótesis del crimen por encargo, le nombraron una abogada oficial.

En tanto, Facundo y Valentina, los hijos de Nora Dalmasso siguen sin dar entrevistas. “Este año preferimos no hacer declaraciones, la espera (del juicio) nos está afectando bastante, sobre todo a papá, y queremos poder recordar tranquilos a mamá sin tener que estar respondiendo acusaciones arbitrarias de la Justicia. Fueron 15 años muy duros”, se limitó a responder Facundo, ante una requisitoria de La Voz.

Como se recordará, Nora Dalmasso fue asesinada en la cama de su hija, estrangulada con el cinto de su bata, el 25 de noviembre del 2006. En la escena del crimen no había desorden. Sólo faltaba un celular.

 
La sospecha del fiscal Pizarro es que Marcelo Macarrón habría encargado el crimen “por desavenencias matrimoniales”, para no dividir sus bienes. Pizarro interpretó que los rumores y fallidos que caracterizaron al mediático caso fueron provocados para desviar la investigación. Consideró que los “adláteres” o cómplices, habrían participado con “la intención de obtener una ventaja, probablemente económica y política del estrépito de su eventual muerte”.

“El invento de Pizarro es más que fantasioso (…) tomó una sola hipótesis que estaba en su cabeza e hizo todo el esfuerzo para acomodar la prueba, hasta cometió actos irregulares incluso delictivos”, afirmó Brito. El defensor de Macarrón volvió a manifestarse confiado. “En el juicio quedarán expuestos los increíbles yerros, las gravísimas omisiones investigativas y la pésima actividad profesional de algunos de los colaboradores del proceso”, vaticinó.

Fuente: La Voz del Interior. Nota de Denise Audrito

Te puede interesar